Secciones
Central

Un golpe para Gil

El Colo sufrió un traumatismo en el tobillo derecho que lo obligó a dejar la práctica antes de tiempo. Fue a minutos de conocerse que su ida a Colo Colo estaba caída.

Miércoles 14 de Agosto de 2019

“Leonardo Gil sufrió en la práctica de esta mañana (ayer) un traumatismo leve en el tobillo derecho y mañana (hoy) se controlará su evolución”. El escueto parte médico que entregó Hernán Giuria minutos después de finalizada la práctica puso sobre la mesa un tema que puede no llegar a tener demasiada relevancia en relación al partido del sábado ante San Lorenzo, pero que hasta que se evalúe su recuperación mantendrá en alerta al cuerpo técnico que lidera Diego Cocca. Lo ocurrido fue en medio de un día en el que mientras el plantel canalla se entrenaba en el predio de Arroyo Seco, desde Chile llegaba la información de que Colo Colo había oficializado la contratación de Iván Rossi, abortando por completo la transferencia del Colo al fútbol chileno, algo por lo que la dirigencia canalla se mantenía expectante. En principio el mediocampista no tendría problemas para llegar en condiciones al choque en el Nuevo Gasómetro, pero las certezas aparecerán hoy, luego de ver la respuesta que entregue el futbolista.

   En medio de la historia que se tejió entre Central, Colo Colo y que tuvo a Gil como principal protagonista, la jornada de ayer no fue la ideal para el Colo, suponiendo que el jugador haya tenido alguna esperanza de que su pase al fútbol chileno pudiera concretarse.

   Sin dudas lo más trascendente fue el golpe que sufrió. Es que fue eso lo que puso en alerta a Cocca y sus colaboradores. De allí la mesura a la hora de informar, proyectando una posible presencia o baja en el partido del sábado, por la 3ª fecha de la Superliga. El cuerpo médico esperará hasta la mañana de hoy para ver cómo fue la evolución de ese golpe y en base a eso verá cuáles son los pasos a seguir. Puede que rápidamente se ponga a trabajar con normalidad o bien esperarlo. Ayer nadie habló sobre la posibilidad de realizarle algún estudio.

   Gil arrancó la práctica de manera normal, como el resto de sus compañeros, pero a los pocos minutos de que el cuerpo técnico dividiera el grupo en cuatro equipos para llevar a cabo el fútbol en espacios reducidos, apareció el imprevisto. Fue en medio de esos trabajos cuando el Colo recibió un golpe en el tobillo derecho. Eso fue lo que lo obligó a dejar el campo de juego. Lo hizo caminando por sus propios medios, pero bajo signos de dolor, pisando con cierta dificultad. Se internó en el vestuario y a los pocos minutos apareció con el pie envuelto con dos bolsas de hielo del otro lado del tejido. Se sentó en una escalera (pegada a la tribuna de uno de los laterales) y desde allí siguió con atención el resto del entrenamiento. Fue él mismo quien de manera escueta apuntó que se había tratado de “un golpe” y que su salida había sido más “por precaución” que por otra cosa. Lo cierto es que fue la imagen más fuerte de la fría mañana en Arroyo Seco.

   Casualmente había sido Gil el protagonista saliente de los últimos días en Arroyito, por esa negociación con Colo Colo por la compra de su pase. Y fue justamente en la mañana de ayer cuando se conoció que el club trasandino se bajaba completamente de esa posibilidad. Es que mientras el grupo trabajaba en el gimnasio, del otro lado de la cordillera llegaba la información de que el cacique había contratado a Iván Rossi, el volante de River que Marcelo Gallardo no iba a tener en cuenta. El lunes ya Marcelo Espina, director deportivo de Colo Colo, le había dicho a Ovación que no había “nada decidido” sobre la contratación de Gil. Ayer, con la noticia de Rossi, desde tierras trasandinas abundaron en la información, descartando la posibilidad de que el club trasandino pudiera insistir por el Colo. “No importa que tenga ciudadanía chilena. Colo Colo ya contrató el jugador que estaba buscando en esa posición”, dijeron.

La contracara

Para Gil pudo haber sido una mala noticia, pero en contrapartida quien la pudo haber tomado de buena manera (siempre sobre pensamientos estrictamente deportivos) es Cocca, quien siempre dijo querer contar con todos los jugadores que tiene bajo su mando. Ya se había ido Parot y su idea era seguir contando con Gil, más teniendo en cuenta los dos muy buenos partidos que hizo el Colo en el arranque del torneo.

   En esa vereda tranquilamente se podría poner a una dirigencia que mantenía ciertas expectativas de cerrar alguna venta que le permitiera oxigenar las finanzas de la institución. Mientras estén abiertos los libros de pases en Europa y México estarán a tiempo de lograr alguna transferencia, por Gil o por cualquier otro jugador.

   Lo cierto es que Gil no se irá a Colo Colo. Eso se confirmó ayer por la mañana, prácticamente en simultáneo con una jugada en la que el zurdo mediocampista sufrió un golpe que lo hizo salir del entrenamiento y que lo puso en una situación al menos de cautela para ver si podrá estar el próximo sábado en el Nuevo Gasómetro.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario