Secciones
Ovacion

Maradona recuperó una joya entrerriana

En su último partido en la conducción técnica de Gimnasia, Pelusa le dio espacio a Eric Ramírez. El delantero concordiense aprovechó su oportunidad y se ganó un lugar en el 11 inicial del Lobo

Jueves 21 de Noviembre de 2019

La salida de Diego Armando Maradona de la conducción técnica de Gimnasia La Plata golpeó duro en el hincha Tripero. El ciclo de Pelusa en el Bosque platense duró apenas 75 días. Sus números no fueron positivos. Con el Diez en el banco de suplentes el Lobo sumó 9 unidades sobre 24. El equipo no logró salir en ningún momento de los puestos de descenso. Tampoco pudo despegar del último escalón en la tabla de los promedios. Asimismo, la presencia del Diez elevó el optimismo del Pueblo Mensana, que no perdió jamás la esperanza de conservar su plaza en la Superliga Argentina de Fútbol.

Pero la presencia de Maradona en el banco de suplentes de Fútbol Gimnasia no solamente elevó la esperanza del hincha, sino también la de los jugadores. Y uno de los que capitalizaron su oportunidad en el ciclo del ahora ex-DT Tripero fue Eric Ramírez.

Diego apostó por el concordiense en el último encuentro que dirigió al Lobo. El delantero, que durante todo 2019 no había gozado de espacio, le devolvió la confianza con una soberbia performance ante Aldosivi de Mar del Plata. Se despachó con un gol y generó la infracción que desencadenó en el penal que aseguró el festejo Tripero en La Feliz.

Embed
Embed

“Cuando me informaron que iba a jugar pensé “o te subís al tren o lo dejás pasar”. Me subí porque era la posibilidad que tenía”, rememoró el atacante, en diálogo telefónico con Ovación. Ramírez era considerado una de las joyas de las categorías formativas del conjunto de la Ciudad de las Diagonales. Se sumó a las inferiores Mensana cuando tenía 16 años. Tras superar dos pruebas el atacante, que en la Capital del citrus defendió los colores de Salto Grande, se trasladó hacia la capital bonaerense.

“La ciudad me gustó de entrada porque es linda y en La Plata hay muchos lugares para despejar la cabeza. Al principio me costó adaptarme en cuanto a la ubicación porque las calles no llevan nombres, sino números. Pero le agarré la mano con el correr de los años”, rememoró el concordiense.

Dos años después de su llegada a Gimnasia tuvo su bautismo en Primera División. El 29 de marzo de 2015 Pedro Troglio, entrenador por ese entonces del Mensana, ordenó su ingreso a los 77 minutos en reemplazo de Antonio Medina. La jornada no fue redonda para Eric. La victoria quedó en manos de River, que derrotó 3 a 2 al Lobo, en el Bosque.

A mediados de 2018 fue cedido a préstamo a Quilmes. Con la camiseta del Cervecero apenas disputó ocho encuentros para la Primera B Nacional (denominado actualmente La Nueva Nacional).

Retornó a La Plata, pero no estuvo en la consideración de Pedro Troglio ni de Darío Ortiz. Entrenó con el plantel de Reserva, donde compartió jornadas de trabajo junto a Agustín, su hermano menor, quien debutó en la elite en el último juego de la temporada pasada de la Superliga. Hasta que el mayor de los Ramírez recibió el llamado esperado. Maradona lo promovió nuevamente a Primera. Eric volvió a mostrar sus condiciones en un encuentro por los porotos.

“Estaba en Reserva y después del clásico ante Estudiantes me subieron porque habían informado a (Horacio) Tijanovich que lo suspendieron dos fechas. Tenía otro extremo derecho, pero Diego confió en mí y no lo defraudé”, infló el pecho. La confianza que recibió de parte de Pelusa fue importante para que Eric exhibiera sus cualidades con total tranquilidad. “Me dijo que esté tranquilo, que era la posibilidad de hacer lo que me gusta y lo que esperé desde su llegada. Ahí sabía que tenía la chance de jugar 45 minutos para demostrar mis condiciones y así lo hice. Cuando comencé el segundo tiempo sabía que estaba la posibilidad de salir cuando el DT movía el banco”.

Al momento de describir al ahora su exentrenador, indicó: “Me sorprendió su presencia. Nunca lo había tenido tan cerca y es impresionante porque es único. Las historias que nos contó. Pero más que nada me sorprendió la presencia.

Además es muy motivador. Eso nos ayudó muchísimo”, resaltó. Su regreso al primer equipo se produjo en un encuentro que Gimnasia protagonizó ante un rival directo en la permanencia. “Era un partido de seis puntos. Era un partido muy importante que sacamos adelante muy bien y le descontamos a los de arriba, que habían perdido anteriormente”, describió. “Por suerte se dio, el partido fue soñado. Jugué bien y aparte se me dio el gol, que lo venía buscando desde que debuté en Primera”, agregó.

Ramírez recibió la ovación del hincha cuando fue reemplazado a los 74’ por Fabián Mussis. También las felicitaciones llegaron de su círculo íntimo. Él mismo, en su interior, supo que no dejó escapar la oportunidad que se le presentó. Pero también entiende que ahora es momento de defender la posición que se ganó. “Mi meta ahora es terminar jugando estos tres partidos que restan hasta el receso y que son fundamentales porque enfrentaremos a rivales directos. Quiero terminar en el equipo en la primera parte del campeonato. Después el año que viene veremos cómo viene la mano”, cerró.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario