Ovacion
Miércoles 10 de Abril de 2019

"Nunca pensé que iba a haber tantos chicos"

Nico Pagliaruzza extendió la iniciativa de ayudar a los chicos y llevó las clases al club Banfield en el Pancho Ramírez. "Estaban desesperados por ponerse los guantes", contó luego del primer ensayo.

Nico Pagliaruzza dejó de ser aquel chico golpeado por las adicciones de las épocas oscuras del barrio Lomas del Mirador, allá por el 2013 y 2014. Hoy lleva dos peleas ganadas de manera consecutiva, el viernes obtuvo la segunda y continúa con la iniciativa de trasladar sus conocimientos de boxeo a los chicos del barrio para contagiarlos y acercarlos al deporte.
El sábado 27 de octubre del año pasado comenzó a dar clases en la escuela del Lomas y lo hace todos los sábados de 10 a 12. Y el martes dio otro gran paso al dar la primera clase en el club Banfield del barrio Pancho Ramírez.
"La idea surgió a partir de una amiga de mi hermana y mi mamá que es directiva del club Banfield. Nos ofreció el espacio y no lo dudamos", contó a Ovación el joven nacido el 13 de mayo de 1995 en Paraná.
Su mamá Mónica, una mujer muy reconocida en el barrio por su lucha social y por haber sido parte de la pacificación del barrio, es su gran motivadora.
Por eso Nico salió adelante y tuvo la fortaleza y la capacidad para hacer algo por los demás.
En su presentación en Banfield, junto a su compañero y boxeador Maximiliano Nichea, se vio sorprendido porque no esperaba la cantidad de gurises que se pusieron los guantes anonadados, según confesó, por los accesorios del deporte de los puños.
"La verdad es que los chicos me recibieron muy bien: motivados, entusiasmados y contentos. Fue impresionante, a cada rato se sumaban. Nunca pensé que iba a haber tantos", contó feliz a Ovación el boxeador.
Nico dijo que los chicos estaban "desesperados" por ponerse los guantes y que el más grande tenía 17 años y el más chico, apenas siete.
"Yo llevé todos los elementos como hago en la escuela del Lomas y ahora espero llevar una bolsa, pero para eso tengo que conseguir los soportes", expresó el boxeador que debutó el 17 de marzo de 2018 en el Parque Berduc en la categoría hasta 58 kilos.
Box (2).png

Hoy será la segunda clase y Nico tiene la impresión que serán "muchos más" los chicos que se acerquen.
En tal sentido expresó que este fenómeno de acercarse al boxeo se da "porque a algunos tal vez el fútbol no les llama la atención y al ver los guantes y la bolsa se encuentran con algo nuevo". "Cuando empiezan a practicarlo se nota que se entusiasman", agregó.
La experiencia de las clases en el Lomas le da la certeza de que muchos chicos van a continuar. Al mismo tiempo adelantó que tiene dos alumnos con grandes condiciones. "Hay dos chicos, Brian, de 13 años, y Nico, de 10 años, que tienen unas condiciones enormes. Van a andar rebien", contó sobre los pequeños que entrenan en su barrio de origen. "Tienen mucho entusiasmo y tiran muy bien los golpes", agregó.
Nico aclaró que para entrenar boxeo solo se necesita "ser constante y tener ganas" porque las condiciones físicas se "adquieren" a partir de los entrenamientos.

MÁS PROYECTOS.
Mientras pretende sumar más peleas y cumplir el sueño de ser profesional "algún día", Pagliaruzza contó que firmó un convenio con el Copnaf para dar clases en algunas de las residencias. "Surgió hace un mes. El secretario de Deportes, Bicho Gómez, nos va a dar unos aportes y ahora estamos esperando para arrancar", comentó el boxeador que tendrá un año intenso.

Comentarios