Pais
Jueves 19 de Abril de 2018

Cargill suspendió por 10 días sus plantas de Villa Gobernador Gálvez y Bahía Blanca

Empleados encontraron ayer las puertas cerradas y un cartel en el que se informaba que la suspensión será hasta fin de mes sin goce de sueldo

Rosario.- La empresa Cargill suspendió desde ayer y por el plazo de 10 días las operaciones en sus dos plantas de molienda de granos ubicadas en la localidad santafesina de Villa Gobernador Gálvez y en Bahía Blanca, en el sur bonaerense.
El Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros Bahía Blanca-Daireaux enmarcó la medida en un "lock out patronal", en tanto, la empresa atribuyó la paralización a falta de condiciones de seguridad, según los carteles encontrados ayer a la mañana en los accesos a ambas plantas.
Según indicaron los empleados, ayer a la mañana un cartel que señalaba que, a raíz de "la reanudación de los paros intermitentes e irregulares" y de "manifestaciones de amenazas", no estaban dadas las "condiciones de seguridad" para operar, con lo cual se disponía una suspensión de las tareas por un plazo de, en principio, 10 días.
En tanto, en Santa Fe, el ministro de Trabajo provincial, Julio Genesini, afirmó que se harán "todos los esfuerzos para reconstituir alguna instancia de diálogo que permita solucionar este problema".
En declaraciones a Télam, el prosecretario general del sindicato, Diego Márquez, aseguró que la medida constituye un "lock out patronal por 10 días sin goce de sueldos".
"Por cuestiones de mantenimiento, según nos habían dicho, la fábrica hacía 24 horas que no operaba y, cuando fuimos a trabajar, nos dijeron que se suspendieron las actividades en la empresa", relató el dirigente sindical.
En este sentido, confirmó que el argumento de la empresa para disponer la suspensión de las tareas fueron las medidas de fuerza que los trabajadores estaban desarrollando "para defender compañeros que fueron despedidos".
A raíz de ello, el gremio representado por Marquez radicó ayer al mediodía una denuncia ante las autoridades del Ministerio de Trabajo bonaerense.

Trabajadores preocupados
En la planta de Cargill en Ingeniero White se desempeñan 87 trabajadores. En la presentación ante la delegación local del Ministerio de Trabajo se expresó que la empresa nuevamente "suspende las operaciones en este establecimiento (Bahía Blanca) y consecuentemente la prestación laboral sin goce de haberes a partir de las 7 del 19 de abril y en principio hasta las 7 del 24 de abril".
En la denuncia, además, se sostuvo que el citado texto había sido "colocado en la puerta del establecimiento. Por lo que es negado el acceso de los trabajadores a sus puestos de trabajo habituales y una vez más la empresa utiliza mecanismos ilegales para presionar y agotar la capacidad de lucha de los trabajadores para mantener sus puestos de trabajo y reincorporar al compañero despedido".
"La misma estrategia se sigue respecto de las plantas de Punta Alvear y Villa Gobernador Gálvez. A todas luces la actitud de la empresa se opone al legítimo ejercicio de derecho de huelga de los trabajadores", agregó la presentación ante el Ministerio de Trabajo.
Los denunciantes responsabilizaron "en forma exclusiva a la patronal de cualquier daño, perjuicio o consecuencia que su irresponsable accionar pueda provocar en la salud y vida de los trabajadores, así como también en las propias instalaciones de la planta, en virtud de que la decisión de suspender las actividades obedece a la única razón de tomar represalias contra quienes ejercen su derecho de huelga y especialmente contra los delegados y representantes sindicales".
Genesini puntualizó que el gobierno santafesino evalúa dictar una nueva conciliación obligatoria, pese a que "la empresa no la acató durante unos días", por lo que en aquella oportunidad "se hizo una constatación y hay un sumario en marcha". En tanto, en la localidad de Villa Gobernador Gálvez los trabajadores realizaban ayer un acampe en la puerta de la planta en reclamo de la reincorporación de 33 trabajadores despedidos en enero. En el inicio del conflicto, la empresa despidió a 44 empleados, de los cuales 33 continúan con sus reclamos, mientras que los 11 restantes aceptaron retiros voluntarios.

Comentarios