Secciones
Ovacion

Un vínculo especial las une en dos ámbitos

Romina Jaime, mamá, y Lara Fernández, hija, no solo comparten el día a día. Además se dan el lujo de vestir la camiseta de Universitario y de defender los colores juntas en la Liga Paranaense.

Viernes 28 de Junio de 2019

Una vida juntas, desde el primer día, desde el momento que se conoció la llegada de Lara al mundo. Romina Jaime disfruta de un gran presente y vive momentos únicos junto a su pequeña. Por su cabeza deben pasar muchas, momentos lindos de la vida, como la primera vez que la tuvo en brazo o el primer día de jardín por ejemplo. Pero hoy ellas no solo comparten el día a día, además disfrutan de la misma pasión: el fútbol. Y lo hacen defendiendo los colores de Universitario en la Liga Paranaense de Fútbol.

“Es lo mejor que a cualquier padre o madre le puede pasar. Es un sentimiento único y no importan los resultados. Es algo que no se va a olvidar nunca”, expresó Fútbol Romina Jaime en diálogo con Ovación.

Ellas llegaron a la Redacción de UNO con la sonrisa que las caracteriza y con la camiseta de la U bien puesta.

“Es una responsabilidad enorme defender estos los colores y siempre queremos dejarlo bien parado. Es un alivio que las autoridades del club confíen en nosotras”, hizo hincapié la madre en cuanto al club que representan.

Seguido de eso madre e hija comentaron como es el día a día y el trato dentro y fuera de la cancha. “Tenemos re incorporado que dentro de la cancha somos una clase de persona y en la casa otra cosa. En la vida cotidiana hay exigencias de madre a hija. En la cancha es mi compañera, eso lo tenemos bien en claro”, aclaró Romina.

Para la defensora de Universitario es difícil sacarse el instinto maternal cada fin de semana cuando hay Liga. “Me siento madre con todas, siempre me salta el instinto maternal con las más chicas. Quiero protegerlas, queriendo que el roce del fútbol sea conmigo y no con ellas”, afirmó.

Por otro lado, Romina recordó el día del debut de su hija en el primer equipo de la U. “Fue un momento único y las emociones fueron muchas. Se nos dio la oportunidad de compartir cancha por primera vez en el encuentro por el Día Internacional de la Violencia contra la Mujer del 2017 y fue algo único”, detalló la jugadora.

El fútbol Femenino en la capital entrerriana creció mucho y ellas no dudaron en dejar su opinión, además remarcaron que es como una especie de “terapia”. “El fútbol Femenino es una ventana para el escape del día a día. Sentimos que es una terapia, dejamos muchas cosas de lado y disfrutamos de todo. En el invierno entrenamos de noche y lo hacemos igual, volvemos renovadas. Nos sentimos conforme con todo, aunque tengamos un día cargado”, agregó Romina.

EL FUTURO EN MARCHA

Lara Fernández, de 14 años, cumplió el sueño de debutar en Primera junto a su madre. Además el DT del elenco de barrios Corrales es su papá, un plus de una familia que crece ligada a Universitario. “Es lo mejor que me pasó hasta el momento en mi vida. Compartir cancha con mis viejos es lo mejor del mundo”, comentó la jovencita.

Por otro lado, la defensora habló de lo que se siente tener a su papá como DT: “Estamos acostumbradas a los gritos de papá. En la cancha siempre me reta que no pase al ataque, es mi debilidad”.

Larita no dudo en hablar de Universitario y con lágrimas en sus ojos expresó: “Es el mejor equipo del mundo”. A eso su mamá agregó: “Tenemos mucho apoyo del club y eso hay que remarcarlo”.

Como toda madre, no dudó ni un segundo en meter su bocadillo y dejar en claro que es lo que quiere para su hija en el futuro. “Quiero verla realizada y que cumplan sus objetivos. Me gustaría verla en un selectivo y ojalá sea en el nacional”, sostuvo.

LAS MUJERES DE LA CASA

Romina y Lara comentaron como se preparan para cada fin de semana. Contaron detalles de como se preparan el bolso, lo que se come en la previa a cada partido y las habilidades de la cocina. “Antes de cada partido cada una prepara su bolso. Lara es muy detallista y siempre está atenta para no olvidarse nada”, comentó Romina.

Todos los sábados hay un menú especial en el día previo a cada partido, algo que ya es tradicional para la familia Fernández-Jaime. “El día anterior de jugar siempre hay pizzas, es como una cábala para nosotros. La encargada de cocinar es Lara, le salen riquísimas”, agregó la mamá.

HOMBRES COMPAÑEROS

Gastón y Alan son los hombres de la casa, ambos también identificados con Universitario. El primero es el entrenador del plantel Femenino y el pequeño defiende los colores de la institución en las inferiores.

“Son re compañeros y los dos identificados con la U. Estamos y vivimos por el fútbol. Los domingos son destinados a la actividad deportiva”, comentó Romina.

En cuanto a su afinidad con la institución, la defensora agregó: “Estamos acá gracias a Gastón, el empezó jugando y fue quién tomó la iniciativa. De a poco nos fuimos ace

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario