Informe BBC
Lunes 08 de Abril de 2019

Argentina en la mirada internacional: "¿Por qué cada vez es más difícil sobrevivir en el país sudamericano?"

La BBC británica retrató la crisis que atraviesa el país con un panorama sombrío sobre la realidad que viven los argentinos, en especial los niños y jubilados.






Devaluación, inflación y recesión
El motivo por el cual a muchos no les alcanzaron sus ingresos para vivir en 2018 fue la vertiginosa inflación del 47% -la más alta en casi tres décadas- que arrasó con los salarios.

Esa subida estuvo directamente atada al fuertísimo aumento del dólar, que el último año duplicó su valor en Argentina.

Esto, en medio de un estancamiento de la economía -o recesión- que llevó al cierre de muchas pequeñas y medianas empresas, las principales generadoras de empleo.

Según las cifras oficiales, el desempleo aumentó casi dos puntos en 2018, con un porcentaje del 9,1%, el más alto desde 2005. También aumentó la precariedad laboral.

Si bien es común que un aumento del dólar se vea reflejado en los precios de los productos importados, en Argentina todos los productos acusan el impacto, ya que es el país con mayor traslado a precios de América Latina, según explicaron a BBC Mundo economistas de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

De hecho, algunos de los artículos que más subieron de precio en los supermercados fueron los autóctonos, en particular los productos ganaderos.

Leche igual que gasolina
El precio de la leche es uno de los que más se disparó: hoy un sobre de leche o sachet vale lo mismo que un litro de gasolina: unos $40 (hoy equivalente a unos US$0,90).

A finales de 2015, cuando asumió el actual presidente Mauricio Macri, la leche valía un cuarto de su precio actual en pesos: $10,50 (en ese momento unos US$0,75).

También el queso, la manteca y la carne se han vuelto alimentos fuera del alcance del bolsillo de muchos argentinos de clase media baja.

Muchas familias, como la de Mabel, también debieron dejar de comprar fruta y hoy basan su dieta en alimentos más baratos pero menos nutricionales, como los fideos.

Unicef advirtió recientemente sobre el impacto que el aumento de la pobreza en Argentina está teniendo especialmente sobre los más chicos.

"El 42% de los niños, niñas y adolescentes viven bajo la línea de pobreza (5,5 millones)", señaló en un informe publicado a finales de marzo.

El organismo resaltó que el 48% -casi la mitad de los niños del país- "sufre al menos una privación en sus derechos básicos y fundamentales".

"Argentina enfrenta actualmente una situación económica compleja, tanto desde el punto de vista de los indicadores macroeconómicos como en relación a los indicadores sociales y las condiciones de vida de una parte importante de la población", señaló.
El motivo por el cual a muchos no les alcanzaron sus ingresos para vivir en 2018 fue la vertiginosa inflación del 47% -la más alta en casi tres décadas- que arrasó con los salarios.

Esa subida estuvo directamente atada al fuertísimo aumento del dólar, que el último año duplicó su valor en Argentina.

Esto, en medio de un estancamiento de la economía -o recesión- que llevó al cierre de muchas pequeñas y medianas empresas, las principales generadoras de empleo.

Según las cifras oficiales, el desempleo aumentó casi dos puntos en 2018, con un porcentaje del 9,1%, el más alto desde 2005. También aumentó la precariedad laboral.

Si bien es común que un aumento del dólar se vea reflejado en los precios de los productos importados, en Argentina todos los productos acusan el impacto, ya que es el país con mayor traslado a precios de América Latina, según explicaron a BBC Mundo economistas de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

De hecho, algunos de los artículos que más subieron de precio en los supermercados fueron los autóctonos, en particular los productos ganaderos.

Leche igual que gasolina
El precio de la leche es uno de los que más se disparó: hoy un sobre de leche o sachet vale lo mismo que un litro de gasolina: unos $40 (hoy equivalente a unos US$0,90).

A finales de 2015, cuando asumió el actual presidente Mauricio Macri, la leche valía un cuarto de su precio actual en pesos: $10,50 (en ese momento unos US$0,75).

También el queso, la manteca y la carne se han vuelto alimentos fuera del alcance del bolsillo de muchos argentinos de clase media baja.

Muchas familias, como la de Mabel, también debieron dejar de comprar fruta y hoy basan su dieta en alimentos más baratos pero menos nutricionales, como los fideos.

Unicef advirtió recientemente sobre el impacto que el aumento de la pobreza en Argentina está teniendo especialmente sobre los más chicos.

"El 42% de los niños, niñas y adolescentes viven bajo la línea de pobreza (5,5 millones)", señaló en un informe publicado a finales de marzo.

El organismo resaltó que el 48% -casi la mitad de los niños del país- "sufre al menos una privación en sus derechos básicos y fundamentales".

"Argentina enfrenta actualmente una situación económica compleja, tanto desde el punto de vista de los indicadores macroeconómicos como en relación a los indicadores sociales y las condiciones de vida de una parte importante de la población", señaló.

Comentarios