Secciones
Entrevista

Patronato: dar vuelta la página, proyectar la carrera

Ese fue el proceso que lleva adelante Juan Galetto. El oriundo de María Grande digirió el sabor amargo por no renovar contrato en Patronato

Miércoles 09 de Septiembre de 2020

El 27 de febrero Juan Galetto efectivizó una de las metas mayores que se trazó desde que se trasladó desde María Grande hacia Paraná. Esa noche el defensor tuvo su bautismo con el equipo profesional de Patronato. El estreno se produjo en el estadio de Unión de Santa Fe, donde el Rojinegro eliminó a Instituto de Córdoba en definición por penales en un encuentro correspondiente a los 32avos de final de la Copa Argentina.

Galetto lució la camiseta alternativa del Santo número 28. A los 85 minutos el entrenador Gustavo Álvarez ordenó salida del debutante para darle espacio a Federico Vietto, en una variante ofensiva buscando la diferencia en el marcador para evitar ingresar en la instancias de los remates desde los 12 metros. Juan quedó en la fotografía inicial, la de la formación que afrontó ese desafío, y la postal final de ese juego, la imagen en la que los protagonistas celebran el acceso a la próxima etapa junto al premio económico.

El marcador de punta se entusiasmó con gozar de otra oportunidad antes del cierre del semestre, fecha en la que concluía su contrato, apostando a prolongar su ciclo en barrio Villa Sarmiento. Esa chance no llegó. Días antes del 30 de junio desde la dirigencia le comunicaron que su ciclo estaba concluyendo. Juan asimiló el mal trago. Elaboró el duelo, pero ese tropezón no motivó una caída anímica, sino que lo impulsó a proyectar su carrera en otro destino.

“En el momento no lo tomé con mucha tranquilidad”, se sinceró Galleto, en diálogo telefónico con Ovación desde María Grande. Luego amplió. “Más que nada me sorprendió el desenlace, pero esto es fútbol y lo tomé pensando que sucede en todos lados y que por algo pasan las cosas.

Patronato
El 27 de febrero Juan Galetto efectivizó una de las metas mayores que se trazó desde que se trasladó desde María Grande hacia Paraná.

El 27 de febrero Juan Galetto efectivizó una de las metas mayores que se trazó desde que se trasladó desde María Grande hacia Paraná.

No me iban a tener en cuenta en el proyecto que están construyendo. Opté por no agachar la cabeza y seguir mirando hacia adelante. Estoy entrenando día a día para ver si llega alguna posibilidad donde pueda demostrar lo que vengo haciendo desde hace varios años. Mi idea es tratar de llegar a jugar en Primera”, apuntó, con todo el entusiasmo. El defensor encara este presente como una posibilidad de crecimiento. Se cerró una puerta, con todo el dolor que le generó, pero aguarda que otras se abran para continuar transitando los escenarios de juego. “Si me quedo con la amargura de no haber renovado me perjudico solo. Por eso trato de olvidarme de esa situación, dar vuelta la página y pensar en lo que puede venir. Le sigo metiendo, estoy motivado y esperando una linda posibilidad para demostrar en otro lado”. Juan nunca dejó el hábito de entrenar. Primero realizó los diagramas de trabajos que le enviaban desde barrio Villa Sarmiento. También se movió en las jornadas que se desarrollaron a través de la plataforma Zoom. Su despedida del club no modificó sus rutinas. Tampoco se sacó la Rojinegra. Con la pilcha de Patronato y el pantalón que utilizó el día de su debut por Copa Argentina el mariagrandense se pone a punto a la espera de una oferta laboral.

Nunca dejé de entrenar. Solo paré una semana para arreglar mi salida del club y rescindir el contrato de alquiler del departamento donde vivía en Paraná. Me quería sacar de encima todo ese trámite. Después retomé. Ahora estoy entrenando con un profe en María Grande. Le propuse hacer una pretemporada. Estamos entrenando doble turno todos los días y le metemos trabajo en el gimnasio. Tengo permiso para entrenar en Atlético María Grande, que es el club donde jugaba antes de ir a Patronato. Estoy yendo todos los días para hacer trabajos con pelota. Por suerte la situación sanitaria en María Grande está tranquila y puedo trabajar con normalidad”, describió.

De esa manera, Galetto cerró una etapa. Un período de su vida que comenzó a fines de 2012 y se cerró ocho años después. “Me llevo los mejores momentos. A Patronato le di todo lo que tenía para dar. Aprendí muchas cosas de los técnicos, de todos me llevo algo. Prestaba mucha atención porque me gustaba lo que me decían, lo que me enseñaban. He aprendido mucho no sólo de lo futbolístico, sino también de lo humano. Estuve un año en la pensión y me hizo cambiar las forma de pensar. El último año del colegio Secundario lo terminé en Paraná. Fueron buenos momentos y no me hubiera gustado que termine esta etapa de esta manera. Debuté en Primera y después a las semanas la actividad se tuvo que cortar por la pandemia. Me quedé con esa espina de no haber podido sumar más minutos. Pero son cosas que pasan y es así”, desdramatizó. Por último, dejo en claro que le gustaría tener otra oportunidad en el club que lo formó como futbolista profesional, pero aclaró que su mente está enfocado en otro horizonte. “Nunca le cerraré la puerta porque me dio mucho aprendizaje, pero ahora pienso en crecer, agarrar ritmo futbolístico y sumar minutos”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario