Futsal

Lucas Salvarini cumplirá el sueño junto a un amigo

En 2020 Lucas Salvarini emigró a Colombia para jugar la Liga Profesional BetPlay de futsal. La pandemia postergó el desafío. Dos años después regresó a Quindío. Llegó acompañado por Joaquín Grillo.

Miércoles 31 de Agosto de 2022

A inicios de 2020 Lucas Salvarini cristalizó uno de los sueños que proyectó cuando inició su vida deportiva. El salonista que se formó en José Hernández se transformó en un atleta profesional luego de superar una prueba en los Tigres de Quindío, equipo que compite en la Liga Profesional BetPlay de Futsal. El escenario sanitario mundial de ese entonces provocado por la pandemia de Covid 19 modificó los planes

Tras quedar dos meses varado en la localidad colombiana de Armenia regresó al país. Una vez habilitada las competencias oficiales enfocó toda la energía en el torneo de la Asociación Paranaense de Futsal (APFS). Defendió la camiseta del Verdinegro en los certámenes domésticos y en los torneos regionales y nacionales. También compitió en los Argentinos de Selecciones representando al combinado de la capital entrerriana.

En ningún momento Lucas perdió la esperanza de recibir un nuevo llamado del país cafetero. La ilusión por ingresar en el ámbito rentado estuvo latente. De esa manera el deseo mutó para transformarse en un objetivo. Esa meta fue alcanzada. El 21 de agosto Salvarini arribó a Colombia para sumarse una vez más a los Tigres. En esta ocasión llegó juntó a Joaquín Grillo, uno de los amigos que la disciplina, y José Hernández, le regaló.

“Cuando regrese al país en plena pandemia el dueño del equipo me aseguró que iba a tener una nueva oportunidad. Ya había superado la prueba y estaba listo para competir, pero la pandemia no me permitió jugar. Un tiempo atrás se comunicaron conmigo para ofrecerme jugar en Quindío. Ahí me enviaron el pasaje aéreo”, relató Lucas, en diálogo telefónico con Ovación desde Armenia.

Salva describió esta oportunidad como una revancha personal. “La expectativa por volver estuvo siempre”, aseveró. “Por algo se presentó la primera oportunidad. Estuve esperando el llamado. Quería una revancha”, subrayó.

Lucas indicó que la puerta al profesionalismo se abrió nuevamente porque en todo momento orientó la mirada hacia ese horizonte. “Era un deseo que poco a poco se transformó en un objetivo a mediano plazo. Sabía que en cualquier momento se iba a presentar una nueva oportunidad. Lo busqué”.

En dos años el salonista más ganador de José Hernández visualizó grandes cambios en la estructura de los Tigres. “El club creció mucho en su estructura. En 2020 estuvo alojado en la pensión del club. Ahora estamos en un departamento muy lindo. Estamos de la mejor manera”, narró.

Liga Profesional BetPlay comenzará el próximo sábado. Los Tigres deberán trasladarse hacia Manizales, donde enfrentará a Universidad. Lucas y Joaquín Grillo realizaron los trámites administrativos para estar a disposición del capítulo inicial.

“Estoy para jugar si me toca el fin de semana. Desde que llegué a Colombia hemos entrenado fuerte. No me siento menor que nadie. Hice pie en la cancha, jugué bien y hasta me tocó convertir goles”, chapeó Salva

La Liga colombiana tiene diferencias en relación a las competencias que afrontó en territorio nacional. “Es un futsal muy intenso, explosivo al cien por ciento. Estamos entrenando una defensa zonal. Es un sistema que implementamos en José Hernández. Cuando nos dijeron que íbamos a defender en zona sonreímos con Joaco (Grillo) porque sabíamos como implementarlo”.

Vivir esta experiencia con un amigo tiene un sabor especial. “Hemos compartido muchos torneos nacionales, también jugamos juntos en la selección . Esta experiencia es algo soñado. No estamos solos en Colombia. Eso nos da un plus, mayor fuerza. La familia está lejos y ahora podemos compartir un mate, hablar. El tiempo libre es más agradable”, cerró.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario