Secciones
voluntariado deportivo

Voluntariado deportivo: Chequeos médicos y a jugar

El voluntariado deportivo abrió la tercera escuela en barrio Lomas del Mirador II. En esta sede iniciaron la confección de una ficha médica.

Domingo 28 de Marzo de 2021

El voluntariado deportivo continúa con la construcción de puentes que permitan el desarrollo de un trabajo formativo, recreativo, y de contención social. Uno de los objetivos trazados por esta propuesta fue realizar un relevamiento médico a quienes asistan a los centros formados en distintos puntos de estratégicos de Paraná, donde parte de la sociedad no puede afrontar al pago de un arancel para desarrollar un deporte. El primer paso fue realizado en la escuela de fútbol que funciona en barrio Lomas del Mirador II.

Chicos y chicas que se sumaron a esta iniciativa se acercaron al predio ubicado sobre el polideportivo de la zona este de la capital entrerriana para someterse a los primeros chequeos médicos. La pediatra Virginia Vera controló el peso, la talla, índice de masa corporal y la presión arterial de los pequeños para luego asentar los datos en una planilla médica. En un nuevo encuentro la facultativa realizará estudios cardiológicos.

voluntariado deportivo.jpg
La pediatra inicia los estudios médicos para llenar la ficha que confeccionó el voluntariado deportivo

La pediatra inicia los estudios médicos para llenar la ficha que confeccionó el voluntariado deportivo

“Estamos haciendo un relevamiento junto a la doctora Vera, la pediatra que vino al barrio, para llenar la ficha médica que hemos confeccionado. Esta es la primera instancia que luego llevaremos a las escuelas deportivas que funcionan en otros barrios”, relató a Ovación Paulo Robles Guerrero, autor intelectual de esta iniciativa.

El voluntariado deportivo comenzó con sus actividades de campo en octubre de 2020 en barrio Almafuerte, donde miércoles y sábado se desarrollan clases de taekwon-do. El proyecto se extendió a barrio Los Berros, donde crearon una escuela de fútbol. El deporte más popular fue el elegido para ubicar la piedra fundacional en Lomas del Mirador II.

En este barrio ubicado en la zona este de la capital entrerriana se desarrollan las actividades cada tarde de martes y jueves. La propuesta comenzó con la participación de 15 chicos de entre 5 y 14 años. En un par de semanas la cantidad de asistentes se duplicó. “Los chicos y los profes están muy motivados. Era muy necesario realizar esta propuesta en la zona”, indicó Robles Guerrero.

Martín Cardozo es uno de los voluntarios de la escuela que funciona en Lomas del Mirador II. “Estamos utilizando un espacio verde ubicado a un costado del polideportivo que es municipal y está abandonado. Usamos este predio para recrear con los chicos. Es una actividad que es necesaria para toda la barriada”, resaltó.

Cardozo es del barrio. Conoce bien cuáles son las demandas que hay que atender para contener a los niños. “Siempre está la necesidad de construir puentes a través del deporte, y mucho más en un escenario de pandemia y ante la falta de actividades deportivas en los barrios. Por eso nos organizamos para comenzar el inicio de las clases de fútbol”, subrayó.

En tiempos de pandemia, las necesidades de realizar una actividad se incrementaron. “Arrancamos con 15 chicos y ahora vienen cerca de 30. Hay chicos de Lomas de Mirador I, Lomas de Mirador II, Hijos de María, La Milagrosa, Jauretche. Algunos vienen una semana, otros vienen otra. De acuerdo a las obligaciones que tengan con la escuela. Eso hace que varíe un poco”, describió.

voluntariado deportivo.jpg

La comunidad se comprometió con esta propuesta brindando su grano de arena. Algunos vecinos destinan su tiempo para realizar trabajos de campo junto a los chicos. Otros donan materiales deportivos, como balón, conos y tortuguitas para delinear espacios, e indumentaria para los chicos. De esta manera se creó un ropero comunitario.

“Es una iniciativa que nació de quienes están colaborando y acompañando el proyecto. Es necesario porque muchos de los chicos vienen sin calzado, otros no cuentan con el calzado adecuado. La necesidad está. No era nuestro objetivo principal, pero la demanda está y hay que echarle mano”, subrayó Robles Guerrero, quien agregó que las donaciones son recibidas en el CIC II de la Municipalidad de Paraná y en el Club Oro Verde.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario