Ovacion
Domingo 27 de Mayo de 2018

Los argentinos empezaron Roland Garros con el pie derecho

El tenis argentino empezó el segundo Grand Slam del año con dos victorias en dos partidos, gracias a Federico Delbonis y Guido Andreozzi.

El tenis argentino, que continúa conteniendo la respiración a la espera de saber si Juan Martín Del Potro puede finalmente participar por una lesión en un aductor, empezó en Roland Garros con dos victorias en dos partidos, gracias a Federico Delbonis y Guido Andreozzi.

Fue por lo tanto un buen domingo de apertura para los representantes albicelestes, antes de que el lunes entren en acción Diego Schwartzman, Horacio Zeballos y Guido Pella.

El primer triunfo argentino en la arcilla parisina lo consiguió además un hombre que nunca había logrado ganar un encuentro en el cuadro principal de un Grand Slam, Guido Andreozzi, acostumbrado a una segunda fila, la de la competición Challenger, la segunda división del circuito de tenis.

Tras entrar por primera vez en el cuadro de Roland Garros desde la fase de clasificación, Andreozzi (109º del mundo) se impuso en primera ronda al estadounidense Taylor Fritz (70º) por 6-7 (4/7), 6-3, 3-6, 6-2 y 6-3.

A sus 26 años, el tenista bonaerense debutaba en el cuadro principal de Roland Garros y logró su primer triunfo en un torneo grande, después de haber caído dos veces en la primera ronda en el Abierto de Estados Unidos (2012, 2016).

En la siguiente ronda, Andreozzi tendrá como rival a un veterano, el español Fernando Verdasco (35º del mundo), que también jugó un partido de cinco sets este domingo, en su caso contra el japonés Yoshihito Nishioka (258º) por 6-7 (4/7), 6-4, 6-3, 6-7 (3/7) y 7-5.

Duelo sudamericano

Poco después llegó otra alegría para el tenis argentino, con la victoria de Federico Delbonis (66º) sobre el brasileño Thomaz Bellucci (269º) por 6-1, 6-3, 3-6 y 6-1.

Delbonis, de 27 años y número 66 del mundo, se enfrentará en el siguiente partido al español Pablo Carreño, undécimo del ranking ATP, que también se clasificó este domingo.

El tenista argentino, el hombre que dio en 2016 el punto de la victoria a su país en la Copa Davis en la final de Croacia, rompió su particular maldición de Roland Garros, un torneo donde sólo había superado la primera ronda en su primera participación, en 2013. En las cuatro ediciones siguientes, de 2014 a 2017, había quedado fuera ya en su primer partido.

Ante Carreño buscará superar la segunda ronda, con lo que igualaría ya su mejor actuación en un Grand Slam, la tercera ronda que alcanzó en el Abierto de Australia de 2016.

Un buen balance para el primer dia en un Roland Garros donde persiste la gran duda de Del Potro, que llegó lesionado a París y que se mantiene en duda, según él mismo explicó el sábado en una conferencia de prensa en la capital francesa.