Abuso sexual
Jueves 30 de Noviembre de 2017

Durísimos con la madre de Catherina: "No le importaba nada, vivía drogada y no trabajaba"

Silvia Calderón, tía abuela, y Nancy Tejada, abuela paterna de la niña muerta, dieron su versión de los hechos que derivaron en la muerte de la pequeña de 3 años.

El caso Catherina Cardozo, una niña de 3 años que fue llevada muerta y con signos de abuso a la guardia del hospital Lagomaggiore de Mendoza por su madre y su padrastro este miércoles a la madrugada, destapa toda una cadena de responsabilidades con varios eslabones sueltos.

Si bien la mamá de la pequeña, Cintia Cardozo, y su pareja, Gabriel Brizuela (alias el Agüita), fueron detenidos inmediatamente, la situación es muy compleja, ya que la otra hija de Cardozo –de 9 años– está internada desde hace dos semanas en el hospital Notti por golpes y posible abuso sexual. Según la familia materna de Catherina, Brizuela y Cardozo fueron denunciados hace dos semanas en la Oficina Fiscal Nº5 de La Heras, y aun siendo vistos por familiares de la madre, que pusieron sobreaviso a la policía de Investigaciones, ya que temían por la vida de la pequeña –a la que finalmente mataron– no fueron detenidos.

Silvia Calderón, tía abuela, y Nancy Tejada, abuela paterna de la niña muerta, dieron su versión de los hechos.

"Mi sobrina maltrataba a sus dos hijas; en un tiempo vivían acá en el fondo –en una casa del barrio San Martín, de Mendoza capital, propiedad del abuelo de Cintia– y no las cuidaba, les pegaba, nosotros le pedíamos que las dejara vivir con mi hermana –la abuela materna de las niñas– y conmigo. Pero a ella no le importaba nada, vivía drogada y no trabajaba", contó la mujer.

"Hace tres meses, Cintia y su pareja se llevaron a las chicas de esa casa y se fueron sin decir a dónde. Brizuela vivía entrando y saliendo del penal porque se dedicaba a robar", agregó.

La tía contó que los maltratos eran también verbales. "Mi sobrina les deseaba la muerte a las niñas, 'morite, morite', les decía. Por eso queríamos cuidarlas nosotras", expresó.

El punto es que el 15 de noviembre, la niña mayor fue llevada al Centro de Salud Padre Llorens, del barrio San Martín, con signos de maltrato: golpes, moretones y posible abuso sexual.

"La pediatra la derivó al Notti y denunció el caso", sostuvo Calderón. Además, la abuela materna hizo la denuncia policial. El jefe de los fiscales, Alejandro Gullé, no aseguró si la denuncia existía o no, y sólo ratificó que ellos tenían un pedido de averiguación de paradero de la madre y la hija. "Pero como esto no es un tema penal, no podemos hacer nada más que buscarlas", explicó Gullé.

La versión del OAL
Daniela Torrez, la coordinadora del OAL de Capital, dijo que cuando ingresó la hermanita de Catherina al Notti, fueron notificados por el Programa Provincial de Maltrato Infantil (PPMI) sobre la situación de maltrato y sobre el riesgo que podía correr la niña que aún estaba con su madre. Como el OAL está a cargo de la restitución de derechos vulnerados de los niños, pero no de la parte judicial, se limitaron a "seguir el protocolo", que consistió en dar aviso a la Justicia para averiguar el paradero de Cintia y Catherina. No las pudieron ubicar, hasta la mañana de ayer, cuando la mujer llevó a su hija muerta a la guardia del Lagomaggiore.

Con respecto a la niña mayor, que aún sigue internada, la funcionaria explicó que la van a ingresar a un hogar de la DINAF, porque "hay indicadores de que hay que seguir trabajando", refiriéndose al entorno de la abuela materna.

"Yo los vi y avisé al 911"
La tía abuela asegura que mientras la hija mayor permanecía en el Notti, tanto Brizuela como su sobrina y su hija menor se presentaron varias veces en el domicilio del barrio San Martín, y que incluso el hombre la había amenazado. "Me dijo que por qué lo habíamos escrachado por el Facebook y que iba a terminar haciéndonos algo. Yo le dije que no le tenía miedo y avisé al 911 y a Investigaciones, porque me habían dejado un número telefónico para que me comunicara", dijo la mujer. Sin embargo, tal y como relató, a las dos horas de la denuncia llegó una camioneta policial para preguntar por dónde podía haberse ido el hombre. "Andaban en una moto con mi sobrina y la nena, obvio que tuvieron tiempo de escaparse", se lamentó.

La pareja residía en el asentamiento 8 de Abril, de Las Heras, con las dos niñas, pero desde que la mayor quedó internada, desaparecieron de allí.

Cronología
Según el relato de Silvia Calderón, tía de Cintia Cardozo

15/11
La hija mayor de Cintia Cardozo fue internada en el Notti con signos de violencia física y sexual. La más pequeña queda al cuidado de la madre y del padrastro. Desaparecen del domicilio en donde vivían.

15/11
La abuela materna coloca la denuncia por maltrato contra su hija y su pareja, en la Oficina Fiscal Nº 5. Paralelamente, el OAL pide una averiguación de paradero de la madre y la niña. En el transcurso de las últimas dos semanas, la tía ve a su sobrina, a la pareja y a Catherina en el barrio San Martín, y avisa a la policía. Pero no los encuentran.

29/11
La pareja ingresa ayer a la madrugada a la guardia del Lagomaggiore, con Catherina muerta envuelta en un toallón.