Secciones
Footgolf

Sienten una pasión y además juegan juntos

Adrián y Luciano, padre e hijo, además de ser hinchas de Talleres de Córdoba, se están desempeñando desde hace un tiempo en una disciplina que sigue creciendo en la región.

Sábado 14 de Diciembre de 2019

Adrián Brunelli es cordobés y su acento así lo indica, pero hace 25 años que se radicó en Villa Libertador San Martín donde estudió, se recibió y formó una familia. Producto de ello nació Luciano (14) años con quien además de compartir la pasión por Talleres juega al footgolf.

“Estoy desde el año 93 en la Villa. Vine con 17 años a estudiar a la Universidad Adventista. Me recibí y tengo mi actividad comercial además de dar clases. Soy contador y licenciado en administración. Formé una familia, tengo dos chicos uno de 14 y el otro de 11, Luciano y Renzo”, le contó a Ovación y le dejó en claro luego su gusto por el deporte: “Siempre me gusto el deporte e incursioné por varios como fútbol en la Liga Diamantina, fui dirigente en Recreativo, hice automovilismo en el SP 1000 y ahora hace tres años estoy en el footgolf. Me gusta el deporte”.

Amante del fútbol, pero una vez que lo dejó, lo tentaron con una nueva disciplina y no arrugó. “Siempre me gustó mucho el fútbol, pero por la edad un día me invitaron y me gustó este deporte. Algunos aún no lo conocen, pero es un deporte que creció mucho y se desarrolla. Entre Ríos juega mucho”, aseveró.

Y en la actualidad se da el gusto de compartir campos de juego con su hijo al que él mismo metió en toda esta historia. “Yo estoy terminando mi tercer año en este ya que arranqué en el 2017. En Libertador está la primer cancha de footgolf y ahí me invito Gustavo Heinze y me enganché a jugar. Comencé a jugar y Luciano me fue acompañando a los viajes y hace un año más o menos comenzó a patear la pelota él. Y este año comenzó a jugar torneos”.

Si bien es difícil opinar, los entendidos en la materia hablan de un gran nivel en Luciano. “El jugó el Major de Luján siendo el más joven entre más de 170 jugadores, los mejores del mundo, y el presidente de la Asociación me animó a que lo inscriba porque lo vio jugar en Estados Unidos y otras competencias. Lo que es destacable y todos me lo dicen, como juega y la edad que tiene”, comentó y agregó: “Por la edad que tiene es muy raro que un chico juegue al footgolf y se enganche en este deporte que si bien tiene una parte parecida al fútbol, también tiene mucho de golf que es un deporte más de la cabeza que de otra cosa. Hay que tener buena pegada y Luciano la tiene como un adulto, pero es muy difícil, a la edad de ellos, que puedan mantener el nivel de concentración durante más de 2 horas y media de recorrido los 18 hoyos. Hay que pensar mucho y saber sortear los obstáculos”.

“Para mí es una experiencia y un privilegio extraordinario jugar con el”, cerró el papá, orgulloso de su hijo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario