Patronato
Lunes 06 de Mayo de 2019

Waldemar Salas, el estilista de Patronato

El paranaense es barbero/peluquero y es quien ingresa a la concentración de Patronato a lookear a los jugadores. Esta es una de las tantas fuentes de trabajo que ofrece tener un equipo en Primera.

Waldemar Salas es un barbero/peluquero de la capital entrerriana que además de trabajar en un salón encontró otro espacio que en Paraná no estaba tan trillado hasta este tiempo. Él es el encargado de lookear a los futbolistas de Patronato en cada una de las concentraciones que realiza el equipo entrerriano cuando juega de local en la Superliga o Copa de Superliga.
Esta es sin dudas una de las tantas fuentes laborales que ofrece el fútbol de Primera División. Por esto y por mucho más era importante que el Rojinegro mantuviera la categoría en la elite del fútbol argentino. Si bajaba de divisional, era muy probable que Waldemar Salas debía decirle adiós a este ingreso.
"La posibilidad surge porque yo hablaba con tres jugadores intentando coordinar para cortarles el pelo en mi casa o en la de ellos. Y esa posibilidad se complicaba porque había que coordinar cómo y dónde hacerlo. Además ellos se dieron cuenta de que había otros jugadores que se querían atender. Se acercaba el domingo que jugaban, entonces me dijeron que fuera el sábado a la tarcedita al hotel. Además de ellos seguramente se sumaba otro más para atender. A estos jugadores que me dijeron para ir a la concentración yo ya los venía atendiendo hace mucho", contó Salas respecto de cómo se dio la posibilidad de ingresar a la concentración a realizar su trabajo.
19 postal.jpg

A Waldemar le gusta el fútbol y quería hacer este trabajo, como lo hacen otros profesionales en Buenos Aires, acá en Patronato. "Mi meta principal no es laburar en las concentraciones de los clubes, pero sí era un objetivo a corto plazo y de hecho que me lo metí tanto en la cabeza que tenía que pasar, que fue tomando fuerza y de hecho terminó pasando e ingresé. Yo soy un apasionado del fútbol y veía cuando profesionales de Buenos Aires iban a las concentraciones de los equipos grandes. Siempre dije 'qué bueno poder hacerlo, me encantaría estar ahí y compartir algo más con ellos".
Waldemar sabe de la importancia de tener a un equipo en Primera y lo aprovecha con su trabajo. "Soy muy consciente de la oportunidad que da un equipo de Primera. Lamento mucho que mucha gente no aproveche en el buen sentido esta oportunidad. No se dan cuenta y no apoyan. Realmente yo soy muy consciente de lo que significa que Patronato esté en Primera. Yo me junto con los jugadores a comer asado, hablo por teléfono, pero más allá de eso a la ciudad le hace bien tener a Patronato en Primera", dijo, y agregó: "Si Patronato descendía no creo que perdiera el trabajo, pero estoy seguro de que iba a tener otra fuerza. No hubiera generado tanto trabajo, aunque por la relación que quedó con ellos hasta la gente del hotel me hablaba y me conoce".
"Yo quiero seguir construyendo mi nombre, estudiando y enseñando también porque además de barbero soy profesor de barbería. Me encanta poder compartir mis conocimientos con otras personas y después quizá irme a Buenos Aires, Córdoba o fuera del país a vivir de esto".

Comentarios