Miradas
Lunes 29 de Enero de 2018

Con el dedo en la cláusula gatillo

Aunque uno le ponga onda, la realidad (publicada) a veces se empecina en desilusionarme. Pese a que ya no lea Página 12 ni Tiempo Argentino, y haya cancelado los mails de la La Izquierda Diario no consigo un domingo tomarme unos mates sin algún sobresalto.

Y eso que, a dos años de gestión, ya no me interesa tanto la comparación con el gobierno anterior, porque la comparación, se sabe, no se come. Sirve a la hora de votar el mal menor, y los argentinos votamos hace poco. Si a alguno no le gustó el resultado, puede revisar aquello de que el pueblo nunca se equivoca y adaptarlo a los tiempos de la pos verdad.

Lo concreto es que hace semanas se viene discutiendo sobre el techo del 15% que el gobierno nacional quiere ponerle a las paritarias salariales. Lo han expresado de diferentes maneras, para explicar que se trata de que los sueldos no aumenten más del 15% porque ese es el porcentaje de inflación estipulada. Pero parece que se trata solo de los salarios. Si hay alguien que gana bien son los dueños de los bancos; bueno, para ellos hubo un aumento de las comisiones que le cobran a los clientes de hasta 60%, como para arrancar el año.

Al lado de esa noticia, hace un par de semanas, se lo veía al ministro Rogelio Frigerio hablando de la necesidad de no enamorarse de determinadas herramientas, en alusión a la cláusula gatillo de actualización salarial. Está bien, puedo entender que solo fue un amor de verano entonces, pero todo merece una explicación. Si ellos inventaron la cláusula el año pasado, tal vez para no reconocer de antemano que la meta inflacionaria era de imposible cumplimiento, ¿por qué desecharla ahora que dicen que sí se va a cumplir?

Abro Clarín y me cuenta que la suba del transporte en la capital y el conurbano llegará al 37%. Gracias a Dios eso pasa en Buenos Aires, y después me pregunto cuánto faltara para que el pasaje del cole (que siempre fue más caro acá) vuelva a aumentar en Paraná.

Suerte que yo ando en moto: 100 pesos el chorro largo de súper y 50 pesos el chorrito; por '20 pe' ya ni descuelgan la manguera. Subió el gas, y volverá a subir. Releo la edición del UNO del viernes y los comerciantes locales hablan de una suba de alimentos del 5% en enero por la suba del dólar, que anduvo también por ahí. Se espera para el mes que viene (faltan solo dos días) subas en luz y gas del 15%, que se suman al 20% del mes pasado, y que volverán a actualizarse dentro de pocos meses.

Difícil el 15% ¿no? ¿Estoy equivocado o lo único que sube 15% es lo que aumenta cada dos meses?Pero el 15% de la paritaria es para todo el año... Bueno, tal vez sea yo, que deliro de seco, o tengo mala onda con la reforma permanente. Cambio de diario, leo La Nación, siempre bien escrito, siempre llamando a las cosas por su nombre y dice: "El gobierno busca atajos para evitar la cláusula gatillo", que ellos impusieron el año pasado. Y no exageran los Mitre, parece que todo tiene que ver con la empleada doméstica del ministro Triaca, esa que tenía en negro y que luego designó en el mismo gremio que antes había intervenido por las irregularidad, para así combatir el trabajo en negro, sin pagarle de su plata por supuesto.

Parece que el Presidente se enojó por la difusión del caso y lo tiene en capilla, pero decidió darle una nueva oportunidad que consiste en apretar más a los gremios para que la paritaria no supere el 15%. ¿Y saben por qué? Porque tenía la empleada en negro. O peor, porque la desagradecida decidió denunciarlo cuando el ministro la mandó a plumas verdes. No es fácil lo de Triaca. Ya lo dijo Joaquín Morales Solá el 10 de enero: "¿Cómo convencer a los gremios que la inflación será del 15%anual (...)? Solo la tardía acción judicial contra algunos dirigentes sindicales podría serenar el ímpetu sindical en materia de aumentos salariales...".

Sí señor, todos presos; no por chorros, sino por reclamar. Entonces los sindicalistas corruptos que no dicen nada se pueden quedar tranquilos. ¿O entendí mal?

Comentarios