Secciones
Ovacion

Quiere cerrar esta etapa con el oro

Padle: una joven paranaense con grandes aspiraciones. Aranzazú Osoro Ulrich viaja hoy a México para jugar el Panamericano. Será su último torneo en Juveniles. Va por el título. 

Domingo 09 de Noviembre de 2014

Evangelina Ramallo / Ovación
eramallo@ uno.com.ar

 

 

 

Como Juvenil, es el último. En México despedirá su paso por una categoría que le dio muchas satisfacciones. Será un antes y un después porque en 2015 su objetivo será ubicarse entre las mejores de Primera. La paranaense Aranzazú Osoro Ulrich partirá hoy rumbo al Panamericano de padle para defender el título obtenido en 2012.
El seleccionado argentino Juvenil está integrado por 24 jugadores de todo el país. Son 12 mujeres y 12 varones. Entre ellos Aranzazú es la única entrerriana. Ella en México afrontará su último desafío en la divisional. Tiene 18 años y en 2015 deberá dedicarse de lleno a la competencia de Mayores.  
El micro parte esta mañana rumbo a Buenos Aires y por la noche tomará el vuelo que la depositará en la sede del Panamericano Juvenil 2014. En México DF la paranaense y su compañera de dupla, Luciana Escudero (de San Luis) serán las favoritas.
Para alcanzar la clasificación a la cita internacional, Aranzazú y Luciana pasaron por una serie de pruebas: “Jugamos cuatro etapas y un Máster. En la primera etapa no pude juguar porque estaba en Houston, Estados Unidos. Las otras etapas las ganamos todas en dos sets. Así que bien, contentas por lo resultados que tuvimos”, repasó la entrerriana.
En esta temporada Aranzazú tuvo como principal desafío lograr un buen entendimiento dentro de la cancha con su compañera de dupla: “Teníamos algunas poco dudas porque era la primera vez que jugábamos juntas. Además las dos jugamos del mismo lugar y una tuvo que ceder a jugar del otro. Así que al principio nos costó un poco pero cuando ya le agarramos la mano fuimos contundentes”.
Luciana Escudero es de San Luis (al igual que su compañera anterior). La distancia respecto de las ciudades de residencia de una y otra las obligó a aplicar ciertas estrategias en la preparación: “En cada torneo del que participamos vemos lo que nos hace falta y lo que tiene que entrenar cada una. Hablamos cada una con nuestros coaches y ahí corregimos las cosas. Por supuesto que además nos mantenemos en contacto para definir que entrena una y la otra”, explicó Aranzazú.
Teniendo en cuenta que desde sus inicios en categoría Juvenil siempre logró buenos resultados, la jugadora paranaense espera poder cerrar este paso por la divisional de la mejor manera: “Lo ideal sería despedirme con un Mundial, pero bueno fue un Panamericano. A este torneo lo hemos ganado las veces que participamos. Tenemos dos títulos Panamericanos así que tenemos que ir a defender el título”, subrayó.
De todas maneras Aranzazú reconoció que la tarea no será sencilla: “Va a costar muchísimo. Ser candidatas por un lado favorece porque las rivales te tienen respeto y miedo. Pero por otro lado tenés la presión de que tenés que ganarlo de vuelta. No hay margen de error”.
Pasar de una catgoría a otra siempre implica cambios, más aún si lo que viene es la principal divisional: “Ya siento nostalgia porque está bueno disfrutar los torneos con los chicos, pero subir de categoría también es lindo porque ya lo tenés que tomar más serio y con más responsabilidad. Eso me gusta. Me gustan los desafíos”, dijo Osoro.
La joven entrerriana siempre se pone metas altas y para 2015 ya tiene definido lo que quiere: “Para el año que viene estoy pensando en estar entre las mejores parejas en Primera de Argentina. Hoy estoy número 4 (porque ya ha jugado torneos en esa divisional) y mi objetivo es estar número uno o dos. Además quiero hacer una gira por Europa, principalmente por España”.
Al respecto no es un dato menor el hecho de haber recibido en este último tiempo buenas repercusiones acerca de sus actuaciones internacionales: “Por el Mundial que hicimos el año pasado donde tuvimos muy buenos resultados, me llegan comentarios o mensajes privados de personas que no conozco y me mandan su apoyo desde España y desde Estados Unidos. Eso es muy positivo”, analizó. Aranzazú se imagina en un futuro no muy lejano jugando profesionalmente en el Viejo Continente.
En cuanto al Panamericano, ella tendrá su debut el martes y si bien la dupla Osoro-Escudero llega como favorita hay otras parejas que darán pelea por el título: “Los países que siempre somos los que terminamos ajustados son Argentina, Brasil y México. Pero este año van países nuevos que antes no participaban en mujeres como Estados Unidos y Paraguay. Va a ser difícil porque no hemos jugado contra ellas y va a ser todo un desafío”, señaló.
Para Aranzazú será su primera experiencia en México. Al respecto dijo: “Por suerte sabemos que la cancha principal es techada y ese es un punto a favor porque no hay tanta presión. Pero uno de los puntos a tener en cuenta es que las canchas son de otra superficie y otro material”.
El Panamericano se desarrollará sobre césped sintético y paredes de blindex: “Al principio nos va a costar mucho adaptarnos sobre todo por el viento y la velocidad que toma la pelota. Pero cuando le agarremos la mano vamos a estar bien”.
Según explicó tanto el piso como el material de las paredes implican un cambio importante en las condiciones para el juego: “Es muy diferente a lo que estamos acostumbradas. En Argentina hay muy pocas canchas de esas características. Creo que lo principal va a ser adaptar la cabeza al juego. Los golpes son los mismos pero cambia la velocidad de la pelota. Tenemos que tener menos fuerza porque sale más rápido”, subrayó.
Aranzazú va a México con la tranquilidad de haber pasado por una intensa preparación: “Creo que estoy en uno de los mejores momentos que he tenido. Uno fue el año pasado en el Mundial y ahora creo que estoy muy bien preparada. Los nervios siempre juegan en contra pero estoy bien”.
El título panamericano es en lo único que piensa: “Lo quiero traer a Argentina así sea jugando con el pie”, sentenció.

 

 

 


1 Toque


experiencia. Durante su paso por la categoría Juvenil, Aranzazú Osoro Ulrich representó al país en varios compromisos internacionales.  Compitió en el Mundial 2011. Llegó a la definición pero terminó en el segundo lugar. En 2012 ganó dos títulos panamericanos. En 2013 fue subcampeona del mundo y este año ganó el Open de Miami.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario