Secciones
Atletismo

Molina: "Todavía no sé dónde están los límites"

Considerado como uno de los mejores del país, el atleta Julián Molina pasó por Paraná y confió que sigue "soñando" con la clasificación a los Juegos Olímpicos. Además quiere seguir superando marcas.

Sábado 11 de Mayo de 2019

Julián Molina volvió a Paraná. Solo un par de días para festejar su cumpleaños. El atleta nacido el 11 de mayo de 1993 hacía mucho tiempo que no pasaba por su ciudad por las exigencias del calendario. Hoy es uno de los mejores del país y su profesionalismo hace que por momentos relegue sus afectos. Radicado en Rosario desde hace cinco años perfeccionó su entrenamiento con Cristian Crobat, del club Atenas, y luego de ganar la Media Maratón Buenos Aires, su nombre ya no pasa inadvertido. Aquella proeza de 2018 lo catapultó y hoy es uno de los pocos profesionales en un deporte sacrificado y poco recompensado como el atletismo.
Una pequeña lesión le dio una tregua en sus entrenamientos y aprovechó para darse una escapada a San Agustín, el barrio que lo vio nacer, el Parque Urquiza y se puso al día con su padre, hermanos y amigos de ruta. En ese derrotero, casi cronometrado, porque no pisaba la capital desde el año pasado, se frenó en el Parque Berduc; en esa pista que en algún momento lo cobijó cuando era impensado que sus piernas llegaran tan lejos. Carismático, sencillo y convencido que no tiene techo habló con UNO y dejó en claro que su sueño es llegar a los Juegos Olímpicos de Tokio. Pero también confió que al tener 26 años tiene mucho recorrido y sino es el año que viene, será en cuatro años.
—¿Cómo definís el año?
—Espectacular porque me salió todo como lo planificamos con el entrenador. Hice una buena base, arranque con Reyes, gané la Internacional con record de circuito, nos fuimos a Sevilla y debutamos en el Maratón. No me fue bien, pero son cosas que pueden pasar, estoy tranquilo porque tengo mi revancha. Luego corrí el Argentino de 10 mil metros llanos y lo pude ganar con mejor marca personal mía, primero en el ranking argentino y nuevo record rosarino. Hace un par de semanas corrí el Nacional en Concepción del Uruguay y perdí el campeonato por centésimas, pero conforme porque siempre estamos peleando. Tuve un debut inesperado en los obstáculos con otro record rosarino en 9'06". Nunca lo había hecho y una semana antes le dije a mi entrenador que tenía ganas de hacerlo, probé y vi con era complicado y así fue. Gané tres medallas para Entre Ríos, oro, plata y bronce. Son muchas carreras en el año y estoy un poco agotado. Ahora vengo con una leve lesión que no es grave, pero me da dos o tres semanas para descansar la cabeza.
—¿Estás en el mejor momento de tu carrera?
—Dicen los atletas de experiencia que a los 30 años o pasando los 30 tenés tu tope, así que sé que estoy para dar mucho más. Estoy entrenando muy bien y conforme de hacerlo como profesional porque se puede seguir progresando. Cuando entreno y me va bien, el equipo de federados también lo hace. Que mi club tenga nuevas marcas personales incentiva para que el grupo siga ayudando.
—¿Julián Molina no tiene techo?
—Ojalá porque hoy esto es un trabajo para mí. Mis piernas me están dando de comer y no es fácil en la Argentina vivir del atletismo. Hoy lo estoy haciendo y son muy pocos. Te puedo nombrar a Federico Bruno, Fabián Manrique, el Colo Mastromarino.
—A propósito de Federico ¿Cómo fue destronar a semejante atleta en su casa en el Maratón de Reyes?
—No sé si destronar porque suena feo. Le gané como un atleta, como se debe, corriendo fuerte, con cambios de ritmo y con estrategias de carrera. No fue ganarle a él, sino ver las condiciones que tengo y un record de circuito en Reyes fue una locura. Correr 29'31" en ese circuito...es tremendo. El año que viene lo van a querer aniquilar. Pero bueno me voy a preparar para estar en buena forma y voy a querer bajar mi tiempo.
—¿El sueño siguen siendo los Juegos Olímpicos 2020?
—Sí, y Dios quiera y las condiciones nos acompañen. Tengo muchas ganas de volver a Sevilla por mi revancha y haré una nueva preparación en la altura. Mi iré un mes a Cachi que es la ciudad donde van todos los atletas cuando estás en tu mejor momento. Como se dice vas a Cachi a afinar la máquina. Cachi no hace magia, entrenar en la altura no hace magia. He visto muchos corredores que han bajado y no les han salido bien las cosas. Eso que le quede claro al atleta. A veces se puede correr fuerte entrenando abajo. Sirve para ir a afinar detalles para un Sudamericano o Panamericano.
—En Sevilla tenés que bajar las 2 horas y 16 y a partir de allí esperar el ranking para clasificar a los Juegos.
—Es la marca mínima que pide la Argentina. Después hay que estar rankeado a nivel Mundial. Es difícil la situación, pero hay que seguir soñando y tirando para adelante. Ojalá que se de y sino es en el 2020 será en el 2024
—Con 26 años y con tu potencial, ¿Considerás que tenés al menos tres Juegos por delante?
—Sí, la preparación es muy dura y no me costó mucho. Lo asimilé normalmente. Pasar 200 kilómetros semanales es algo que hasta yo me sorprendí. Porque no es fácil y siempre aparece una molestia o una lesión y estoy muy contento de poder preparar la maratón del año que viene.
—¿Qué dice tu familia de este Julián Molina que hasta los 19 jugaba al fútbol en Peñarol y hoy es para muchos el mejor atleta del país?
—Y mi viejo mucho no entiende, ja. Cuando volví de ganar en Mar del Plata no estaba ni enterado porque obvio no entiende de marcas. Pero están muy orgullosos y contentos de lo que estoy haciendo. Si ellos están contentos, voy a estar feliz.
—¿Qué te pasas cuando volvés a Paraná?
—Siempre trato de tener algunos días cuando estoy de descanso o cuando alguna lesión o molestia que mi entrenador me dice bueno relajate de manera activa, aprovecho y me vengo. No me puedo achanchar porque soy de comer mucho, así que acá hago bicicleta. Volver a la ciudad es muy lindo, cruzarse y andar por el barrio y que la gente te mire y te diga: "sos o no sos Julián", es muy lindo. Me pasó con mi vecina que tiene 86 años. Cuando me vio me dio un fuerte abrazo y se puso muy contenta. No he visto a mi ahijada o mi madrina porque tengo un calendario a full. Este año no vine a las fiestas por los compromisos y las bases para los Juegos Olímpicos.
—¿Que buscás en lo que resta del año?
—Se viene otro campeonato de cross country. El año pasado quedé subcampeón y tengo el Sudamericano en Paraguay de mediamaratón. Y después lo vamos a charlar con mi entrenador a ver que hacemos. Si hay alguna carrera de calle lo veremos. Quiero recuperarme bien y por lo pronto voy por eso.
—¿Te alcanza hoy con tus sponsor o seguís con tus emprendimientos?
—Si bien tengo mis sponsor continúo con mis emprendimientos. Vendo empanadas, geles Gu para los que se preparan para maratón. Todo con el apoyo de mi novia y su familia que me dan la mano el día a día cuando estoy bajoneado o no me sale un entrenamiento. Son los que están. Hay que tirar para adelante y progresar. Cuando uno se queda sin laburo y más ahora que está difícil, no hay que amargarse porque la vida no se termina.
—¿Vas a seguir haciendo historia?
—Lo hice en la media de Buenos Aires y en los 10.000, pero todos soñamos y todavía no se adonde están los límites así que le voy a seguir dando para adelante.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario