Secciones
Ovacion

Listas para salir a la cancha

Tatiana Petersen, Ana Centurión, Candela Garcilano y Oriana López se recibieron de árbitros y sueñan con llegar lejos.

Miércoles 04 de Diciembre de 2019

La profesión más cuestionada del mundo del fútbol también abrió sus puertas a la rama Femenina, y la Liga Paranaense no fue la excepción, ya que en la temporada cuatro mujeres lograron culminar con el curso de árbitro que comenzó en 2018 a cargo de César Gallegos y continuó con Esteban Ruarte. Tatiana Petersen, Ana Centurión, Candela Garcilano y Oriana López marcaron un antes y un después en la capital entrerriana. Es la primera vez que un grupo de mujeres logra culminar el cursado de las materias. En la pasada temporada lo había hecho Florencia Botto, hoy alejada del mundo del arbitraje.

Las chicas lograron su principal objetivo culminar con el curso y empezar a ejercer la profesión que eligieron por su pasión con el deporte más lindo del mundo. “Soy fanática y quería relacionarme con el fútbol. Tomé la decisión de sumarme al mundo del arbitraje en la LPF. Me sentí muy cómoda desde el primer día que llegué”, expresó Oriana López.

Tatiana Petersen, que ya viene ejerciendo la profesión en las categorías formativas, comentó: “Por temas laborales decidí sumarme al arbitraje. Dejé el fútbol luego de un Nacional y tomé el camino en esta profesión para seguir ligada al deporte”. En tanto, Ana agregó: “Quería ver el fútbol desde adentro de la cancha y tener otra visión del juego”.

Por otro lado, Candela Garcilano, hermana de Rodrigo, árbitro nacional de la LPF, expresó: “Siempre desde chica tuve a mis hermanos que se dedicaron al arbitraje. El que siguió el camino fue Rodrigo. Él fue uno de los que me motivaron para sumarme, aunque siempre me interesó”.

Las jóvenes árbitras de la LPF hablaron de sus inicios y qué mundo se encontraron en el balompié doméstico. “Desde el primer día tuvimos a una comisión de árbitros que confió en el Femenino y ayudó a seguir creciendo”, se sinceró Tatiana.

“Desde el primer día tuvimos a una comisión de árbitros que confió en el Femenino y ayudó a seguir creciendo”, se sinceró Tatiana. A lo que Oriana agregó: “Los Profes nos ayudaron mucho a ir a las canchas y que vayamos demostrando lo que aprendimos”. El mundo del arbitraje es muy particular, con muchas idas y vueltas. Con ideas propias y con formas de pensar diferentes. Una profesión muy personal en la cual se convive con distintas ideas, pero las chicas avanzan a paso firme y sueñan con llegar lejos.

Tatiana habló de sus anhelos: “Sueño con llegar a AFA y ser alguien dentro del mundo del arbitraje”. “Llegar a AFA y estar en un Mundial como asistente sería algo muy lindo. Mientras tanto hay que seguir creciendo en lo local”, expresó Oriana. En tanto. Ana Centurión tiene en claro sus objetivos dentro del arbitraje: “Quiero seguir creciendo y en un futuro poder ayudar a los demás. Quiero implementar todo lo que aprendí en chicos con discapacidad, ya que estoy estudiando Educación Especial. Además en un futuro me gustaría ser instructora”. Candela aún no hizo su debut en cancha, pero sabe lo que quiere en un corto plazo. “Una vez que me sienta segura voy a saltar a la cancha y dar lo mejor de mí para meterme de lleno en el mundo del arbitraje”, comentó.

Valores. Desde su llegada a la Liga Paranaense de Fútbol las chicas se sintieron como en su casa y no dudaron en expresar todo lo que hicieron por ellas. “Siempre hubo mucho respeto e igualdad. Priorizaron en todo momento que nos sumemos y acompañemos en cada jornada”, expresó Garcilano.

Juntas. Las árbitras recibidas este año conforman una cuaterna y el sueño de ellas es poder también saltar al campo de juego en conjunto para dirigir un partido. “La verdad sería lindo compartir una cancha juntas, entrar y disfrutar del momento. Fuimos creciendo juntas a pesar de las diferencias, pero seguimos apostando por nuestro crecimiento”. comentó Tatiana.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario