Ciencia
Miércoles 08 de Mayo de 2019

Construyeron mano ortopédica para una nena de Rosario

Alumno y profesor de la UTN desarrollaron una prótesis, con apoyo de una ONG, que sale 500 pesos, cuando una convencional cuesta 10.000 dólares

Con la premisa de mejorar la calidad de vida de las personas, dos concordienses se lanzaron a la aventura de fabricar una mano ortopédica para una nena de 8 años de Rosario. Julieta por primera vez pudo tomar una pelota de tenis y aseguró que se dedicará a la práctica de esa disciplina.
Con el respaldo de la Facultad Regional Concordia de la Universidad Tecnológica Nacional, alumno y profesor llevaron adelante un programa de embajadores de una ONG, denominado AtomicLab y tiene como fin la elaboración gratuita de un elemento tan vital para una persona.
La entrega se efectuó a fines del mes pasado y comprendió la construcción de la prótesis mediante una impresora 3D. Fueron a entregar y adaptarle la prótesis el estudiante de ingeniería eléctrica y quien llevó adelante la impresión 3D, Guido Adente, y el responsable de la UVT de la facultad, Martín Azzali.
"Fue una experiencia inolvidable y única. Desde la facultad entendemos que es la mejor forma de utilizar la tecnología", indicó Azzali.
"Todo nació en un TEDx Gualeguaychú, donde se dio una charla sobre AtomicLab. Se trata de una organización sin fines de lucro, que se encarga de hacer manos ortopédicas por un costo de 500 pesos aproximadamente contra 10.000 dólares, que sale una convencional. Obtuvo apoyo de muchas marcas y se convirtió en una ONG que otorga estas manos a quienes lo necesitan", dijo a LT 15 Radio del Litoral.
El licenciado explicó la manera de proceder a quienes deseen contar con esta mano ortopédica. "Quien lo solicita envía a AtomicLab una foto del miembro al que le falta la mano y la mano sana sobre una hoja cuadriculada. Con ese envío se escala y en base a eso se hace la mano a medida. Hay una serie de planos", expresó.
Azzali comentó que tras la charla de TEDx se anotaron como embajadores en la UTN Concordia. "Teníamos una impresora 3D y nos parecía muy importante poder cubrir esta demanda. Se nos asignó un caso de Rosario, esta nena hace ocho meses que estaba esperando la mano", indicó y fue la misma Julieta quien eligió los colores rosado y blanco para su prótesis.
Cabe destacar que su fabricación no tiene ningún costo y sirve para cubrir la gran demanda que hay en el país.
"El pedido se realiza a AtomicLab y ellos lo derivan a los embajadores. Lo que nos parece importante es que todo aquel que tiene una impresora 3D se puede anotar mediante su página de Internet (www.atomiclab.org) y puede ser embajador. La organización le cubre el costo del plástico para hacer la mano y si lo tiene que enviar y no tiene los medios para llegar, le pagan el gasto", manifestó.

Detalles
En cuanto a la motricidad que posee la prótesis, el licenciado explicó que "el plano de la mano no tiene movilidad, solamente cierra y abre. Es una mano provisoria, porque no es una mano que tiene toda la tecnología y puede mover todos los dedos. El chico puede poner un lápiz y aprender a escribir, puede poner una pelota, tomar un vaso. Claro que llevará práctica, pero es funcional. Por ejemplo, Julieta agarró una pelota de tenis por primera vez en su vida".
Consultado de lo que representó este momento vivido, indicó que "es una enseñanza. Se termina beneficiando más uno mismo, que quien recibe la mano ortopédica porque se da cuenta del sentido que tiene el ayudar a los demás. Guido Adente, que diseñó la mano en la impresora, tiene 21 años y pudo vivir esto y se va a formar con este tipo de experiencia".

Comentarios