Educación
Viernes 22 de Septiembre de 2017

El agua aisló una escuela rural y la maestra va a las casas de sus alumnos para dar clases

Se trata de Daniela Canale, directora y única maestra de la Escuela primaria número 29, ubicada en el paraje Colonia La Belita, a 50 kilómetros de la ciudad cabecera de General Villegas, a la que concurrían cinco niños.

Una maestra rural de General Villegas, distrito del noroeste bonaerense que desde hace 20 meses está bajo agua, decidió, al quedar aislada la escuela, subirse a un tractor e ir a dar clases a la casa de sus alumnos para que no pierdan el año escolar.


"La escuela quedó aislada, los chicos no podían llegar por el estado de los caminos, asi que la escuela está cerrada, abandonada, con los pastos altos pero las ganas de enseñar y de aprender están intactas", contó a Télam Canale.



El distrito de General Villegas padece inundación desde hace 20 meses, por lluvias intensas y por el ingreso de agua proveniente de las provincias de Córdoba y La Pampa; y ya el año pasado las escuelas rurales del partido debieron ingeniárselas para continuar dando clases y lo hacían mudándose a otros establecimientos; enviando la tarea con tractores y hasta utilizando la conexión con los alumnos vía Skype.


"El nene que cursa tercer grado, por diversas circunstancias de salud de sus familiares, no fue nunca regular en su asistencia a clases y recién ahora está aprendiendo a leer, por lo que al no poder llegar a la escuela se iba a dificultar ese proceso pero yo le prometí al nene que vamos a terminar el año leyendo", dijo entusiasta la docente.



Embed



Fue así como, pensando en el aprendizaje de sus 5 alumnos, Daniela decidió ir en tractor a las casas de ellos a darles clases; y hay días donde ella es una suerte de "escuela itinerante", ya que concurre a las casas junto al profesor de educación física, Ezequiel Rodríguez o la profesora de inglés, Jorgelina Vázquez, para que ellos también dicten sus materias.


"Un día voy a una casa, donde se reúnen 3 de mis alumnos; y al día siguiente voy a otra casa donde se reúnen los otros dos y si vieran la alegría con la que me esperan!!!;", destacó y detalló que en las casas no hay pizarrón ´´todos trabajamos alrededor de una mesa" y "cuando viajo con el profe de Educación Física llevamos las pelotas y los conitos para la clase".


Canale explicó que ante esta situación "vas haciendo un recorte del programa de estudios, priorizando contenidos: por ejemplo, con el nene que cursa sexto grado, es decir que ya termina la primaria, estoy empezando a trabajar contenidos que verá cuando pase a primer año de secundaria".


Ni el agua, ni el cansancio de viajar en tractor todas las mañanas logran borrar la sonrisa de Daniela, que no duda en afirmar que "si pudiera volver a elegir, volvería a elegir la docencia como profesión, y en especial, ser maestra rural".



Fuente: Télam

Comentarios