Secciones
Curas Pedófilos

El cura que se suicidó tenía "rasgos psicopáticos, perversos, narcisistas y obsesivos"

Lo que dice el informe forense sobre la personalidad del acusado de abuso con acceso carnal a, al menos, cinco jóvenes.

Martes 17 de Diciembre de 2019

El informe psicológico de la Oficina Pericial Forense bonaerense realizado al cura Eduardo Lorenzo acusado de “abuso sexual con acceso carnal” a al menos cinco jóvenes y quien se suicidó ayer en La Plata, concluyó que el imputado tenía “rasgos psicopáticos, perversos, narcisistas y obsesivos”, cuando fue divulgado la semana pasada.

En función de ese informe, el abogado querellante Juan Pablo Gallego, había asegurado a Télam que las conclusiones dejaban a Lorenzo “a un paso de la cárcel”.

El letrado calificó entonces como "contundente" la pericia psicológica que recibió la Fiscal Ana Medina, titular de la UFI N° 1, quien finalmente pidió la detención del sacerdote a la jueza Marcela Garmendia, que ayer libró una orden de detención, horas antes de que Lorenzo se suicidara.

El informe “concluyó contundentemente en confirmar rasgos psicopáticos, perversos, narcisistas y obsesivos en el Cura Eduardo Lorenzo, imputado por abusos sexuales reiterados, con acceso carnal”, había dicho Gallego.

Embed

El letrado vinculó esas características con el modus operandi que utilizaba el cura, "que se hacia untar su miembro viril con mermelada de rosa mosqueta como paso previo a acceder carnalmente a sus víctimas”.

El extenso informe fue desarrollado por las peritos Ayelen Rodríguez, Verónica Acevedo y Paula Lambertini, y según señaló Gallego, es “lapidario y confirma el cuadro probatorio que pesa sobre el cura Lorenzo”.

“El único modo en que Lorenzo se vincula es desde la asimetría, de modo obsesivo y de control”, según el informe, que detalla que el acusado “transmite una imagen grandilocuente de sí mismo que engrandezca su autoestima. No siente culpa, ni angustia. La hostilidad siempre está en el afuera”.

El sacerdote fue denunciado en 2008 por cinco jóvenes, pero la investigación fue rápidamente archivada sin siquiera citarse a las víctimas, pero en marzo de este año Gallego se hizo cargo de al defensa de las victimas y solicitó que se vuelva a activar.

Héctor Ernesto Vogliolo, Fiscal General de La Plata, reabrió la investigación, pero el imputado “intimidó e interceptó a cada testigo que fuera a declarar en su contra, entorpeciendo el proceso judicial”, según Gallego.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario