Secciones
futbolistas

Seis futbolistas de Boca fueron acusados por la justicia de Brasil

Los futbolistas Marcos Rojo, Diego González Cristian Pavón, Carlos Zambrano, Sebastián Villa Norberto Briascos son los acusados por los incidentes en el estadio Mineirao.

Miércoles 21 de Julio de 2021

Los futbolistas Marcos Rojo, Diego González, Cristian Pavón, Carlos Zambrano, Norberto Briasco; y el asistente Araujo, son los acusados por lesiones y daños ante la justicia de Brasil por los incidentes en la zona de vestuarios del estadio Mineirao tras la derrota que sufrió Boca Juniors ante Atlético Mineiro por los octavos de final e la Copa Libertadores, según la denuncia policial.

Un comunicado de prensa de la Policía Civil de Minas Gerais, ante la cual declararon los acusados, los futbolistas y Araújo, señala que los imputados fueron liberados para seguir el proceso en libertad.

En dos casos, Boca pagó una fianza de 3.000 reales cada uno (600 dólares) por "daños". Bajo esa denominación la denuncia incluyó la rotura de 4 puertas de madera, 2 dispensers de alcohol en gel, y 2 bebederos de agua.

Además, Sebastián Villa está acusado de lanzar un bebedero contra los agentes de seguridad contratados por Atlético Mineiro, mientras que a Pavón lo acusan de lanzar envases de bebidas contra agentes de seguridad y policías.

Según la denuncia, Rojo y González atacaron a agentes de seguridad y agrega que el primero tomó un matafuegos de la puerta del vestuario de Atlético Mineiro, "aunque se desconoce si fue arrojado". Briasco fue acusado de atacar a un dirigente del club brasileño con una barra de hierro, mientras que Zambrano fue imputado por ofender a la autoridad por escupir a la tropa de elite de la policía mineira.

En Brasil funcionan en los estados dos tipos de policía: la militarizada, que es la de patrullaje y acción rápida; y la Civil, que toma las denuncias y realiza investigaciones. Uno de los puntos más importantes de la denuncia hecha por la Policía Militarizada fue que el club Atlético Mineiro no le permitió estar en la zona de vestuarios para preservar la burbuja sanitaria, contra la opinión de la corporación, que alertó sobre la tensión existente antes del encuentro. Es decir, según la denuncia a la que accedió Télam, Atlético Mineiro quiso que su propia empresa de seguridad ocupara la zona de vestuarios, sin la presencia de los agentes del Estado.

"Los policías militarizados estaban en la zona de estacionamiento para acompañar a Boca al aeropuerto pero fueron llamados por los guardias privados de Atlético Mineiro y la administración del estadio Mineirao. Varios jugadores de Boca intentaban, en confrontación con guardias privados, invadir el espacio destinado al Atlético", dice la denuncia.

Y sigue: "Los jugadores de Boca lanzaron varios objetivos contra los guardias, como las vallas, contenedores de residuos, bebederos y botellas. En el momento en el que los policías llegaron, los jugadores lanzaron objetos y los policías usaron instrumento de menor potencial ofensivo, como gas pimienta, para contener la pelea generalizada. Los jugadores de Boca volvieron a su vestuario".

Al menos 13 personas, dice la denuncia, alegaron ser víctimas y fueron escuchadas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario