Pais
Jueves 02 de Noviembre de 2017

Baleó a un niño que le pidió la pelota que se había caído en su patio

Al parecer, el hombre reaccionó de manera violenta e intempestiva contra los menores por molestarlo y sacó un arma de fuego, con la que realizó varios disparos.

Un hombre de 83 años fue imputado por el delito de tentativa de homicidio por balear a un niño de 7 cuando éste fue a pedirle que le devuelva la pelota que había caído en su propiedad, en la localidad bonaerense de San Pedro.

Mientras el niño permanecía internado con una herida de bala en la mano, el supuesto autor del disparo, que fue identificado como Héctor Ordoñez, quedó imputado por el delito de "tentativa de homicidio, tenencia ilegal de arma de guerra y lesiones graves".

El incidente ocurrió el pasado lunes cuando un grupo de niños jugaba a la pelota cerca de la esquina de Mateo Sbert y Nieto de Torres, de esa localidad de la zona norte del territorio bonaerense.

Como producto del juego, la pelota fue a parar a la casa de Ordoñez, por lo que el niño se dirigió a la vivienda del hombre para pedirle que se las devolviera.

Al parecer, el hombre reaccionó de manera violenta e intempestiva contra los menores por molestarlo y sacó un arma de fuego, con la que realizó varios disparos, uno de los cuales hirió al menor en la mano.

El pequeño fue trasladado al hospital local, donde se evaluó que la lesión no ponía en riesgo su vida.

Yanina, la madre del niño, contó que cuando su hijo llegó a su casa con la herida en la mano, salieron corriendo para el hospital.

"Fuimos al hospital, mi hermana se fue a la guardia y yo me crucé a hacer la denuncia. En la comisaría me atendieron bien, pero acá la que se mandó la cagada fue la fiscal, porque en la comisaría hicieron la orden de allanamiento pero la fiscal dijo que no y recién 24 horas después ordenaron el allanamiento, y era obvio que no iba a estar el arma", relató la mujer en declaraciones al canal de noticias TN.

El hecho ocurrió el lunes, pero recién este miércoles el fiscal de Baradero Hernán Granda, que tomó intervención en el caso porque la fiscal inicial se fue de licencia, ordenó el allanamiento en la casa de Ordoñez. .
En la vivienda del hombre se secuestró una importante cantidad de proyectiles de calibres 16, 12 y 38, además de frascos de pólvora y elemento para el armado de balas caseras, pero no el arma.
"Sé que este hombre siempre andaba a los tiros a la madrugada.
Y el lunes primero le tiró a mi hija que estaba sentada en el cordón de la vereda y le apuntó a la cabeza, y después le apuntó a mi hijo, pero él se corrió y por eso le pegó en la mano, sino lo mataba", relató.
Para la madre del nene, Ordoñez tendría que haber quedado preso el mismo día del hecho: "Este hombre desde el lunes tendría que estar preso. En la comisaría cuando me tomaron la denuncia pusieron lesiones graves, pero la fiscal puso lesiones leves. Esto no fue una lesión leve porque no sé cómo va a quedar mi hijo".