Ovación
Sábado 28 de Julio de 2018

Manu Ginóbili cumple 41 años y aún se desconoce su futuro

El bahiense está de vacaciones con su familia en Vancouver mientras San Antonio espera su respuesta para saber si seguirá un año más jugando en la NBA.

Emanuel Ginóbili trasciende fronteras. Es argentino, en Estados Unidos lo aman y en el resto del mundo es respetado por mucho más que su calidad como deportista. Nunca se escuchó a nadie hablar mal de quien hoy festeja sus 41 años. Mientras él sopla las velitas, los amantes del básquet se preguntan si continuará o no jugando profesionalmente.

Durante los últimos 365 días, el argentino pasó a tener un apodo inesperado que probablemente nunca haya imaginado. Ginóbili se transformó en El Pibe de 40, en alusión a su vigencia en el deporte de élite, a pesar de su avanzada edad. Pero un 28 de julio de 1977 llegaba a este mundo, por lo que ahora pasó a ser El Pibe de 41. Probablemente sea el único deportista cuyo apodo se actualiza todos los años.

El basquetbolista de Bahía Blanca tiene un físico privilegiado que le permitió meterse de lleno en el ranking de jugadores más viejos que jugaron en la máxima competencia de este deporte, la NBA. Incluso, si Ginóbili decidiera continuar jugando una temporada más en Estados Unidos, estaría entre los diez jugadores más grandes.

Esa tabla la lidera Nat Hickey, que tenía 45 años cuando se retiró. Lo siguen Kevin Willis (44), Robert Parish (43), Dikembe Mutombo (42) y Kareem Abdul-Jabbar (42). Mientras que Manu Ginóbili podrá alcanzar y superar a los que siguen, que abandonaron su carrera a los 41: Bob Cousy, Herb Williams, John Stockton y Charles Jones.

Embed


Hace casi 23 años debutaba en la Liga Nacional de Básquet. Para dar ese paso, quizás el primero de gran importancia en su carrera, tuvo que alejarse de su familia. Dejó Bahía Blanca y viajó a La Rioja para sumarse al Club Andino. Su primer año en la máxima categoría nacional fue tan bueno que lo eligieron como el mejor debutante de la LNB.

La mayoría de los deportistas vuelve a jugar a su ciudad natal para dar cierre a su carrera, pero el caso de El Pibe de 41 paradójicamente fue inverso: regresó a Bahía Blanca para dar el salto definitivo. Jugó dos temporadas en el Estudiantes bahiense hasta que dejó el país para emprender su viaje a Italia, donde jugó en Viola Reggio Calabria y en el Kinder Bolonia. En este último, sumó dos Copas de Italia (2001 y 2002), una liga italiana (2001) y una Euroliga (2001).

Embed


Su paso por el básquet italiano fue tan bueno que no necesitó recalar en otro equipo europeo antes de pasar a la NBA. La historia es conocida: 16 temporadas consecutivas, logrando cuatro títulos y un subcampeonato. La estadística dice que, junto al francés Tony Parker, es uno de los dos basquetbolistas en actividad con más títulos y tiene apenas dos anillos menos que el mítico Michael Jordan, que logró seis con los Chicago Bulls.

Su historia con la Selección argentina merece tantos capítulos como su paso por la NBA y probablemente explique por qué para muchos es el mejor deportista argentino de todos los tiempos. Logró que la Albiceleste se quedara con la Medalla de Oro en un Juego Olímpico por primera vez en la historia, en aquella recordada edición de Atenas 2004. Manu también fue parte del equipo subcampeón del Mundial de Estados Unidos 2002.

Comentarios