Secciones
Ovacion

Lucas Márquez: "Tenía la necesidad de un cambio de aire"

Después de 20 años el defensor dejó de vestir la camiseta de Patronato. A mediados de 2018 se mudó a Mendoza, donde se sumó al plantel de Gimnasia en el torneo de la Primera B Nacional.

Miércoles 26 de Diciembre de 2018

Durante 20 años Lucas Márquez realizó el mismo recorrido. Desde su casa cargaba el bolso para trasladarse al Club Atlético Patronato de la Juventud Católica. En el elenco de barrio Villa Sarmiento realizó inferiores. Compitió en todos los niveles de la Liga Paranaense de Fútbol (LPF). Se sumó al equipo que disputó los torneos organizados por el Consejo Federal. Ingresó en la historia al saltar desde el amateurismo al profesionalismo.
Rafa es uno de los referentes de la historia contemporánea. Fue uno de los futbolistas que lograron cumplir el sueño de tener su bautismo en el máximo nivel con la camiseta del cual es hincha. Pero a mediados de 2018 su ciclo en el Santo concluyó. Juan Pablo Pumpido, entrenador por ese entonces de Patronato, incluyó al defensor en una lista de prescindibles. Ahí Márquez armó sus bolsos y buscó nuevos horizontes.

Nota Relacionada: Lucas Márquez se mudó a Mendoza

Lucas bajó un escalón. Volvió a competir en el fútbol de ascenso. No dudó en aceptar la oferta que recibió de parte de la dirigencia de Gimnasia y Esgrima de Mendoza, elenco que había retornado meses atrás a la B Nacional. "Tenía la necesidad de un cambio de aire", aseveró Márquez en su visita a la Redacción de UNO.
"Me costó los primeros días, pero venía pensando hace bastante y tenía la intención de irme de Patronato. Tenía la necesidad de tener un cambio de aire, de salir un poco de Patronato. Al estar tanto tiempo en el club tomé como un hábito ir a mi otra casa y sentía que no me hacía bien. Había hablado con mi familia que tenía la intención de irme y gracias a Dios se dio. No fue en la forma que quería, pero me adapté bastante rápido en Mendoza", agregó.
Márquez 2.jpg

—¿Te encontrabas en una situación de confort?
—Sin pensarlo lo viví de esa manera y en algún momento lo sentía. El irme hizo que me valoren distinto y lo necesitaba para sentirme importante. Y en este club lo conseguí y me siento muy bien.
—¿Pensás que el cambio llegó en un momento de madurez?
— Puede ser que sí. Lo venía pensando desde hace bastante y el cambio me vino muy bien. Si fue tarde o temprano, no lo sé. Solo sé que encontré un lugar donde me asenté bien, me sentí importante y me siento muy valorado, que era lo que me hacía falta.
—Estabas buscando continuidad y lo encontraste en Gimnasia.
—Eso es muy importante porque en esta categoría es muy difícil agarrar continuidad. Estuve muy bien físicamente y solo fuimos tres jugadores que tuvimos la posibilidad de disputar todos los partidos. Fue muy bueno agarrar continuidad y sentirme importante. Tuvimos muchas lesiones en este semestre y no haber sufrido ninguna me dejó tranquilo y con la sensación de estar haciendo bien las cosas, tanto adentro como afuera del club. Siempre digo que tengo que seguir mejorando para estar bien, pero también para lo que viene.
—La continuidad la encontraste en una posición donde habías jugado poco.
—Cuando me informaron que no me iban a tener en cuenta le transmití a mi representante que quería jugar un torneo de central. Sentía que me iba a ir muy bien y de hecho lo estoy sintiendo. Siempre hay cosas por mejorar, pero lo importante es que jugué todos los minutos, rendí, me sentí muy bien. Ahora hay que pensar lo que viene, mejorar el torneo que estamos haciendo y en pelear por algo importante.
—¿Qué te llevó a pedir jugar de central?
—Siempre tuve la idea de jugar de central. Me gusta de lateral porque me permite pasar al ataque y poder terminar en el área con un centro. Tuve un presentimiento y muchas ganas de jugar de central. Me sentía con la necesidad de sentirme firme en la marca y de central tenía la sensación de que lo podía hacer mejor que de lateral, y lo estoy haciendo. Tuve un buen semestre, pero tengo que seguir mejorando tanto para este año, como para lo que puede llegar a venir.

Superado.
Durante varios años Lucas debió convivir con una lesión crónica. En octubre de 2015 comenzó a padecer una pubalgia que lo tuvo a mal traer. La misma se originó a meses de experimentar una sus mayores alegrías con la camiseta de Patronato. Por eso le costó asimilar la molestia. "Sentía que me costaba girar, me costaba arrancar, tirar un centro o dar un pase por el dolor que sentía, pero también me costaba salir del equipo. Estábamos bien en el torneo, pero terminó entrando Dieguito Martínez y me enfoqué en recuperarme. Tampoco quería transmitir la sensación del dolor porque no quería salir del banco de suplentes. Me costó mucho porque quería estar en la pelea del ascenso, pero estuve del lado de afuera y también me sentí importante", recordó Rafa.
Márquez 3.jpg

Ese inconveniente físico continuó aquejando durante varios meses. "Tuve una molestia con la que conviví mucho tiempo. Durante la madrugada me levantaba en un par de oportunidades con dolor hasta hace muy poco", indicó.
En Mendoza encontró, inesperadamente, el remedio para solucionar la patología. "Visité un osteópata que me prohibió lácteos, café y todo alimento que inflame los intestinos. Eso me ayudó mucho. Hasta el día de hoy no sentí dolor, pero cuando como mal, siento la molestia. Ahora trato de cuidarme en la alimentación. Vengo muy bien en ese aspecto y no quiero volver a pasar por lo que pasé".

Como un hincha.
A la distancia Márquez sufre por el presente de Patronato, pero no pierde la esperanza de que el equipo conserve la plaza en la Superliga. "Desde afuera lo sufro mucho más", aseguró. "Está difícil la situación, pero lo bueno es que los que están en la misma pelea tampoco ganan. De esa manera le da la posibilidad de, ganando dos o tres partidos, se pueda despegar. Más allá de que es difícil tengo la esperanza de que nos salvemos, porque lo vivo como un hincha más y tengo la esperanza de que así sea. En el torneo ya no compite contra los mismos equipos que peleábamos el año pasado. Es otra rivalidad, pero esos equipos tampoco ganan", concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});