Club Atlético Estudiantes
Domingo 05 de Mayo de 2019

Son 114 años de vida de un club modelo

Estudiantes celebra un nuevo aniversario. Arrancó en 1905 con el fútbol, al que años más tarde dejaría de lado para construir otras bases que nunca más se moverían y que hoy siguen firmes.

El emblemático y distinguido Club Atlético Estudiantes está cumpliendo hoy 114 años de vida institucional y deportiva. Una entidad modelo en el país que nació allá por 1905 y lo hizo para quedarse. Y vaya si lo hizo. La entidad Albinegra posee una sede imponente anclada en el corazón del majestuoso Parque Urquiza, tiene sedes de lujo como El Plumazo, El Golf, El Plumín y La Playa. Muchas disciplinas deportivas (15) y varios embajadores a nivel nacional e internacional que a donde van dejan en claro de dónde salieron y lo hacen con total orgullo. Entidades Hoy Emilio Fouces tiene el privilegio y el desafío de dirigir la institución de La Pluma. Lo disfruta a pleno, pero también es consciente de la responsabilidad que conlleva el cargo. El máximo responsable del club habló mano a mano con Ovación sobre este nuevo aniversario de su amado CAE. Su balance y sus metas.

—¿Cómo vivís este aniversario siendo el presidente del club?
—La verdad que sí es especial como presidente y como socio del club estar cumpliendo 114 años. Es el cumpleaños del club, es un lindo día para festejar y para juntarse con toda la gente que por ahí uno no la ve mucho. Es un club muy grande que tiene muchas sedes, por eso hay gente que no ves. Por eso en esta fecha coincidís y eso está bueno.

—¿Llegás a este festejo como querés o como podés?
—La verdad que ni una cosa ni la otra. Como querer no, porque uno siempre aspira a más, y quisiera hacer más de lo que se hace, pero tampoco nos quejamos. Esta es la tercera gestión del grupo que estamos comandando. Arrancamos allá por 2014 y la verdad que los objetivos que nos propusimos al principio lo fuimos cumpliendo a todos. Siempre surgen nuevos objetivos y nuevas cosas, así que estamos contentos y trabajando fuertes. El club está pasando un muy buen momento no solo en lo deportivo, que es fundamental, sino que en lo institucional y lo financiero. El club está muy bien.

—Qué bueno escuchar eso por parte del presidente de un club teniendo en cuenta cómo está el país
—Ni hablar. Tenemos un grupo de gente que maneja las finanzas y su trabajo es espectacular. Cuando asumimos la conducción el club venía endeudado con AFIP y algunos organismos similares y nosotros logramos cancelar todos los pasivos, se está pagando todo lo que se genera mes a mes. El club no le debe un peso a nadie y se están haciendo obras. Estamos muy contentos.

—¿Qué obra destacás de las que se ven?

—Se hizo una gran obra de puesta en valor en La Playa, ya que ese lugar sufre hace tres años los embates del río. El agua rompe todo y se hizo un gran trabajo que nos perdonó la inundación. Estuvo cerca, pero nos perdonó. Es una sede que venía castigada y se notaba cuando bajaba el río el deterioro por el agua. Se la dejó linda y la gente pasó una temporada hermosa en la playa.

—¿Cuántos socios tiene el club?
—Y hoy estamos estabilizados hace varios años entre 8.000 y 8.500 socios. Estamos bien y sólidos ahí. Dentro de la competencia con los demás clubes es un número que es bueno, así que estamos contentos.

—¿Te gusta ese número?
—Sí, me gusta. Por supuesto que hay capacidad para más gente, pero somos conscientes de la realidad. Hoy la situación está complicada. Paraná es una ciudad complicada en ese sentido. Con mantener lo que tenemos nos tenemos que dar por satisfechos.

—Supongamos que la situación mejora (ojalá). ¿Cómo seducís a esa gente que no conoce el club?
—Básicamente que vengan por los servicios que tiene. Acá encuentran todo, no se necesita hacer nada afuera, ni en lo social ni en lo deportivo, tenés todo. Por otro lado por lo lindo que es y por su gente. Es un club recontra familiar donde la familia viene y disfruta. Los padres y los hijos tienen qué hacer. Ese es el mayor valor agregado de nuestro club. El club en estos últimos años se abrió mucho con eventos y la idea es que venga la gente que no es socia justamente para que lo conozcan.

—CAE es una entidad que nació con el fútbol, lo dejó de lado y hoy tiene un montón de disciplinas.
—Hay muchas. En 1930 dejamos el fútbol, cuando se fundó la AFA y el fútbol se hizo profesional en Argentina el club lo sacó.

—Fue un acierto?

—Sí, totalmente.

—¿Tal vez el CAE no sería el CAE si seguía con el fútbol?
—Seguramente. El fútbol es un deporte muy lindo y es el deporte popular de Argentina, pero es un deporte complicado y a muchos clubes le complicó realmente la existencia. El fútbol es demasiado profesional, demasiado cruel y más allá de lo lindo que es, es difícil para los clubes bancar el fútbol.

—¿Hay alguna disciplina que te gustaría sumar, o estás conforme con lo que hay?
—No ninguna. Es más, muchas veces nos proponen incorporar otras cosas, pero estamos bien con lo que tenemos. Las disciplinas que tenemos son las tradicionales, son las más importantes en lo deportivo. Estamos bien en todas. Ustedes vieron lo que es el tenis, el básquet, el rugby el hockey, natación. Son disciplinas básicas en la formación física de los jóvenes a lo que nosotros apuntamos. Es un club amateur y por lo tanto lo que se prioriza acá, por supuesto que los éxitos nos interesan, es la formación de personas más que nada dentro del deporte. Estamos muy conformes con eso.

—¿Qué logros deportivos destacás en este último tiempo en el club?
—Básicamente, más allá de los resultados grupales, hemos tenido siempre jugadores destacados. El club siempre dio deportistas destacados no solo a nivel nacional sino internacional. Y lo seguimos haciendo permanentemente. Esta semana confirmaron a un chico, Ramiro Gurovich de 19 para jugar un Mundial de rugby que no es un dato menor y así hay en todas las disciplinas. En natación tenemos chicos campeones sudamericanos. Tenemos deportistas que trascienden y eso es lo que más orgullo nos da porque esos deportistas fueron formados acá en el club.

—Hace un tiempo hablábamos de rugby aquí mismo y del nuevo proceso del plantel superior. Finalmente fue un acierto contratar a Emanuel Uranga como entrenador.
—Hace poco estuvimos. Fue un acierto y yo te dije en esa charla que íbamos a tener un buen año. Fue antes de que se inicie la temporada, hace poco. Te dije que íbamos a tener un buen año y lo estamos teniendo. Ya termina la primera ronda y vamos a quedar cuartos o quintos en la clasificación, que es muy buena ya que pasan los primeros ocho que van a la Zona Campeonato. Eso hablando de rugby. Vamos a tener un gran año como lo predije.

—¿Un sueño?
—Quiero que este club cumpla 114 años más. Hoy en la sociedad nuestra es difícil mantener los clubes y sobre todo clubes como estos, con estructuras tan pesadas porque son estructuras hechas en otros momentos del país donde los costos eran distintos. Hoy para los clubes es mortal el tema de las tarifas por ejemplo. Los costos laborales pesan. Este es un club con un montón de empleados y los tiene bien registrados. Son cosas importantes y no es fácil mantenerlo y llevarlo al día. Nosotros lo estamos haciendo con gran esfuerzo. El sueño sería lograr eso porque estando eso ordenado uno se puede dedicar a lo deportivo. Si hay un problema para abrir el club es imposible pensar en un entrenador o en un entrenamiento determinado. Hay que tener muy ordenada la parte institucional y administrativa, lo otro marcha sólo.

Comentarios