Corrupción
Sábado 11 de Agosto de 2018

Detuvieron al exsecretario de Julio De Vido en la causa de los cuadernos

Olazagasti es mencionado en las anotaciones de Oscar Centeno recibiendo dinero de las coimas para el exministro de Planificación Federal

El exsecretario privado del ministro de Planificación Federal kirchnerista, Julio De Vido, se presentó ayer mañana ante la Justicia Federal en los tribunales de Comodoro Py y quedó detenido. José María Olazagasti tomó esa determinación luego de que el juez federal Claudio Bonadio ordenara anteayer su detención en el marco de la causa denominada periodísticamente Los cuadernos de las coimas K. Trascendió que Olazagasti pasó la noche con sus cuatro hijos y a primera hora de ayer sábado se presentó en el Juzgado de Bonadio. Ante la ausencia de personal, se dirigió junto a su abogado defensor a la sede de la Policía Montada, en el barrio porteño de Palermo.
Mientras su exjefe De Vido ya acumula varios meses preso, el Vasco Olazagasti había permanecido en un segundo plano y sin mayores implicancias pese a estar relacionado a varias investigaciones judiciales, entre las que se destacan las de la valija de Antonini Wilson, la de la Embajada paralela en Venezuela, entre otras.
A diferencia del resto del círculo de De Vido, Olazagasti ya era empleado público cuando el kirchnerismo llegó a la Casa Rosada. Pero fue con el entonces ministro que el Vasco comenzó a gozar de los beneficios del poder, según reconstruyó su historial ayer La Nación. Primero se convirtió en su secretario privado –y custodio de su insulina–, luego asumió la jefatura de Ceremonial y hasta representó al país en el exterior.
Cuando La Cámpora desembarcó en la Secretaría de Inteligencia (ex-SIDE), Olazagasti también ingresó al espionaje, donde recibió hasta un nombre en clave y algunos pretendieron señalarlo como el número tres de "la Casa".
Antes y después, la Justicia se topó con su nombre en múltiples ocasiones. Pero nunca afrontó mayores situaciones judiciales. Acaso porque siempre se llevó muy bien con uno de los operadores dilectos del kirchnerismo: Alfredo Freddy Lijo, hermano del juez federal Ariel Lijo.
Así fue como, por ejemplo, Olazagasti fue quien autorizó el ingreso de Guido Alejandro Antonini Wilson en la Casa Rosada, 48 horas después del decomiso de la valija con dólares en Aeroparque, según él mismo reconoció ante la consulta del mismo diario, aunque luego se retractó y lo negó.
Su nombre reapareció en los cables confidenciales que el entonces secretario de Integración Económica Americana y Mercosur de la Cancillería, Eduardo Sigal, envió al flamante canciller, Héctor Timerman. Lo alertó sobre la diplomacia "paralela" que Olazagasti desarrollaba en Venezuela, donde definía qué empresas participaban en las rondas comerciales y cuáles no.
La revelación de esos cables, por parte de Hugo Alconada Mon, le costó su cargo a Sigal, pero no a Olazagasti, que también se encargó de vender la participación argentina en el proyecto ecuatoriano Coca Codo Sinclair. Otra polémica de la que salió indemne.
En el caso de los cuadernos, el nombre del Vasco se repitió en varias oportunidades. "Nelson retira US$ 1.000.000 Hotel de la calle Esmeralda. Se lo lleva al a Hernan, Sec. De Jose María Olazagasti para que este se lo de a De Vido", anotó Centeno en mayo de 2015 en el último de los ocho cuadernos.

Para Garavano hubo protección judicial
El ministro de Justicia, Germán Garavano, consideró ayer que hubo "algún abogado guionando" ciertos aspectos de las declaraciones de imputados arrepentidos en el marco de la causa que investiga presuntas coimas en la realización de obras públicas.
En diálogo con radio La Red, Garavano consideró que un hecho fortuito develó "lo que sería un mecanismo estructural de corrupción del gobierno anterior que involucraba no solo a funcionarios del gobierno sino también a empresarios y otros actores".
"Ese entramado es como la serie brasileña El mecanismo, es de relojería y muy bien planificado, esto incluía una protección judicial que tiene que ver con que había una instancia en la que se podía generar protección", destacó.
En esa línea, Garavano consideró: "Los propios abogados tienen que cambiar su mirada sobre el sistema de Justicia porque estaban acostumbrados a procesos eternos, donde la ganancia era estirar los plazos y llegar a muchas instancias. A partir de la ley del arrepentido tuvieron que cambiar esa estrategia y muchos de los abogados han tratado de guionar algunos de los arrepentimientos".
El ministro señaló que el Gobierno nacional apunta a que haya un "juicio oral pronto para que todos podamos saber qué pasó". Garavano también apuntó contra el exjuez federal Norberto Oyarbide y sostuvo: "Hay otros jueces de la última década que fueron designados con afinidad política".
El viernes, tres empresarios se sumaron al listado de arrepentidos y uno de ellos, el expresidente de la Cámara de la Construcción Carlos Wagner, realizó un aporte clave, al brindar detalles sobre supuestos "retornos" por la concesión de obra pública durante el gobierno kirchnerista.

Comentarios