Secciones
Ovacion

Tras la tormenta, salió el sol para Tigre

Los hermanos Alejandro y Yamil Rodríguez y Osvaldo Vega sufrieron el descenso del Matador a la B Nacional. Dos meses después viven horas de felicidad por la conquista de la Copa de la Superliga.

Martes 04 de Junio de 2019

“Yo que estoy trabajando en un equipo de fútbol sé que, este juego, siempre te presenta revancha”, recalcó Alejandro Rodríguez, uno de los hinchas de Tigre que celebra en Paraná el campeonato que el conjunto dirigido por Néstor Gorosito conquistó en la noche del domingo. Y vaya si no tiene motivos para celebrar. Dos meses después de haber masticando el sabor amargo del descenso a la Primera B Nacional celebró el primer título oficial del Matador en la elite del fútbol argentino.

Alejandro, junto a su hermano Yamil, lucían orgullosos ayer el azul y rojo en su visita a la Redacción de UNO. Ambos se sorprendieron al encontrarse con Fútbol otro fanático del elenco del norte del conurbano bonaerense. Osvaldo Vega ingresó casi pidiendo permiso, pero infló el pecho al mostrar el escudo del club de sus amores. Los Rodríguez nacieron en Paraná. Su amor por el Matador se contagió a través de un programa de televisión que emitía compactos de los encuentros de las categoría de ascenso durante la década del 90. “Cuando era chico era de River, pero cuando Tigre estaba en el ascenso comencé a mirar los partidos por televisión. Me gustó, seguí la campaña y me hice fanático”, aseveró Yamil, quien lleva tatuado en su piel el escudo del flamante campeón. “Hace más de 20 años que sigo a Tigre. Comenzamos a seguirlo cuando un canal mostraba todo el ascenso. Hicimos la agrupación que se llama Sportivo Tigre con la que hemos jugado en un montón de campeonatos libres y hemos ganados millones de Copas”, resaltó Alejandro.

“Tengo 61 años y desde los 8 que soy hincha de Tigre. Conocí varias canchas del ascenso y del interior recorriendo a Tigre”, contó Osvaldo, quien nació en Paraná pero de chico se trasladó a Buenos Aires. Luego mencionaron cómo viven este presente soñado. “Es una sensación extraña la que estamos viviendo. Al principio estábamos frustrados por el descenso, pero ahora estamos contentos por el campeonato. Yo que trabajo en el fútbol sé que en este ambiente tenemos revancha. Un día podés estar descendiendo y al poco tiempo festejando y llegando a la Libertadores, como nos sucede ahora”, recalcó Alejandro, quien integra el cuerpo técnico del equipo de Primera División Liguista de Palermo y dirige el equipo de Tercera división del Sangre y Luto.

“Primero estaba re-bajoneado por el descenso, pero ahora estoy re-contento. Aparte los jugadores se lo merecían. Hubo campeonatos donde realizaron campañones, pero no se les dio el título. Ahora por suerte podemos decir que somos campeones”, chapeó Yamil. “Para mí fue una alegría inmensa, pero sobre todo por la familia. Tengo sobrinos nietos, sobrinos, primos, hermanos todos hinchas de Tigre. Varias generaciones de hinchas de Tigre”, resaltó Osvaldo, quien por la mañana controla el estacionamiento medido en calle corrientes.

Osvaldo tiene un anhelo: continuar en la Superliga. “Ojalá que nos den la posibilidad de seguir en la A porque Tigre hizo historia. Le ganó a todos los grandes del fútbol argentino. Le ganó a Rosario Central, campeón de la copa Argentina, a Racing, campeón de la Superliga, a River, campeón de la Libertadores, y a Boca, campeón de la Supercopa Argentina. Más no se puede pedir. Si me das a elegir prefiero dejar de jugar la Libertadores, pero que nos dejen en la A”, aspiró, entre risas.

“Ahora queremos más. No nos queremos ir a la B”, coincidieron Yamil y Alejandro. “Pero si tenemos que ir la vamos a pelear. Con esta motivación no creo que demoremos muchos en regresar a Primera”, presagió Yamil, desbordado de ilusión y emoción.

A su vez recordaron los campeonatos que Tigre luchó hasta última instancia en 2007 y 2008 y la final de la Copa Sudamericana perdida en 2012. “Siempre el esfuerzo era grande, y no se daba. Ahora por suerte se nos dio”, agradeció Yamil. Los hermanos Rodríguez no realizaron promesas, pero tiene un máximo anhelo: conocer el Monumental de Victoria. “Yo les prometo que ya lo van a conocer”, aseguró Osvaldo, quien adelantó una promesa que realizará cuando viaje a visitar a sus familiares. “Me voy a ir caminando desde Tigre a Luján. Ya lo hice en el 79 cuando ascendimos”, se despidió.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});