Arte Marciales

Oro Verde: una década de vida transmitiendo valores

La escuela de taekwon-do Dojang Robles Guerrero que funciona en el Club Oro Verde cumplió 10 años. En la actualidad asisten 30 alumnos.

Lunes 13 de Abril de 2020

Transmitir los valores del taekwon-do. Mejorar la calidad de vida de los alumnos. Formar chicos con un buen rendimiento deportivo, pero también un buen desempeño académico y laboral. Ese fue el objetivo principal trazado por Paulo Robles Guerrerro, quien en 2010 decidió abrir la escuela Dojang Robles Guerrero que funciona en el Club Atlético Oro Verde y que en 2020 cumplió su primera década de vida.

Arte Marciales 1
Oro Verde: La escuela de arte taekwon-do Dojang Robles Guerrero cumplió 10 años

Oro Verde: La escuela de arte taekwon-do Dojang Robles Guerrero cumplió 10 años

El establecimiento cuenta con 30 alumnos. 15 de ellos forman parte de las categorías formativas o infantiles y el resto entrenan y compiten en el nivel de adultos. Cinco de los mayores asisten desde hace una década. Ellos cumplen un rol determinante a transmitir a sus pares lo aprendido en el plano competitivo, como también par trasladar los conocimientos adquiridos.

“Al Taekwon-do lo tengo conmigo desde los 8 años cuando comencé la práctica de esta disciplina. Corté unos años durante la adolescencia, pero cuando comencé el profesorado de Educación Física tuve en claro que quería vivir de cerca el taekwon-do. Ahí me lo propuso y comencé a gestar la posibilidad de tener mi escuela. Ahí busqué Oro Verde para instalar la escuela”, recordó el instructor Robles Guerrero, en diálogo con Ovación.

“Instalar la escuela en Oro Verde fue por elección considerando la cercanía con esa ciudad y poca oferta de Arte Marcial en el lugar. Pensé que ese sería el espacio adecuado para instalar mi escuela y así fue”, revivió Robles Guerrero.

Arte Marciales
La escuela de arte de Oro Verde cuenta con 30 alumnos

La escuela de arte de Oro Verde cuenta con 30 alumnos

El instructor remarcó que el taekwon-do en practicado por público de distintas generaciones. Y son los mismos alumnos quienes transmiten la llama de este arte marcial. “No somos de hacer mucha publicidades ni difusión, sino que se va formando del boca en boca. Muchas veces los chicos son quienes transmiten el entusiasmo a sus amigos. De esa manera se van sumando muchos compañeros de los colegios. También los padres aconsejan al resto a ensayar esta actividad al ver como repercute el taekwon-do en sus hijos. Hoy en día seremos alrededor de 15 chicos y otros 15 adultos”, destacó.

Esta actividad no es una disciplina popular. Quienes se inclina npor las artes marciales busca cuestiones puntuales. Así lo explicó el instructor. “Al no ser un deporte masivo toda persona que practica taekwon-do busca cosas puntuales. No elige esta actividad simplemente para recrearse ni lograr aptitudes fìsicas, sino que busca otras cuestiones que no están solamente en lo deportivo”, resaltó.

En esta misma línea, profundizó: “El taekwon-do mejora el estado de salud mental y espiritual. No mejora solamente lo físico, sino que mejora la calidad humana. Forma mejores personas. Se prioriza los principios filosóficos (cortesía, Integridad, perseverancia, autocontrol y espíritu indomable). Trabajamos con los valores e inculcamos que para nuestra escuela es prioridad formar chicos con valores”.

Desde hace un mes que la actividad se desarrolla a la distancia y en forma virtual por la emergencia sanitaria por la pandemia de coronavirus. En este contexto se incrementa el entusiasmo de los chicos que capitalizan el tiempo para progresar en la disciplina.

“No es una actividad exclusivamente física. De esta manera y especialmente con los infantiles, que son quienes mas actividades y atención necesitan, realizamos trabajos junto con los padres. Los chicos se van filmando y yo los voy corrigiendo para que mejoren sus formas. Eso se da casi a diario”, señaló.

“Esto sirvió para que los chicos, por ímpetu propio, se pongan a buscar e investigar sobre algunos aspectos que estaban acostumbrados a que uno se los deje servido sobre la mesa. Si bien mi estilo no es darles todo servido, este presente ayudó para que los chicos se pongan a investigar y buscarle la vuelta algunas cosas. De esa manera vamos sobrellevando este momento para que los chicos mantengan el fuego prendido y que no se corte del todo la actividad”, resaltó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario