Ciencia
Martes 02 de Abril de 2019

Científicos argentinos desarrollan un hongo que puede suplir a la carne

Un equipo técnico del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) desarrolla en Argentina un producto denominado "kermel". Los científicos dicen que es más económico, ecológico y saludable.

Es un hongo, pero tiene mejores proteínas que la carne. Es de alta calidad, tiene fibra, y muy bajo nivel de grasas saturadas. Además favorece la reducción del colesterol en sangre. Quienes lo probaron aseguran que tiene un sabor neutro, lo que permite su preparación en una amplia gama de alimentos, ya sean dulces o salados.

Martín Blasco, jefe del Departamento de Bioprocesos del INTI, dijo que el hongo existe desde la posguerra, pero remarcó que el objetivo es lograr un instrumento para generar una producción hogareña.

"En el diseño del equipo trabajamos en la automatización completa de producción de los hongos -explicó Blasco-; eso incluye las condiciones de monitoreo del cultivo para que básicamente, una persona solo tenga que apretar un botón; es decir se instala el equipo, se conecta a la red de agua, se enchufa, se conecta a un sumidero y obtiene, en un recipiente, donde queda la microproteína -detalló- una producción de entre 100 y 300 gramos por día, que es la demanda de una familia tipo, gracias a un dispositivo domiciliario", precisó.

Con el objetivo de elaborar un alimento económico con alto contenido proteico, los especialistas del INTI junto a la empresa Enyetech produjeron este hongo originario de Inglaterra. "Quorm es el nombre comercial con el que se conoce actualmente, pero ese nombre está protegido por la ley de marcas y nos pareció que, a nivel local, 'kermel' (choclo) es un nombre adecuado", afirmó.

El hongo se importó desde el Departamento de Agricultura de Estados Unidos y, en el INTI construyeron los pasos necesarios para reproducirlo, a través de un medio de cultivo óptimo con sales y glucosa. "Observamos que tiene una textura similar al atún desmenuzado y que su sabor es neutro, lo que le da mucha versatilidad para elaborar diferentes alimentos", remarcó.

Impacto ambiental

En el INTI se desarrolló una técnica de producción de bajo costo. Antes de fin de año pretenden llevarla de una escala de laboratorio a su elaboración industrial. Sebastián Taito, director operativo de Kernel, dijo que se puede producir en condiciones controladas con poco requerimiento de espacio. Además resaltó que genera un menor impacto ambiental que la carne, porque produce una décima parte de dióxido de carbono y utiliza 20 veces menos agua que la elaboración de proteína animal.

"El producto fue pensado para abastecer a zonas de altos requerimientos alimentarios -afirmó Taito-, como pueden ser los comedores escolares, con un producto nutritivo y económico a razón de dos dólares el kilogramo", agregó.

Como un lavarropas

Los especialistas trabajan en el diseño del dispositivo hogareño para elaborar el hongo sin necesidad de contar con conocimientos específicos en biotecnología. "La imagen ideal que tenemos es la de un electrodoméstico, del tamaño de un lavarropas, en el cual uno simplemente tendrá que cargar una cápsula (similar a la de café) pero de mayor tamaño", detalló Fabián Nigro, director de INTI-Biotecnología.

Este producto permitirá ampliar el acceso a alimentos proteicos en los sectores más vulnerables; por esa razón generó el interés no sólo de empresas privadas sino también de organismos internacionales. Blasco insistió en que la idea es resolver el problema del acceso a esta proteína.

"Queremos que los niños tengan acceso a proteínas de buena calidad y que ese acceso esté facilitado tanto por el bajo costo de producción como por la posibilidad de descentralizar su producción y eso será la innovación más fuerte del proyecto", aseguró.

Comentarios