Secciones
Automovilismo

Violenta reacción en una picada de motos en el autódromo de Paraná

Un piloto de motos agredió a policías y dirigentes del Club de Volantes Entrerrianos. Está identificado y se le aplicará el derecho de admisión.

Lunes 17 de Febrero de 2020

El viernes por la noche, el autódromo de la Ciudad de Paraná fue escenario de la primera fecha de Picadas de motos y autos. El encuentro se desarrollaba por los carriles normales, pero un incidente trastocó la jornada y empañó la fiesta que se vivía hasta ese momento.

Si bien no hay denuncia policial, uno de los participantes agredió, dentro del predio a integrantes de la Comisión Directiva del Club de Volantes Entrerrianos (CVE) y al personal policial que estaba afectado a la seguridad del encuentro.

A raíz de este hecho, el CVE dio a conocer un comunicado, este lunes, donde expresó la decisión que tomaron:

“Desde esta institución deportiva rechazamos y repudiamos todo acto de violencia que se pueda producir en el desarrollo de estas actividades. En razón de ello, la Comisión Directiva en reunión especial de emergencia, resolvió hacer uso del derecho de admisión y permanencia dentro de la instalaciones en los futuros eventos que se desarrollen en el autódromo, quedando interdictado el ingreso y permanencia del protagonista de los repudiables sucesos señalados: Enzo Rolando Chávez, a quien en lo sucesivo no se le permitirá el ingreso a las instalaciones del autódromo como participante o espectador.

Dado que sucesos como el apuntado subvierten el propósito del club de facilitar un espacio seguro para el desarrollo de la actividad deportiva, evitando que las picadas se lleven a cabo en la vía pública, la CD se encuentra en instancia de analizar la continuidad de las Picadas de Motos para el resto del año, con el anhelo que no se repitan estos hechos repudiables generados por personas inadaptadas para una sana convivencia social, los que empañan la manutención y crecimiento de esta actividad amateur que, dado el tiempo transcurrido desde sus orígenes y el ostensible crecimiento y adhesión, implicarían una lamentable afectación a quienes promueven, participan y asisten con entusiasmo. Como es de público conocimiento, las picadas convocan a un gran número de personas y la descripta fue la primera ocasión en que la conducta de un inadaptado puso en riesgo la continuidad del programa, un hecho que no debemos tolerar ni consentir”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario