Fútbol infantil
Lunes 04 de Diciembre de 2017

Los mejores adentro y afuera de la cancha

La 2008 de Naranjitos se clasificó campeón en Concepción del Uruguay con gran juego y comportamiento.

Fueron el comentario del torneo por lo vistoso y efectivo de su juego, pero también por el comportamiento dentro y fuera de la cancha. Como si fuera poco tuvieron en de Nicolás Zappala los premios al goleador del certamen y el jugador destacado. Como si fuera poco también registraron valla menos vencida. La categoría 2008 de Naranjitos en representación de la Liga Paranaense de Fútbol, se adjudicó el Torneo Entrerriano de la categoría desarrollado días pasados en Concepción del Uruguay.

El paso de el representativo capitalino fue arrollador de principio a fin de la competencia que contó con la intervención de 24 equipos de distintos lugares del territorio entrerriano.

En la fase clasificatoria venció sucesivamente a 2 a 0 a Rivadavia de Concepción del Uruguay; 6 a 0 a Ramsar de Basavilbaso y 2 a 0 a Libertad de Gualeguay. En cuartos de final: 1 a 1 (5 a 4 penales) a Comercio de La Paz; en semifinales 1 a 0 a Ferro de Concordia y en la finalísima 1 a 0 a Gimnasia y Esgrima de Concepción del Uruguay.

Los números del campeón entrerriano fueron sencillamente contundentes: 13 goles a favor y 1 en contra. Los mismos avalan la superioridad de la Naranja Mecánica.

Los integrantes de la delegación fueron: Hourthane Agustín , Tolosa Mateo (arqueros); Bustamante Thiago,Cian Jeremías,Mariani Mirko, Tessore Tiziano,Barrios Gaspar, Frate Agustín, Garzón Vladimir (defensores); Balducci Mateo, Rosset Vladimir, Aguilar Gaspar Minni Gaspar ,Zappala Nicolás (volantes); Díaz Ticiano, Rojas Damián, Ceola Ariel (delanteros).

Del cuerpo técnico fueron parte: Rueda Rubén, Díaz Marcelo, Balducci. La delegada: Díaz Virginia.

Hubo festejos en el escenario de juego y que se trasladaron en el trayecto hacia Paraná.

La consagración de Naranjitos –poco reconocida desde los ámbitos de la Liga Paranaense–no es obra de la casualidad, sino una consecuencia casi lógica de un política deportiva marcada por la dedicación y entrenamiento semanal. También por el inculcar permanentemente una conducta que se debe respetar tanto dentro como fuera del terreno de juego.

Naranjitos cierra un 2017 con la alegría de la conquista de un campeonato más y el desafío de seguir con la formación de jugadores y buenas personas.

Comentarios