Secciones
Trabajo

Universitario: impulsados por el amor a la institución

Un grupo de jugadores, socios y vecinos de Universitario vienen trabajando en la recuperación de un terreno ubicado sobre cale Facundo Zuviría.

Lunes 22 de Junio de 2020

El amor a la institución y el sentido de pertenencia impulsó a un grupo de futbolistas, deportistas que en el pasado actuaron en el club y socios a trabajar para que Universitario recupere un espacio que estaba dentro de sus instalaciones. La iniciativa se gestó cuatro años atrás, instante en el que los emprendedores le presentaron a la comisión directiva la propuestas para darle vida a dos canchas auxilares que le permitan oxigenas la cancha principal.

Las obras se iniciaron prácticamente desde cero en un espacio ubicado sobre calle Facundo Zuviría, sector que lucía en total estado de abandono. El entusiasmó y las ganas de observar el predio deportivo de barrio Corrales en las mejores condiciones provocó el compromiso no solo de los integrantes de la masa societaria, sino también de los vecinos.

La presencio del estado municipal fue importante. A través del aporte de la Secretaría de Medio Ambiente se llevó adelante la limpieza profunda del terreno. Por intermedio de Parques y Paseos se plantaron 60 árboles en el sector. Los ideólogos de esta movida se calzaron el traje de obrero en las distintas etapas. Aportaron la mano de obra en la pintura de las medianeras, en la colocación del tejido olímpico y alambrado que permitió cerrar el predio, en la ubicación del parapelotas, y en la limpieza de los cañaverales sobre el arroyo Manga.

Las empresas privadas también fueron un bastón importantes en el desarrollo de los trabajos. Muchas están colaborando desde el primer instantes. Exequiel Hertel es uno de los impulsores de esta movida. La Chancha, como lo conocen en la U, se tomó un descanso de los trabajos que estaba realizando en la mañana del sábado en el predio para brindar detalles a Ovación de la propuesta que nació en 2016. “En reiteradas ocasiones este sector quiso ser usurpado. A raíz de esto un grupo de socios nos preguntamos qué queríamos para el club. Ahí conformamos un proyecto y un grupo de trabajo. Lo consensuamos con la dirigencia para iniciar con las obras”, contó, a modo de introducción

Luego agregó: “En conjunto con los dirigentes y el grupo de trabajo, nos pusimos de acuerdo rápidamente porque es la única manera de avanzar. El sentido de pertenencia que tenemos hacia la institución es grande. Apuntamos a tener en cuenta que todo lo que hagamos será por y para el club”, valoró.

Hertel indicó que, al menos un día a la semana, el grupo de trabajo le destina su tiempo a la institución. “Habitualmente nos reunimos los sábados. Organizamos uno o dos grupos de trabajo, dependiendo las obligaciones de cada uno. Es fundamental el trabajo que realizan las empresas privadas porque cada vez que los llamamos nos atienden el teléfono y concretan con lo solicitado. El estado también nos ayudó. A través de Parques y Paseos y el vivero Municipal realizamos el parquizado. Eso permitió cambiar la visual del sector que en su momento era un basural. Gracias a Dios las cosas se pueden lograr”, agradeció.

Las obras avanzan. El grupo desarrolla el trabajo a paso firme y con solidez. De esa manera el predio comenzó a ser utilizado deportivamente en 2019. “Hemos avanzado con las luminarias porque tanto el plantel de la división Seniors como el equipo femenino entrenan por la noche. Ahora estamos avanzando con dos postes para dejar acondicionado el sector”, recalcó.

Rodolfo Émery es uno de los vecinos del barrio que le dedica su tiempo a los trabajos que se desarrollan en el campo de deportes. “Tengo una relación con Universitario a través del fútbol femenino. Hemos compartido cancha, elementos, entre otras cosas”, puntualizó el presidente de Arenas Fútbol Club. “También soy del barrio. Por eso me sumo a trabajar aportando lo que conozco y la experiencia que adquirí en Patronato y en Arenas”, añadió.

Por su parte, Raúl Moyano, integrantes de la comisión directiva de Universitario, acotó: “El club tenía guardado tejido que permitió el rápido cerramiento del predio. Además los vecinos no pedían que pongamos en condiciones este lugar por la seguridad de ellos. Cuando se instalaron las luces llevó a que los vecinos están al pie del cañón. Ahora cuando sucede algo nos llaman para que nos comunicamos con la policía. Esto es fundamental porque al no tener empleados ni serenos tenemos que dejar luces encendidas. Esto nos beneficio porque se terminaron con los robos y los destrozos en la zona”, cerró.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario