Secciones
Ovacion

Patronato: El sueño de ascenso quedó muy hipotecado

Fútbol. Patronato perdió en Junín 1 a 0 ante Sarmiento. El Rojinegro retrocedió al séptimo escalón de las posiciones de la Zona B. Ahora tendrá jornada libre en la Zona B.  

Domingo 02 de Noviembre de 2014

Edgardo Comar/ Ovación

ecomar@uno.com.ar

 

La marcha de la bronca que enarbolaron los jugadores de Patronato que cargaron sobre la figura de Diego Ceballos sobre el final reflejaba que se habían perdido más que tres puntos. En la conciencia de los equipistas Rojinegros se sabía que con la derrota consuma la chance de ascenso quedó hipotecada; ya no depende de sí mismo.

 

El elenco entrerriano perdió ayer ante Sarmiento, en Junín, por 1 a 0. El colombiano Mauricio Casierra de penal marcó el único tanto del encuentro, enmarcado en la 16 fecha del Torneo de Transición Osvaldo Guerra de la Primera B Nacional. El elenco de calle Grella se ubica en la séptima ubicación en las posiciones y quedará libre en el capítulo venidero.

 

Más allá de que la necesidad de buscar el triunfo los emparentaba los métodos elegidos para ir por el mismo fueron distintos. El dueño de casa trató de imponer su estilo en el que se distingue el juego corto y asociado, donde los responsabilidades de sus integrantes pasa por tratar de generar juego de ataque para desequilibrar en el marcador. Por contrapartida, el Patrón desplegó una táctica destinada a obstruir lo que el oponente pudiera crear para después imponer lo suyo.

 

A pesar del fuerte viento sur a favor que tuvo en el periodo inicial, el Santo sufrió la presión de un rival que manejó mayormente la pelota y cuando merodeó el área generó peligro. A los 8 minutos, Nicolás Sánchez dio muestras de su exquisita pegada y mandó un tiro libre a la puerta del área chica, que Héctor Cuevas conectó con derecha pero una pierna salvadora evitó la caída de la valla de Sebastián Bértoli.

 

Más allá de que el Kiwi lograba una mayor posesión y algunos desaciertos en la contención, Patronato encontraba espacios para salir rápido. A los 10’ Marcelo Guzmán pisó el área contraria con libertades, pero la falta de determinación hizo que no rematara ni tampoco, asistiera con precisión a Caprari que ingresaba sin marcas.

El ir del Verde y el responder del Rojinegro desencadenaban un trámite abierto, aunque con pocas emociones en las proximidades de los arcos.

A los 17’ con un disparo apenas desviado, Diego Martínez mostró que el remate de media distancia era un buen camino para buscar la apertura del marcador.

 

A partir de los 20’, Patringa comenzó a ganar la pulseada en la mitad de la cancha y por ende a inclinar la balanza a su favor. Los mediocampistas del conjunto paranaense anticiparon a sus colegas y fueron volcando el desarrollo al campo enemigo.

 

Un tiro cruzado de Leonardo Acosta que pasó cerca del segundo palo y otro envío del Wachi apenas desviado fue la chance más clara que acreditó para romper el cero.

Sobre los 33´ cuando dominaba el Rojinegro, hubo conexión perfecta entre Gervasio Núñez y Sánchez pero la humanidad de Bértoli se impuso en el mano a mano. A los 39’, otra vez apareció en escena Sánchez para sacar un zurdazo que Bértoli desvió con un manotazo salvador contra su caño izquierdo.

El capitán Santo, además de mostrar su importancia en la custodia de su meta, dio muestras de la importancia en ataque metiendo una gran habilitación desde su sector para que entre Gastón Caprari y Esteban Orfano armaran una buena contra por izquierda que Guzmán no pudo definir por el sector opuesto.

 

Segundo tiempo

Con la misma intensidad que los 45’ iniciales arrancó la parte complementaria. El despliegue del Chelo Guzmán marcaban la intención de Patringa de sostener una presión en territorio ajeno.

Nada había pasado en las proximidades de los arcos, cuando a los 58´ Diego Ceballos vio falta en lo que a la distancia fue un gran cierre de Ignacio Bogino ante Cuevas y sancionó un dudoso penal que Casierra, con un poco de fortuna, transformó en el inmerecido 1 a 0 a favor del dueño de casa.

En desventaja, Marcelo Fuentes mandó a la cancha a Sebastián Grazzini por Orfano y a Juan José Arraya por Acosta, buscando mayor profundidad. Lo increíble es que perdiendo continuaba con más volantes de marca que con capacidades para ir al ataque.

Patronato no solamente caía en el marcado, sino que perdió la cabeza. Se olvidó de jugar, protestó, cayó en la provocación de los rivales. De esa manera se quedó con uno menos por un codazo de Andrade sobre Cuevas.

La inferioridad numérica, la ausencia de ideas de ataque y la falta de un plan para revertir un tanteador desfavorable desencadenaron una derrota inevitable que Sarmiento justificó sobre el final, aprovechando los espacios de un Patronato regalado y carente de rebeldía futbolística que cayó de visitante e hipotecó al máximo su sueño de ascenso.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario