Secciones
Sportivo

Sportivo DJL disfrutó con amigos y conquistó la gloria

Sportivo DJL se trasladó el fin de semana extralargo a Mendoza, para formar parte de la Copa Argentina Amateur. Retornó a Paraná con el trofeo bajo el brazo.

Jueves 14 de Octubre de 2021

Disfrutar el fin de semana extralargo con amigos, competir, y coronarse campeón. Ese fue el camino de Sportivo DJL, que gozó de cuatro días soñados. La agrupación paranaense que forma parte de la Liga de los Altos de Paracao se trasladó hacia la región de Cuyo para formar parte de la Copa Argentina Amateur, certamen que se desarrolló en las instalaciones del Sindicato de Luz y Fuerza de Guaymallén, en la provincia de Mendoza.

DJL tuvo su bautismo en un certamen fuera de la capital entrerriana. Después de 14 horas de transitar por la ruta saltó a escena. Superó el enorme desgaste físico que generó el viaje y los primeros tres obstáculos en forma agónica. La precisión en la definición por penales le permitió acceder a la final del torneo. En el juego decisivo desarrolló su mejor versión. Lo sufrió Máquina, uno de los representantes mendocinos que aspiraron a ser profetas en su tierra, pero chocó con Sportivo, que levantó la Copa.

Sportivo DJL Mendoza 2.jpg
Los integrantes de Sportivo DJL en un momento de relax en Mendoza. 

Los integrantes de Sportivo DJL en un momento de relax en Mendoza.

Después de dar la vuelta olímpica el flamante campeón sigue de festejos. Nicolás Ledesma, Franco Lozano y los hermanos Juan y Yair Morel se acercaron a la Redacción de UNO para revivir cuatro días que quedaron grabados en sus retinas. Por el logro deportivo y por las anécdotas edificadas con el grupo humano que se conformó para la ocasión.

“La oportunidad de formar parte del torneo llegó a través de Adriel Bulay, uno de los integrantes de la agrupación. Un amigo de él está encargado de la organización de torneos independientes en Mendoza. Cuando nos invitaron no dudamos en aceptar porque teníamos muchas ganas de protagonizar un certamen. Y mucho más a raíz de la pandemia”, relató Chuky Lozano, en diálogo con Ovación.

El torneo estaba destinado para categoría más 30. Esto impulsó a sumar nuevas piezas en la estructura para cumplir con el requisito de los organizadores. “Se armó un gran grupo humano entre los chicos que ya estaban y quienes se incorporaron. Se nos pasaron tan rápido los días que cuando nos dimos cuenta el torneo ya había terminado, ya habíamos salido campeones y lo que disfrutamos fue increíble. Fue mi primer experiencia de esta característica y lo disfruté al máximo. Es algo que no me olvidaré nunca por el grupo humano. Da ganas de ir a jugar otro torneo con esta banda”, resaltó Nicolás Ledesma.

El goleador de DJL transitó en el profesionalismo. En 2014 ascendió con Atlético Paraná a la Primera B Nacional. En 2015 formó parte del plantel del Decano que disputó la segunda categoría del fútbol argentino. En su carrera también registró pasos por el exterior. En el amateurismo Nico también disfrutó de la pasión que despierta correr detrás de un balón.

“Es totalmente diferente, pero son cosas impagables porque esto también llena”, aseveró Ledesma. “Es estar con amigos, disfrutar las pequeñas cosas de la vida, conocer diferentes personas que son de tu misma ciudad. Lo disfruté mucho, la calidad humana del grupo hizo que superemos todas las expectativas. Más allá de que fue un torneo amateur fuimos muy profesionales, sobre todo a la hora de encarar los partidos. Todos estuvimos muy metidos. En ese sentido no hubo diferencia con el profesionalismo. Fue una línea muy pareja a la hora de jugar”, describió.

La agrupación encaró el desafío con la intención de disfrutar de la jornada, pero el gen competitivo los llevó a buscar la gloria. “Más allá de que íbamos con la expectativa de salir campeones, también fuimos a disfrutar, tanto dentro de la cancha como lo que podíamos llegar a pasear en Mendoza. Pero hubo muy poco espacio para hacer turismo”, señaló Juan Morel.

“El viaje fue largo. Llegamos A Mendoza después de 14 horas de viaje y enseguida tuvimos el primer partido”, subrayó Ledesma. “Estábamos muy motivados cuando llegamos. Igual el cuerpo pasó factura. Sobre todo a quienes manejaron. Adriel se desgarró a los 10 minutos del segundo partido”, acotó Lozano.

En el inicio de cada juego la agrupación exhibe una bandera con el lema “Más que un equipo, una familia”. Hay lazos de sangre en el equipo. Yair Morel es el entrenador de DJL. Uno de sus dirigidos es su hermano Juan. “En el grupo somos amigos, como todos. Ahora cuando empieza a rodar la pelota me tira un poco la sangre. Hubo un partido que se puso picante y lo tomaron del cuello. Interiormente saltó el hermano, pero me controlaron los chicos desde afuera”, confesó Yair.

Sportivo DJL Mendoza.jpg

“Si los tengo que retar, los reto a los tres por igual. Aunque a Nico no tanto porque lo respeto un poco más (risas). Al que más reto es a él”, citó Yair, señalando a su hermano. “Yo sólo lo miro. Trato de no decirle nada porque si no me saca del equipo”, devolvió Juan.

La euforia sigue intacta. Las horas no apagan la adrenalina. Los recuerdos marcaron a flor de piel. Por eso fue difícil reinsertarse en la cotidianeidad. “La vuelta a la rutina fue muy difícil”, se sinceró Ledesma. “Disfrutamos muchísimo el viaje. Regresamos muy contentos. Llegamos a las 6 y muchos se fueron derecho a trabajar”, agregó Nico. “En el regreso nos acordábamos de un montón de situaciones. De los partidos y de las cosas lindas que experimentamos. Se pasó mucho más rápido el regreso que la ida”, cerró Lozano.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario