Fútbol
Jueves 17 de Mayo de 2018

"Volví a jugar y a sentirme importante"

Leonardo Acosta regresó a escena después de un semestre de inactividad. El Wachi peleó el campeonato de la B Nacional con Almagro. En la próxima temporada buscará revancha.

Durante la segunda mitad del 2017 Leonardo Acosta no cerró negociaciones con ningún equipo. Despuntó el vicio en los torneos independientes durante los fines de semana. No se desesperó por no estar formando parte de un plantel. Priorizó la familia. La llegada de su primer hijo lo llevó a poner un freno a su carrera.
Este año el delantero retornó a los escenarios. Armó sus bolsos y se mudó hacia el partido bonaerense de Tres de Febrero. Almagro fue el equipo que confió en las cualidades del jugador que surgió de la cantera de Universitario y que supo brillar en Atlético Paraná y en Patronato.
El Wachi dio batalla con el Tricolor. Se ilusionó con conquistar el campeonato de la Primera B Nacional. El sueño se fue apagando en los tramos finales del certamen. No haber ganado en Puerto Madryn los llevó a disputar una final ante Aldosivi de Mar del Plata. Perdió ese juego. Se vio obligado a disputar el reducido por el segundo ascenso. Ahí finalizó el recorrido del Tricolor al quedar eliminado a manos de Agropecuario de Carlos Casares.
Más allá del sabor amargo del desenlace, Leonardo Acosta disfrutó volver a competir. Por eso califica como "positivo" a esta experiencia. Aunque advirtió que buscará revancha en el futuro.
"El balance es positivo por volver a jugar, volver a sentirme importante y por ir a un equipo que estaba peleando el ascenso. Obviamente que el resultado final opaca un poco todo lo que se vivió, pero en lo personal fue muy positivo", describió Acosta, en diálogo con Ovación.
El Leo remarcó que su rendimiento fue de menor a mayor y que fue adquiriendo rodaje con el correr de la competencia. "Me sentí muy bien. Mis mejores momentos fueron en los últimos partidos. Ahí me sentí más pleno, más suelto. Cuando estuvo (Alfredo) Grelak sentí más la responsabilidad porqué habían confiado en mis condiciones. Después con la llegada de Sebastián (Battaglia) la expectativas se renovaron para todos. Estaba bien desde lo mental para afrontar las finales. En uno de esos partidos entré, en otro jugué y anoté un gol y en otro no me tocó jugar. Siempre estuve ahí peleando", aseveró.
Integrarse a mitad de temporada a un equipo que estaba peleando en los primeros puestos era un desafío. La responsabilidad de rendir se incrementaba al llegar con seis meses de inactividad oficial. "Se generó muchas expectativas con mi llegada. Llegaba un jugador que venía de estar libre a un equipo que estaba segundo y peleando un ascenso para jugar Superliga. Los ojos estaban puestos en mí cuando me tocaba jugar. No es que sentí presión, sino que me llevó un período de adaptación normal. Le estoy muy agradecido al cuerpo técnico de Grelak que fue uno de los mejores que tuve y sentía que la confianza que me habían dado se la tenía que retribuir de alguna manera. Después me di cuenta de que, sin que estén ellos, haciendo las cosas bien también era una forma de agradecerles", subrayó.
No haber conquistado el campeonato cuando no dependía de terceros provocó una herida profunda en Almagro. De todos modos Acosta indicó que finalizaron con mucha tranquilidad por la campaña realizada. "Aspirábamos a llegar a la última fecha con chances de ascender. Dentro de las posibilidades puede pasar cualquier cosa. Sucedió lo que no queríamos, que era quedar afuera. Tuvimos grandes chances de lograr el campeonato, pero no se dio. Asimismo estamos tranquilos porque si analizamos en lo individual cada uno dio todo. Después siempre cuando pasan estas cosas hay errores que son más visibles, y es una lástima porque cuando terminó el torneo la tabla demostró que, junto a Aldosivi, éramos el mejor equipo del campeonato. Teníamos más goles a favor y le habíamos ganado a Aldosivi en Mar del Plata, pero esto es fútbol y en la última fecha en Puerto Madryn tendríamos que haber jugado más en campo rival. Después en la final Aldosivi demostró que es un justo campeón", destacó.
En la previa del campeonato Almagro no integraba la lista de candidatos al ascenso. Sin embargo estuvo a un paso de dar el batacazo. "Cuando llegué decían que la gente estaba muy ilusionada y era una sorpresa porque se había armado el plantel para mantener la categoría. El cuerpo técnico manifestó, cuando comenzó a conocer a los jugadores, que si se lo proponían podíamos pelear el torneo. Después del primer semestre nos dimos cuenta que teníamos buen equipo y una idea clara de juego que nos permitía pelear hasta la última fecha", narró.
El Wachi viajó ayer a Buenos aires para formar parte de una cena de despedida de temporada con sus compañeros. Su vínculo con Almagro expira el 30 de junio de 2019. Irá por el desquite. "Uno vive de sueños y cuando pasan estas cosas te lleva a ir por revancha. Dolió mucho no haber ascendido porque hicimos un sacrificio enorme. Cuando viajamos a Puerto Madryn los jugadores pusimos plata de nuestro bolsillos para que puedan viajar los compañeros que no fueron citados. Eso habló muy bien de lo que fue el grupo. Por eso dolió mucho, pero sabemos que es fútbol y son más las perdidas que las ganadas. Ahora tenemos que ir en busca de esa revancha tan deseada. Tenemos la tranquilidad de que no podemos reprocharnos nada, nos podemos mirar a la cara y saber que dimos todo", reiteró.
Acosta no olvidó su pasado. Por eso también realizó un breve análisis de la actuación de Patronato en la última edición de la Superliga. "Lo que hizo es muy meritorio y no se le está dando tanta importancia. Hay equipos que se mueren por estar en Primera División, que hace años que no pueden llegar y no saben qué hacer para que se les dé y acá se minimizó el hecho de haber conservado la categoría. Ojalá que la gente se dé cuenta ahora de que es lindo ir a la cancha y no cuando no esté el equipo. Es como que la gente se acostumbró y le perdió el entusiasmo. Es la sensación que tuve cuando estuve en Tucumán y en Buenos Aires".
Por último, brindó un diagnóstico de la última actuación de Atlético Paraná, uno de los equipos que forman parte de su trayectoria. "Cuando estuve entrenando solo lo crucé a Tincho (por Fernando Benítez) y hablé con él cuando dirigía al elenco liguista. El equipo venía muy mal en el Torneo Federal y gracias a Dios le dieron la oportunidad. Lo tuve como compañero, le tengo un gran aprecio porque es una excelente persona y me alegró que le esté yendo bien. Pudieron descender y sin embargo estuvieron cerca de pelear el ascenso. En líneas generales fue muy bueno el torneo que hicieron", cerró.

Comentarios