Automovilismo
Lunes 27 de Noviembre de 2017

Rossi ganó y Werner, caliente

Con un Toyota se impuso en General Roca. El paranaense abandonó tras un pinchazo.

Río Negro.— El bonaerense Matías Rossi, con Toyota Corolla, ganó hoy de punta a punta en el Súper TC 2000 la 11ª fecha de la temporada, que se corrió en el autódromo Parque de la Velocidad de General Roca, Río Negro.

El oriundo de Del Viso se impuso luego de las 31 vueltas al trazado sureño de 3.625 metros, y fue su escolta el arrecifeño Agustín Canapino (Chevrolet Cruze).

Después se clasificaron, el quilmeño Damián Fineschi (Focus), el santafesino y líder del torneo, Facundo Ardusso (Fluence) y el chaqueño Matías Muñoz Marchesi (Peugeot 408). Completaron los diez primeros, el cordobés Ignacio Julián (Fluence), el salteño Facundo Conta, el cordobés Manuel Mallo, ambos con Cruze; el santacruceño José Manuel Urcera (Citroën) y el mendocino Emanuel Cáceres (Fiat Línea).

La segunda carrera del fin de semana de la Fórmula Renault 2.0, a 16 giros, fue para Gabriel Ganduglia, y fueron sus escoltas Hernán Palazzo y Santiago Rosso. Disputadas 11 competencias del campeonato, el mismo lo encabeza Ardusso con 191 puntos; seguido por Mariano Werner (408) con 156. Luego se ubican Rossi con 152, Canapino con 151, Leonel Pernía (Fluence) con 139 y Emiliano Spataro (Fluence) con 132.5 unidades.

La 12 y última del campeonato se correrá el 17 de diciembre en el autódromo Oscar Cabalén de Alta Gracia, Córdoba.

LO DE MARIANO. El paranaense Werner y Di Palma protagonizaron una maniobra muy áspera en Roca. Tal es así, que el de Peugeot abandonó vueltas más tarde y mostró su enojo en los boxes.

Mariano Werner llegó a General Roca con la intención de sumar fuerte y descontarle puntos al líder del campeonato Facundo Ardusso.

Sin embargo no pudo lograrlo y para peor terminó abandonando en la final del domingo. De esta manera, el de Las Parejas se le terminó alejando aún más en la lucha por la corona de la más tecnológica de Sudamérica. El motivo de la deserción de la competencia para el de Peugeot tiene un principal responsable según el propio Werner y Ulises Armellini, director del equipo: Josito Di Palma.

Werner y Di Palma tuvieron un fuerte cruce en la pista. El entrerriano intentó superar a Di Palma, luego de que este saliera lento a una de las rectas por cuidarle las espaldas a Ardusso, el arrecifeño apretó a su rival y lo hizo bajar dos ruedas al pasto.

Cuando llegaron al frenaje se siguieron tocando y esto, al parecer, tuvo consecuencias vueltas más tarde para el 408, el cual terminó encajado en la leca después de una rotura. El de Renault no se la llevó de arriba y también tuvo que abandonar vueltas más tarde.

La cosa no quedó solo en la pista, sino que siguió en los boxes cuando Armellini y Werner fueron muy duros en contra de la manera de correr de Di Palma.

"Fue la suspensión delantera derecha. Josito levanta para no pasar a Ardusso pero en una situación de aceleración y no contento con eso, Mariano lo va pasando y lo tira contra el interno del circuito. Mariano lo pasa, llega al fondo de la recta, le pega del lado derecho de Mariano, le tuerce la suspensión, el auto venía con una rueda delantera de recha torcida. Por eso no podía frenar, no podía circular. Objetivo pleno para Josito".

"Me dejaron fuera de la pista. Josito corrió para eso. Ojalá que le sirva para algo", señaló por su parte Werner ni bien llegó a la zona de boxes. Sin embargo, Di Palma no se quedó callado y también dio su punto de vista de la maniobra.


Comentarios