Secciones
¿De víctima a victimario?

El escándalo de la docente acusada de corrupción de menores podría dar un giro inesperado

Acusada por corrupción de menores, la maestra fue detenida este viernes y liberada a las pocas horas tras constatarse que los videos eran falsos. Ahora la Justicia investiga si cometió un delito.

Sábado 06 de Abril de 2019


Santa Fe.- Luego de que se viralizara un video privado, la Justicia santafesina comenzó a investigar a la docente del Colegio de la Inmaculada Concepción implicada en una causa que, aseguraba la denuncia, involucraba a un alumno suyo de 14 años.


El viernes la profesora de 34 años decidió ponerse a disposición de la justicia, allí fue detenida y liberada dos horas después. "Estimo que si el fiscal la liberó es porque no tiene elementos para imputarle un delito", dijo luego Bruno Palamedi, el abogado de la mujer a Infobae.

En medio del escándalo mediático, se sumaron dos videos más pero luego se constató no involucran a la docente y tampoco a ningún alumno de esa institución, sino que habrían sido descargados de una página de pornografía.

Una semana antes del escándalo, la docente había radicado una denuncia por hostigamiento y acoso a través de la red social Instagram. Así, lo indica el documento se suma a la investigación a cargo del fiscal Grimberg, que ahora investiga si realmente hubo delito por parte de la docente.

mujer.JPG

Lo cierto es que hasta ahora no hay causa, ni carátula. De haber delito podría señalarse el cometido por padres y alumnos del tradicional colegio de la capital santafesina, al difundir contenido privado sin el consentimiento de la docente. El quebrantamiento de este derecho está tipificado en el artículo 53 del Código Civil que protege el derecho a la imagen, estableciendo la ilegalidad de reproducir imágenes íntimas de una persona sin su consentimiento.

Resta averiguar cómo llegó el video a manos del menor y si, el hostigamiento denunciado por la docente antes de que trascendieran las imágenes puede revestir carácter de extorsión o si se trata una mera coincidencia.

Por otro lado, preguntarse por qué el principio de inocencia que insistentemente se reclama toda vez que el sospechado es un hombre o un sacerdote no rige en este caso, donde la apuntada es una mujer, que por estas horas vive un infierno que probablemente la acompañe toda su vida.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario