Secciones
Patronato

"Vine a Patronato a crecer y hacer carrera"

Con esa ilusión arribó Daniel Sappa a Patronato. Viene de adquirir continuidad en Arsenal. pero sabe que en el Santo no tiene asegurado el lugar en el 11.

Viernes 04 de Septiembre de 2020

A los 25 años Daniel Sappa considera que se encuentra en una etapa de madurez y de crecimiento de carrera. Su reciente estadía en Arsenal de Sarandí le permitió al flamante arquero de Patronato adquirir continuidad en una de las posiciones más ingratas y en la que solamente uno sale a escena. En el elenco del Viaducto disputó 13 de los 25 encuentros de la temporada, contando los juegos correspondiente a la Superliga y la Copa Argentina. Ganó confianza.

Su ciclo en Arsenal concluyó el 30 de junio. Regresó a Estudiantes de La Plata, club dueño de su pase. Inició los trabajos de pretemporada, donde compartió jornadas de trabajo junto a Mariano Andújar, Jerónimo Porteau y Emilio González, sus competidores en la posición. Pepi, como lo llaman desde niño en Villa Elisa, una de las localidades del Gran La Plata, observó que en el Pincharrata las posibilidades de atajar serían reducidas. Por eso apuntó hacia otros destinos.

El llamado de Patronato lo sedujo. La negociación no se extendió. Siete días después del primer contacto telefónico con Gustavo Álvarez, el entrenador del Santo, el acuerdo se cerró. Dos días después se calzó su flamante indumentaria de trabajo roja y negra.

Patronato Daniel Sappa.jpeg

“Este desafío me encuentra en un momento lindo de mi carrera, con cierta madurez y cierto crecimiento. En Arsenal atajé en los últimos 13 partidos y le agarré el gustito a la titularidad. Por eso decidí venir a Patronato. No porque tenga la titularidad asegurada, sino que va a ser linda la pelea por el arco”, relató Sappa en diálogo con Ovación.

Pepi recalca que no tiene asegurada la presencia dentro del 11 inicial. Pero interpreta que tiene mayores posibilidades de atajar que en Estudiantes. “Tenía por delante a (Mariano) Andújar que es una institución. Es un arquero de Selección, un arquero bárbaro que todavía tiene mucho para dar. Sabía que no iba a tener chances o las que iba a tener iban a ser muy pocas. Por eso decidí venir a Patronato, donde la pelea iba a ser clara”, argumentó.

La comunicación con Álvarez y las buenas referencias que recibió de la entidad fueron importantes para que Sappa acepte la propuesta laboral que recibió de la capital entrerriana. “Cuando me llamó el técnico me comunicó la forma de trabajar que tenía. También hablé con compañeros que jugaron en Patronato y con Dardo Miloc, a quien conozco de toda la vida. Me dieron muy buenas referencias del club, de los compañeros y del clima de trabajo. Me decidí por Patronato porque es un club humilde, pero muy ordenado. La verdad que me he encontrado con algo mejor de lo que me pensaba. Estoy muy cómodo. Espero que con el Patrón podamos realizar un buen torneo y dejar al equipo lo más alto posible”, se entusiasmó.

Desde el sur.

El romance con el arco nació en Avellaneda. Sappa jugó dos años en las infantiles de Independiente, pero quedó libre en prenovena. Continuó su derrotero en Defensa y Justicia, donde realizó su recorrido de formación desde novena. Formó parte del plantel que ascendió a Primera División en la temporada 2013/14. Luego de ese torneo en el Halcón le dieron vía libre.

Pepi se incorporó a Estudiantes de La Plata. Atajó en Cuarta División en 2014 y 2015. Ese último año fue citado para ir al banco de suplentes en Reserva. Firmó contrato. En 2016 tuvo su bautismo en Primera División. “Se dio todo muy rápido en Estudiantes. Aparte tenía a muchos arqueros delante mío cuando firmé contrato. Estaba Hilario Navarro, Agustín Rossi, Agustín Silva, Mariano Andújar, Facundo Andújar, Laureano Rustton y Nahuel Losada, que estaba a préstamo en Unión de Mar del Plata y tenía que volver. Veía muy difícil la posibilidad de jugar”, se sinceró.

La chance llegó. El camino se allanó luego de que Mariano Andújar, entre otros futbolistas, recibiera una dura sanción luego de una batalla campal en un clásico platense de verano entre Estudiantes y Gimnasia. Agustín Rossi inició el Torneo de Transición 2016 en el arco y Sappa en el banco, pero en la tercera fecha el DT Nelson Vivas movió fichas bajo los tres palos y ordenó el estreno de Pepi. “Fue todo muy rápido e inesperado”, recordó.

Paciente.

Daniel debió esperar tres años para encontrar continuidad en la posición. No se desesperó. Reforzó su paciencia al luchar bajo la sombra de Andújar. Hasta que llegó un momento en el que sintió la necesidad de escribir su propia historia. “Debuté a los 21, a los 22 no atajé, a los 23 jugué un puñado de encuentros y a los 24 sentí las ganas de buscar minutos y romper con el estado de confort en la que me encontraba en Estudiantes. El momento que sentí que estaba para jugar, decidí hacerlo. Mientras tanto esperé tranquilo sabiendo que no era momento, que ese espacio iba a llegar solo”, definió.

Su apellido circuló en barrio Villa Sarmiento a mediados de 2019, cuando Patronato buscó reforzar la valla tras el retiro de Sebastián Bértoli. En ese entonces Sappa buscó espacio cerca de su hogar. “Me llamaron de Patronato, también de Unión, pero quería que mi primera experiencia fuera de Estudiantes sea en Buenos Aires. Ahí recibí el llamado del Huevo Rondina para ir a Arsenal. A este mercado de pases lo encaré de otra manera. Iba a aceptar cualquier propuesta, ya sea del interior o del exterior. Ya no buscaba algo en Buenos Aires”, explicó.

Patronato Daniel Sappa.jpeg

Daniel dejó las comodidades de su casa y la cercanía de los afectos para continuar creciendo y redactando su propia historia. “Me fui haciendo a la idea de que el fútbol me podía llevar para cualquier lado. Se extraña un poco a la familia, a los amigos. Soy de La Plata, todos mis amigos son de Estudiantes. Ahora se viene el cumple de mi vieja y será la primera vez que estaré lejos de ella. Pero esto es así, hay que ser profesional y vengo a Patronato a hacer carrera y seguir creciendo”, resaltó Sappa, que quiere transformarse en el Patrón del arco de Patronato.

“Soy respetuoso porque estamos realizando una competencia sana muy buena. Tanto Fede Costa como Franco Rivasseau son dos muy buenos arqueros y los tres queremos atajar. El clima es muy bueno y los tres queremos atajar. En lo personal trataré de afianzarme en el arco, ganarme la titularidad, poder jugar, jugar, jugar (reitera el término) y darle tranquilidad a mis compañeros, al cuerpo técnico y al hincha. No sé cuándo arrancará el torneo, pero el objetivo corto es jugar en el inicio del torneo. Después vendrá el objetivo grupal”, cerró.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario