Ovacion
Martes 30 de Julio de 2013

Se consume por Independiente

El lateral ex-Patronato contó su experiencia. Santiago Rudolf pasó por Boca, regresó al Negro y encontró su lugar en Avellaneda. Juega en la 5ª de AFA y ya entrenó con la Primera del Diablo.

Alfredo Navarro/ Ovación

Primero probó suerte en Boca Juniors, pero una lesión lo alejó de las canchas por largos meses y no pudo mostrar su potencial en el Xeneize. Retornó a Patronato, trabajó en silencio y surgió una nueva oportunidad para engrosar la cantera de otro grande: Independiente. Cambió Santo por Diablo y se fue a Avellaneda para seguir edificando su historia de rojo furioso.
Es por eso que Santiago Rudolf estuvo en Paraná con las inferiores del Rojo enfrentando a su exclub y luego dialogar con Ovación.


“Ingresé a los 20’ del segundo tiempo y perdimos 3 a 1 con Patrón. Vuelvo de dos meses y medio de lesión ahora y me siento bien”, fueron las primeras palabras del joven lateral izquierdo.
Luego, hizo una pausa, levantó la cabeza y prosiguió con el relato: “Estuve 70 días inactivo por una distensión de ligamentos. Lo que me reconforta es que el técnico me tiene confianza y ya vuelvo a la titularidad. En lo que va del año jugué siete partidos y todos de titular. Eso ayuda mucho porque genera confianza en uno lo que también le permite tener continuidad de juego”.
Quien jugara por el carril izquierdo buscando abrir nuevos surcos en ataque, pegados a la línea de cal como un wing de antaño, hoy juega de marcador de punta intentando cortar los avances del rival: “Fue todo un proceso de aprendizaje que tuve que asimilar rápidamente para poder salir a jugar de titular y salvo la lesión, las cosas me han salido bien”.


En cuanto a los entrenamientos con el CAI, Santiago narró como son dichas sesiones: “Lo que es la 5ª de AFA, entrenamos de lunes a viernes. Son prácticas duras, de tres horas de duración. Por suerte es el tercer año que estoy en inferiores de AFA y quieras o no, te vas acostumbrando a la forma de vida y a los entrenamientos de esta magnitud. Además sirve para que el entrenador te vaya viendo trabajar. Es sabido que sino te esforzás al máximo no habrá posibilidades de jugar los sábados. Eso lo tuve claro desde que llegué acá”.


Pero con todo esfuerzo llega, tarde o temprano, el pasaporte a la tierra prometida que espera todo jugador. Este paranaense por adopción contó su experiencia de haber compartido entrenamientos con la Primera: “En el año practiqué un par de veces con la Primera. Fuimos con un par de compañeros e hicimos de sparrings del equipo de Gallego. A todo esto, seguíamos jugando el campeonato de 5ª y un día el Tolo me llamó para entrenar con la Primera y hacer fútbol con su plantel. Después también me llamó Brindisi. Todas las oportunidades que practiqué con los de Primera fue un aprendizaje muy enriquecedor, porque me sirvió de mucho”.


Acerca la situación que está viviendo el club y sobre el descenso al mismísimo infierno del fútbol, el defensor comentó: “Nosotros sabemos cuál es la situación del club, porque la vivimos a diario. Sabemos que tenemos que ayudar desde nuestro lugar como futbolistas entrenando y jugando en el campo de juego. Igual mi situación en el club es buena y lo que yo pretendo es responder a esa confianza, jugando bien”.


El infierno

Santiago también contó cómo se vivió el descenso: “Fue todo muy triste. Ver a gente grande, chicos y padres llorando fue muy fuerte. Lo mejor de todo es que no pasó nada. La gente lo entendió y no hubo disturbios. Pero sabemos que el Rojo volverá a Primera”.
 

Comentarios