Secciones
Ovacion

Una vida de película, un sueño Olímpico

Domingo 27 de Enero de 2019

—¿De qué equipo sos hincha?

—De Peñarol de Paraná. Somos cuatro hermanos y dos somos de Peña y dos de Sportivo. Y los de Peña somos de River y los otros de Boca, ja. Imaginate lo que fue para mi vieja.

—¿Un club?
—El Barcelona, hace poco una chica se fue a vivir a España y firmó contrato con el club y me encantó. Todo puede llegar.

—¿Un jugador con el que compartiste vestuario?
—Tomás Spinelli, jugamos juntos en la Sub 15 de Paraná. Llegó a ser profesional y es muy buena persona.


—¿Una carrera?
—El logro más importante que me dio todo fue la Media Maratón de Buenos Aires por más que haya ganado la Internacional y otras competencias, era mi sueño ser campeón argentino.

—¿Un rival?
—No tengo, son todos iguales y cada año son más duros.

—¿Un técnico?
—De fútbol Ramón Bustamante que lo tuve siempre en Peñarol. Y de atletismo, Elías Uner, porque me vive llamando y recuerdo cuando me dijo 'vas a llegar a un Juego Olímpico, tenés las marca en las piernas, solamente queda en vos la decisión'

—¿En qué lugar te gustaría competir?
—Ahora, en Sevilla, España porque es la primera vez que voy a salir del país y me emociona.

—¿Cuál fue el gol que más gritaste?
—El de Mauro Restano, un chico que jugaba en Colón y como estaba de vacaciones jugó con nosotros un nocturno en Palermo en 2005. Gracias a ese gol le ganamos a Unión de Crespo y salimos campeones con la 93.

—¿A quién te gustaría ganarle una carrera?
—A algún Keniata o Etíope. Cuando corrí en Buenos Aires pasé a un brasileño que no conocía y cuando vi sus registros me sorprendí. Bueno si le gané a él, lo puedo lograr.

—¿Cuál fue el Mundial de fútbol que más te gusto?
—El último, el de Francia. Se hicieron las cosas bien, pero a veces no salen.

—¿Dos deportistas argentinos que admires?
—Gustavo Comba, un referente del atletismo, y Fernando Cavenaghi. Cuando empecé jugando en Peñarol me decían Cave porque jugaba de 9, pero después terminé de volante por la velocidad, ja. No era goleador, pero corría.

—¿Y del mundo?
—Lionel Messi por todo lo que es.

—¿Qué te hubiese gustado ser de no haber sido lo que sos?
—No soy bueno con el estudio, pero me hubiese gustado terminar una carrera. O hubiese seguido jugando en Peñarol. Me hubiese gustado salir campeón y darle una alegría a la gente.

—¿Qué es lo que mejor te sale?

—Entrenar y hablar todo edía, ja. Los chicos me cargan porque estamos corriendo en la altura y yo sigo hablando.

—¿Qué te gusta hacer en los momentos libres?
—Pienso lo que puede llegar a venir, analizo las competencias y me gusta estar con mi novia. —¿Cuál fue tu primer sueldo y en qué lo gastaste?

—Mi primer sueldo fue en la empresa Intervial y compré ropa. Capaz no era necesario, pero ahora uno se acomoda y va aprendiendo.

—¿A qué cosas le tenés miedo?
—A las alturas. Me acuerdo que cuando le daba una mano a mi viejo con la pintura, no me gustaba nada pintar afuera, en los edificios. Colgado no me gustaba para nada, adentro, sí.

—¿Qué cosas te sacan?
—Que me falten del respeto.

—¿Qué cosas te hacen reír?
—Los hago reír a los otros. Soy muy rompe huevos.

—¿Cuál fue tu peor compra?
—Cuando recibí la tarjeta de crédito por primera vez hice regalos de Navidad para mi familia y luego me fui a Mar del Plata a hacer la pretemporada y compré bastante pelotudeces: zapatillas y otras cosas. Al otro mes me di cuenta que me había mandado un tremendo cagadón. El aguinaldo me salvó la vida.

—¿Una comida?
—Milanesas a la napolitana con puré.

—¿Un postre?
—Membrillo con queso. En las redes me comentan y me preguntan '

¿Qué te genera el membrillo?'

Y la verdad no me genera nada, te saca un poco la ansiedad, pero en realidad me gusta. —¿Una bebida? —La Sprite con limón o el agua.

—¿Qué música escuchás?
—Escucho de todo, pero me gusta Coty y Abel Pintos.

—¿Una película o serie?
—Gol. Recuerdo que mis amigos me cargaban porque una vez estábamos jugando en San Benito y yo me fui en bici desde mi casa, imaginate el estado que tenía. Llegué y me había olvidado las canilleras. Estaba en el banco y cuando voy a entrar en el segundo tiempo, el árbitro me dice que sin canilleras no puedo entrar. Busqué una bolsa de basura, saqué una caja de vino Termidor, la corté y me las puse de canilleras. Se veía porque las medias eran blancas. En esa película pasan cosas así y me lo recuerda.

—¿Un viaje?
—A Cachi, Salta, en 2014 donde hice mi primera experiencia. Por eso ahora me acostumbré a la altura.

—¿Un lugar para vivir?
—Mar del Plata.

—¿Un barrio?
—El barrio San Agustín de Paraná.

—¿Un hombre?
—Mi viejo, Oscar.

—¿Una mujer?
—Mi vieja, Silvia.

—¿Cuál es el contacto más groso que tenés en el celular?
—Tengo muchos grosos que nunca imaginé tener. El más groso es el de mi novia que es la que me hace el aguante. El 11 de marzo va a ser dos años que estamos juntos.

—¿Cuántos grupos de whatsapp tenés y cuál es el mejor?
—Tengo como ocho grupos y el mejor es el de los Federados de mi equipo de Atenas. Es el único del que no pueden eliminar por las boludeces que me mando.

—¿Si te obligarán a salir de un grupo, de cuál saldrías y por qué?
—No salgo, los hago renegar y después salgo.

—¿Con quién te gustaría tener una selfie y en donde?
—Con mi Vieja porque no pude compartir lo que estoy viviendo ahora. Me pudo ver en dos o tres carreras. Me gustaría llevarla afuera y que me vea. Me hubiese gustado una selfie en la maratón de Reyes o en Buenos Aires. Pero bueno, las cosas pasan por algo.

La historia de Julián Molina
Julián Molina nació en Paraná el 11 de mayo de 1993. Es del barrio San Agustín. Jugó al fútbol en Peñarol de Paraná hasta la Sub 20. A los 19 dejó de jugar al fútbol en la Liga y empezó a hacerlo en los campeonatos libres. Sus condiciones físicas lo llevaron a correr la Maratón de Sidecrer en 2010. En 2012 se inscribió de nuevo, hizo podio y eso lo motivó. Luego corrió en Crespo. Perdió a su mamá y a pesar del golpe no bajó los brazos. En una carrera nocturna lo conoció al reconocido atleta de Paraná, Elías Uner, y ahí tuvo un giro. Elías le vio condiciones, lo hizo bajar de peso y le recomendó al entrenador Cristian Crobat, del club Atenas de Rosario. En 2013 empezó a entrenar a distancia y en 2014 dio el salto. Hizo grandes registros en pista que marcaron record en Rosario. En 2015 necesitaba trabajar, dejó de correr y estuvo a punto de ingresar a la Policía de Entre Ríos, pero su entrenador le sugirió que no iba a poder entrenar. Consiguió trabajo en una fábrica de Puerto General San Martín. Luego, para evitar tanto desgaste se mudó a Rosario y comenzó a trabajar en una fábrica de heladeras. Al tiempo pasó a una de bicicletas con la mala fortuna que perdió el trabajo por la reducción de personal debido a la crisis. En el ida y vuelta se puso de novio con una chica del club Atenas, Martina y su relación fue clave. El apoyo de ella y su familia le dieron un impulso para seguir. Fue subcampeón de cross y clasificó al Sudamericano. Empezó a trabajar de mozo fin de semana por medio en un catering en Rosario y hace empanadas para vender. Así costeó el viaje de su familia a Buenos Aires. En la gran ciudad hizo historia el año pasado. Julián ganó la Media Maratón y fue la gran estrella. El entrerriano lo hizo en 1:04:19 y fue el primero en cruzar la meta. En 2019 ganó la Maratón de Reyes en Concordia destronando a Federico Bruno. Ganó en Mar del Plata. Esta semana se fue Cachi con 10 compañeros a ultimar los detalles en la altura para correr la Maratón de 42k de Sevilla, España el 17 de febrero. Su gran sueño es estar en los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020. Firmó contrato con Nike y tiene a Sotic, Sancor Seguros, GPS Instto, Nutremax y GU Argentina como sponsor.




¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario