Secciones
casa

Quedate en tu casa a entrenar

La cuarentena por la pandemia del coronavirus obligó a modificar la rutina física. Ahora la actividad se desarrolla en casa.

Viernes 20 de Marzo de 2020

Los gimnasios o centros de entrenamiento son uno de los escenarios que se vieron afectados a raíz de la emergencia sanitaria declarada en el país por la pandemia de coronavirus. El alto riesgo de contagio en los centros de entrenamientos obligó a cerrar sus puertas. Pero cuando una puerta se cierra, se abre otra. De esta manera, los profesores de Educación Física rápidamente apelaron a su ingenio para obtener nuevas metodologías de trabajo.

La tecnología y las redes sociales son puentes que agilizan la comunicación y facilitan transmitir el mensaje. Por intermedio de ellas se trasladan circuitos colectivos o individuales, de acuerdo a las necesidades y las exigencias de los alumnos.

La ausencia de herramientas de entrenamiento, como mancuernas, barras, discos, pesas,o cualquier otro material, no es un impedimento para afrontar una rutina. Con un simple bidón o un balde con agua, botellas de productos de limpieza como cualquier otro elemento alcanzará para dominar la ansiedad que se hace presente durante la cuarentena. Y quien no tiene un balón a disposición podrá reemplazarlo por cualquier otro objeto circular, como un rollo de papel higiénico, para desafiar a compañeros a retos que le permita potenciar la técnica.

MAYOR VOLUMEN.

El martes, Sebastián Erbetta cerró las puertas de su gimnasio. “Es uno de los lugares con mayor exposición a contagios de esta enfermedad. En estos momento hay que dejar de lado el egoísmo y pensar en el bien común. Es difícil, pero es así”, expresó a Ovación.

Junto al staff que trabaja en ese espacio idearon la nueva metodología de entrenamientos. “Hoy en día todo es más fácil gracias a las redes sociales. Aprovechando estas herramientas tratamos de hacer un trabajo personalizado, que lleva su tiempo planificar. Tenemos un grupo de WhatsApp con todos los profes. Cada uno de nosotros tiene sus alumnos y sus planes. La gente respondió de 10. Nos brinda mucho cariño y respaldo. Entienden la situación”, agradeció.

Entrenar en casa.jpg

La ausencia de material de entrenamiento no es una excusa para mantenerse en movimiento. Sólo es cuestión de adaptarse.

“Habitualmente tratamos darle más importancia a la intensidad, que sería el peso, y menos al volumen. Ahora al no tener los elementos vamos a cambiar porque no podemos poner más peso. Apostamos a trabajar más con el peso corporal y más repeticiones, más volumen”, explicó.

Luego agregó: “Son muy pocos quienes tienen materiales. De todos modos se pueden hacer muchas cosas siempre y cuando no dure mucho tiempo. Mientras más tiempo dure, menos se puede seguir avanzando. Al trabajar con el peso corporal hay un límite. Se pueden aumentar las repeticiones, pero no es lo ideal. Tratamos de trabajar con bidones, baldes con agua. Charlamos permanentemente con los profes para crear nuevos ejercicios”, redondeó.

Aggiornarse.

Ayelén Gillij y Corina de Bernardi son propietarias de un centro de alto rendimiento que ofrece clases de pilates y de circuito funcional. El fin de semana pasado tomaron la decisión de cerrar las actividades en su espacio.

“Se veía venir la situación. Era arriesgado tener abierto. Lo más pertinente era cerrar”, remarcó Gillij a Ovación.

Aye, junto a Corina, le dieron vida a su nueva estructura: “Comenzamos a realizar videos con rutinas para que lo hagan desde la casa. Son rutinas de entrenamientos en la zona media, abdominales o trabajos de coordinación. Los circuitos son un poco más reducidos y con el material que puedan tener a mano en la casa. Es determinante que no se queden quietos y atender a la importancia de la actividad física en nuestro día a día. Es importante no sólo para nuestro físico, sino también para nuestra mente y nuestra alma poder estar activo”.

Entrenar en casa 2.jpg

Gillij aclaró que la ausencia de camillas específicas en los domicilios que permitan rutinas de pilates impide continuar con esta modalidad. No obstante, hay ejercicios que a sus alumnos le permiten mantenerse en movimiento.

“La mayoría de las personas que trabajan con nosotros no hacen pilates como un método de rehabilitación. De esa manera con una rutina de funcional y algunos ejercicios de pilates le permiten trabajar el músculo desde el cuidado de elongación”, explicó.

Motivar.

Jorge Falcón está a cargo de la dirección técnica del equipo de básquet de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN). También entrena a un grupo de 80 futbolistas de ligas libres.

“Hasta el jueves entrenamos en el espacio habitual. Esta semana decidimos suspender para entrenar cada uno en su casa”, repasó a Ovación.

“Comenzamos a motivar a realizar ejercicios a través del grupo de WhatsApp. Le buscamos la vuelta para enviar rutinas todos los días que son distintas. Son ejercicios sencillos, simples. Circuitos con música que le permita motivar también al resto de la familia en esta cuarentena a realizar la actividad física. Ahora todos están conectados y entusiasmados. Desde temprano están solicitando su rutina”, añadió.

Entrena en casa futbol.jpg

Falcón señaló que los retos entre los integrantes de los grupos son uno de los mayores entretenimientos.

“Planteamos algunos desafíos para ejercitar la técnica. Se han observado muchos desafíos con rollos de papel higiénico, pelota de tenis, bollitos de papel. En el básquet se realizaron ejercicios en el que se trató de encestar pelotitas en cestos, baldes, etc. Son actividades para entretenerse, compartir con los demás. Hoy se utiliza mucho los grupos de WhatsApp para poder grabarse videos y compartir con los demás”, afirmó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario