Ovación
Lunes 13 de Noviembre de 2017

Sufrió un infarto en pleno combate y fue resucitado

El estadounidense "CJ" Hancock padeció un paro cardíaco en una pelea de MMA ante Charlie Ontiveros y, de no ser por una rápida asistencia, hoy no podría contarlo

El luchador estadounidense "CJ" Hancock, de 32 años, puede hoy contar una situación límite y que lo marcó a fuego para toda la vida. El nacido en Phoenix es muy conocido en las artes marciales mixtas, pero el pasado sin de semana sintió como su vida se iba de un tirón: murió y fue resucitado durante un combate en la competencia LFA o Legacy Fighting Alliance.

Durante su pelea contra el tejano Charlie Ontiveros, que dicho sea de paso era reñida, de golpe se descompensó e, indefectiblemente, se desplomó frente a la atónita mirada de los espectadores. Su corazón, simplemente se detuvo. Sufrió un infarto. Fue inmediatamente socorrido por los médicos que están junto al ring, quienes le aplicaron las técnicas de reanimación que, por suerte, funcionaron. Luego derivado a un hospital para estudios.

Embed

Posteriormente y ya más lúcido, Hancok se expresó en su cuenta de Face: "Morí en la jaula. pero estoy bien. Gracias a todos. Mi corazón se paró y tuve una insuficiencia renal. Me hicieron reanimación cardiopulmonar, me aplicaron desfibrilador dos veces y me trajeron de vuelta. Todavía no entiendo bien qué pasó".

"El Doctor dice que no debería luchar de nuevo, estoy roto. Supongo que me quedará ser entrenador a partir de ahora", agregó en una situación que no hizo otra cosa que avisarle que ya es fin de dedicarse a otra cosa. Si bien es cierto que este deporte es su gran pasión, su familia también lo es.

Embed


Comentarios