Fuera de juego
Martes 18 de Septiembre de 2018

Un jugador de River fue denunciado por violencia de género

La denuncia, por amenazas, fue radicada en abril. Sin embargo, el expediente fue cerrado porque la mujer no concurrió a ampliar la declaración.

La Justicia confirmó hoy que archivó una causa de una mujer que denunció a Rafael Santos Borré, futbolista de River, por "amenaza simple".

A través de un comunicado, Verónica Andrade, a cargo de la Fiscalía Nº 1 Penal, Contravencional y de Faltas, confirmó que, luego de reiterados intentos de citar sin éxito a la denunciante para que ampliara la prueba, decidió dar por cerrado el expediente.

La mujer, cuyas iniciales son R.E., declaró haber tenido una relación con el colombiano y en la denuncia efectuada efectuada en la Comisaría 35 afirmó que el jugador -dijo- "me agredió físicamente cuando me agarró del brazo y me empujó", en un hecho que relató como "el más violento porque parecía que me iba a pegar muy fuerte".

De acuerdo al comunicado al que accedió NA, el 9 de abril la Oficina de Violencia Doméstica perteneciente a la Corte Suprema de Justicia de la Nación derivó la denuncia al Ministerio Público Fiscal de la Ciudad de Buenos Aires.

A partir de ahí, la Fiscalía Número Uno "intentó trabar una comunicación con la denunciante sin resultado"

El 12 de ese mes, "el equipo fiscal se comunicó con el hermano de la víctima y se le dijo que ella debía presentarse en la Fiscalía para avanzar con la denuncia".

Como eso no se dio, la fiscal le solicitó a la Brigada de la Superintendencia Género de la Policía de la Ciudad que la contactara al efecto en su domicilio y logró hallarla el 24 de abril para solicitarle que a las 72 horas se presente ante la Justicia.

Luego de que la denunciante no concurriera, la Fiscalía trató de establecer nuevamente contacto telefónica, pero no logró hacerlo y se volvió a contactar con el hermano de la mujer.

Como la situación no cambió, la Brigada de la Superintendencia Género de la Policía de la Ciudad la contactó en el domicilio, le pidió que en 72 horas se presente ante Andrade, pero otra vez no lo hizo.

Con este escenario, la Fiscalía "resolvió archivar la denuncia porque no se pudo avanzar en la investigación ya que nunca se pudieron obtener pruebas de los hechos denunciados ni circunstancias que permitieran orientar la investigación".