Básquet
Miércoles 13 de Diciembre de 2017

Rocamora sacó a pasear a Parque

En el clásico de Concepción del Uruguay el Rojo ganó goleando: 72-46

En el clásico de Concepción del Uruguay, Rocamora derrotó 72-46 a Parque Sur en un partido de la Liga Argentina que controló de principio de a fin y donde llegó a sacar 30 puntos de diferencia. A tal punto se resolvió el trámite que los últimos dos minutos lo jugaron juveniles de uno y otro lado. La figura fue Agustín Lozano con 23 puntos.
Está claro que hablar con el resulto puesto es sencillo pero la cuestión pasa acá por encontrar las respuestas al por qué de tamaña diferencia en la noche del Paccagnella. Y es que quizá Rocamora salió a jugar no pensando en conseguirla sino en no dejar jugar a su rival desde el comienzo y lastimarlo cuantas veces pueda. Y así fue dándose un desarrollo en el que un parcial 8-0 puso en alerta a la visita. Dos triples de Lozano fueron decisivos para esa diferencia inicial. De haber estado más fino el local podría haberse alejado más pero el primer parcial quedó 15-7.
Sin dudas el tremendo clima de las tribunas contagió a los que estaban adentro del rectángulo, Rocamora consiguió una máxima de 10 puntos en el segundo cuarto frente a un Parque Sur al que no le salía una y donde solo Pablo Alderete conseguía sumar algunos puntos. La buena tarea defensiva de Rocamora por momentos no se complementó con los ataques porque si bien no recibió puntos le costó convertirlos producto de algunos apresuramientos. Las labores de Joaquín Deck y Martín Gandoy ayudaron después a lastimar para que el Rojo se fuera al descanso 35-17.
Parque quedó condicionado a tener que acortar distancias rápidamente en el reinicio. Y no pudo. Un doble y a continuación un triple de Marcos Jovanovich llevaron el tablero a un 40-19 que hacía casi irremontable la historia aunque nada podía decirse todavía. Más tarde un doble de Gandoy y un nuevo triple de Deck alejaron al equipo de Juan Varas por 27. Algunas apariciones de Bolling, quien terminó el primer tiempo sin anotar ningún punto, hicieron asimismo que el partido se mantuviera en esa brecha. El cierre los encontró 53-32.
Rocamora tuvo a su disposición todo para ganar, era utópico que el partido se le pudiera escapar. Pero había que refrendarlo en la cancha y de la mano del tridente Lozano-Gandoy-Deck el equipo lo hizo, estiró la diferencia a 30 y enterró por completo cualquier intento de rebelión de la visita. A tres minutos del final Agustín Lozano se retiró lesionado aunque su gran faena ya estaba consumada. Ambos entrenadores decidieron darle minutos a sus más jóvenes y así se consumió lo que restaba. Lo festejó mucho el Rojo. Necesitaba un triunfo así para encarar lo que resta del año con otra perspectiva.
Debe resaltarse que fue una fiesta en las tribunas, con gente de los dos lados, a la altura de las circunstancias. Es elogiable.

Comentarios