#LaSelfie
Sábado 11 de Mayo de 2019

Martín de León

Martín de León nació el 13 de abril de 1970 en Paraná. A los 8 años comenzó a jugar al fútbol en Patronato. Lo hizo hasta los 23 años en el Rojinegro.

—¿De qué equipo sos hincha?
—De chico un tío me hizo hincha de River. Y después cuando empecé en inferiores en Patronato era la típica doble camiseta. Cuando empecé a trabajar en fútbol dejé el fanatismo y la doble camiseta era Patronato y el equipo donde trabajaba. Y a los 25 o 30 ya soy hincha de Patronato.
—¿Un club?
—Patronato, es como el patio de mi casa, porque desde los 8 años voy a Patronato o a jugar o a hacer que jueguen.
—¿Un triunfo?
—Un 4 a 0 en cancha de Paraná cuando le ganamos a Sportivo Urquiza. En el 92. Debe haber sido el mejor partido que recuerdo haber jugado. Y como DT fue una alegría el 5 a 0 a Boca con la Reserva de Patronato. Porque veníamos de perder 7 a 1 con Talleres.
—¿Un equipo?
—Dos: el equipo de la 87 de pibes de la Secundaria en Don Bosco y el equipo de Patronato que ascendió a Primera.
—¿Un jugador con el que compartiste vestuario?
—Dos: Marcelo Martínez y Gustavo Heinze. Compartimos vestuario en Patronato en los 90 y nos hicimos amigos hasta el día de hoy.
—¿Un técnico?
—Siempre me identifiqué con el Flaco Menotti por cómo defiende el juego y por cómo defendía al futbolista.
—¿Una cancha?
—Conozco muchas canchas, hasta de Europa, pero la cancha que me impresiona es la de Racing, no sé si por la forma o qué. Pero me encanta.
—¿Cuál fue el gol que más gritaste?
—Dos: el segundo de Diego a los ingleses y el otro el de Marcos Minetti a Santamarina que nos permitió ir a los penales para ascender a Primera.
—¿A qué jugador te gustaría dirigir?
—Me gustaría ver a muchos pibes de estos que dirigí jugar y sostenerse en Primera.
—¿Cuál es tu top five de deportistas argentinos?
—Maradona, Ginóbili, Messi, Vilas y Fangio.
—¿Y tres del mundo?
—Jordan, Federer y Javier Sotomayor, el recordman de salto en alto cubano que tuve la suerte de ver donde entrenaba y no se puede creer que el tipo saltara un arco, porque el record es 2,45 metros, entrando en ese lugar. Una locura.
—¿Cuál fue tu primer sueldo y en qué lo gastaste?
—Recuerdo las primeras changas en la carnicería de mi abuelo y mi tío me daba unos buenos mangos los jueves y los sábados y esa plata la usaba para salir, ja.
—¿A qué cosas le tenés miedo?
—De las pocas cosas a las que le tengo miedo, es a que le pase algo a mis hijos. O p or inseguridad o por salud.
—¿Qué cosas te sacan?
—Esta cíclica y repetitiva crisis económica que tiene el país me hacen calentar. Pero lo que más me hace calentar es que los encargados de administrar esta crisis sigan aumentándose los sueldos cobrando las dietas. El pueblo se ajusta, pero ellos, no.
—¿Cuál fue tu peor compra?
—El año pasado fui a visitar a mi hermana a México y mi cuñado me recomendó comprar unos celulares. Compré dos, uno para mi hija y otro para mí. Eran como una réplica, duraron 15 minutos.
—¿Una comida?
—Tres: el pastel de carne de mi vieja Dora, el hígado a la cebolla de ella y una milhojas de papas.
—¿Un postre?
—El flan de huevo de mi vieja y en mi departamento nunca falta una Tita.
—¿Una bebida?
—La cerveza.
—¿Qué música escuchás?
—Escucho de todo, pero me quedo con el rock Nacional.
—¿Una película o serie?
—La Sociedad de los Poetas Muertos, El Lado Oscuro del Corazón, pero si estoy haciendo zaping y están dando Volver al Futuro, la miro.
—¿Un viaje?
—A Cuba en el 92. Fui a hacer un posgrado de entrenamiento y la pasamos muy bien por lo que conocimos, lo que estudiamos, por el grupo. Disfruté muchísimo de ese viaje con el grupo de profesores que nos habíamos recibido.
—¿Una ciudad?
—Paraná.
—¿Un lugar para vivir?
—Paraná porque además de ser una linda ciudad están mis hijos, mi familia y mis amigos. Sino un lugar tranqui, cálido y con mar.
—¿Un barrio?
—El barrio de mi infancia en Villa Sarmiento entre Soler y Sudámerica. Había campitos por todos lados, baldíos para trepar árboles. En ese momento era una barrio ideal para la infancia.
—¿Un hombre?
—Ghandi porque protestaba y peleaba por los derechos sin violencia.
—¿Una mujer?
—Mi vieja, un ejemplo. Crió casi sola a cinco hijos, nos dio ejemplo de honestidad y trabajo y nos enseñó el amor por los hermanos y a creer en la libertad.
—¿Cuál es el contacto más groso que tenés en el celular?
—Ja, de grosos son mis hijos. Por fama o por cholulo te digo Gabriel Heinze o Fernando Signorini y después tengo un contacto de gente grosa que es Suma de Voluntades. Por ejemplo el de Anabella, una de las encargadas. Esa gente lo que hace es muy groso.
—¿Cuántos grupos de whatsapp tenés y cuál es el mejor?
—Tengo seis o siete y el mejor es La Gloriosa 87, los pibes de la secundaria.
—¿Con quién te gustaría tener una selfie y en dónde?
—Con mi viejo en cualquier cancha importante de fútbol del mundo viendo cualquier partido importante de fútbol. Yo heredé la pasión por el fútbol de él.




La Selfie recargada

—¿A quién te gustaría meterle un caño y decirle oleee?
—Ahora estamos por hacer el picado despedida y me gustaría hacerle un caño al Profe Paoloni. Siempre jugamos en contra y nos tiramos caños.
—¿Qué te hubiese gustado ser de no haber sido lo que sos?
—Sin renegar de lo que soy porque soy un bendecido de vivir de lo que me gusta, hubiese sido relator de fútbol. Me pasé la infancia jugando a inventar partidos y metiendo el relato.
—¿Con quién no te sentarías a tomar un café?
—No se me ocurre.
—¿A quién le sacás la roja?
—Echaría a mucha gente que desde los lugares de poder se aprovecha de los más vulnerables.
—¿Qué camiseta nunca te pondrías?
—La camiseta del equipo de los Casados me parece que no me la pongo más.
—¿Cuál fue el peor partido de tu vida?
—Te la relaciono con la vida, El fracaso de mi matrimonio fue el peor partido. Fue el mayor dolor, en una buena vida. Fue un dolor grande.


El jugador, profe y DT con una vida en Patronato

Martín de León nació el 13 de abril de 1970 en Paraná. A los 8 años comenzó a jugar al fútbol en Patronato. Lo hizo hasta los 23 años en el Rojinegro. Y luego jugó un año más en Liga Paranaense con Belgrano. Profesor de Educación Física y Directo Técnico comenzó a trabajar en Patronato cuando se retiró. En 1993 fue asistente de Juan Echecopar y 1994 en el equipo de Liga. En 1998 volvió a Patronato para trabajar como preparador físico en el equipo de Marcelo Fuentes. Luego siguió con Marcelo en la CAI, Villa Mitre, Luján de Cuyo, San Martín de Mendoza y Brown de Madryn. En 2005 fue técnico de Estudiantes de San Luis en el Argentino A en lo que fue su primera experiencia solo. En 2008 regresó a Paraná para trabajar en Cultural de Crespo como DT. En junio de ese año volvió al Rojinegro que había ascendido al Argentino A para trabajar con Darío Tempesta. Desde ese día hasta la fecha está en el club. En ese proceso fue parte del ciclo más exitoso del club. Fue DT interino en dos partidos. Ante Sarmiento en la B Nacional y ante San Lorenzo en Primera. En 2015 comenzó a dirigir Reserva y ahora es el coordinador de las divisiones formativas.

Comentarios