Secciones
Fútbol

Urresti: "Nunca quise tirarlo para que sea olímpico"

El Chino Urresti recordó el golazo que clavó para Patronato hace 10 años en la primera final por el ascenso a la B Nacional en Tandil.

Domingo 17 de Mayo de 2020

Un día antes, había celebrado su cumpleaños número 26. Y no lo pudo festejar de manera normal, ya que vivió un día muy agitado, con viaje en avión incluido hacia Tandil. Patronato se preparaba para jugar la primera final por el ascenso a la B Nacional ante Santamarina y Emanuel Urresti no se imaginaba que iba ser el protagonista directo del triunfo por 2-1 que puso al equipo paranaense en las puertas de un hecho histórico. Esa mañana (el partido comenzó a las 11) la mano había comenzado cambiada, ya que el local se puso arriba en el primer tiempo con la conquista de Diego Barrios Suárez. Pero en el complemento, Diego Jara puso el empate y luego llegaría la perlita del Chino. Córner para el Rojinegro, el santafesino que se hace cargo y le pega tan cerrado que se metió por el segundo palo haciendo estéril la volada de Daniel Bertoya.

El sábado se cumplieron 10 años de esa conquista y el ex-Unión de Santa Fe lo recordó en diálogo con Ovación.

“La verdad es que veníamos golpeados por la final que perdimos con Boca Unidos en el torneo anterior. Quería revancha y por eso hice todo lo posible para seguir en Patronato. La ilusión era poder volver a pelear el ascenso. Había un grupo bárbaro en Patronato. En el fútbol si no hay un buen grupo humano, que se apoye y tenga humildad no se pueden lograr cosas. Ese equipo tenía todo eso. Volvimos a jugar una final y me tocó hacer un gol olímpico que fue lo que me marcó con el hincha de Patronato. Ya me tenían cariño, por lo que me brindaba dentro de la cancha. Siempre preferí jugar para el equipo y a eso lo veían”, afirmó el oriundo de Tostado, localidad donde actualmente se encuentra dirigiendo a San Lorenzo.

Urresti contó cómo se dio el gol que puso al Santo arriba ante el equipo que en ese momento dirigía Luis Murúa.

“Siempre lo hablo con el Fabi Espíndola (integrante de aquel equipo). Es algo muy loco decir que hiciste un gol olímpico en una final. Teníamos esa jugada preparada desde un córner. Tirarlo bien cerrado para que los más altos la peinen al segundo palo o desviarla para que entre. En el primer tiempo tuve dos córners y a uno me lo sacaron en la línea. En el complemento volví a probarlo cerrado, había un poco más de viento, así que salió un golazo. Pero nunca quise tirarlo olímpico, se dio así y se metió en el ángulo del segundo palo”, sostuvo.

El exvolante Rojinegro también reconoció que el festejo de ese gol “fue una locura”.

“Me acuerdo que el Negro Andrade me decía ‘Chinito hijo de puta, mirá el gol que metiste’. Después Pipo Echagüe me decía lo mismo. Es lo que más o menos recuerdo. Fueron los primeros que vinieron a festejarlo conmigo. Andrade tenía una alegría inmensa”, agregó.

El Chino sabe que con esa conquista el tan anhelado ascenso a la B Nacional estaba prácticamente abrochado: “Creo que ese gol fue clave. Veníamos de una semifinal con Cipolletti que fue durísima. Nunca pensé que el Argentino A era tan complicado y haber llegado a dos finales no es cosa de todos los días. Con Cipo fue tremendo. Me acuerdo del penal de Diego (Jara) en el final, que tuvo una personalidad y unos huevos enormes, porque no era fácil ir a patearlo. Si lo erraba se terminaba todo. Después fuimos a los penales y nos tocó pasar a la final. El gol que hice en Tandil nos dio un alivio y una tranquilidad porque sabíamos que de local no nos ganaba nadie”.

“Con el paso del tiempo siento que ese ascenso se disfrutó mucho. No sé si compararlo con el que alcanzaron a Primera División, pero me acuerdo cuando volvimos de Corrientes, nos fue a recibir un montón de gente y se merecían tener una revancha. Con ese ascenso es uno de los momentos que más se siente identificado el hincha de Patronato”, agregó.

Urresti comenzó su carrera como jugador en Unión, donde estuvo mucho tiempo. Pero los tres años y medio que estuvo en la entidad de calle Grella lo marcaron a fuego.

“En Unión estuve 10 años y me tocó jugar promociones para salvarlo del descenso y también para subir. Sin embargo, toda la gente tiene en el recuerdo mi paso por Patronato nada más. Fue un lugar donde me hubiese encantado volver a jugar y terminar mi carrera ahí. Me fui (a Gimnasia de Jujuy) por una cuestión que uno va creciendo y necesitaba mirar la parte económica. Hablé algunas veces para volver, pero no se dio. Fue el lugar donde más cómodo me sentí jugando”, sentenció.

De aquel equipo, el Chino reconoció tener una relación de amistad con varios excompañeros, con los cuales suele contactarse de manera fluida.

“Hablo siempre con el Gaby Graciani, con Lucas Márques y con Andrade. Con Espíndola también somos muy amigos. Hablo con Jonathan Bauman que estuvo un par de meses creo y con Leo Ferrero y con Diego (Jara), con los cuales tenemos un grupo de WhatsApp. Con todos ellos tengo mucho contacto. Con el Seba (Bértoli) también nos llevábamos muy bien, pero hace mucho que no hablo con él”, finalizó el autor de un gol histórico.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario