Fútbol
Sábado 22 de Diciembre de 2018

Leo volvió con todo y disfruta su nueva vida

Leonardo Acosta cambió la bocha. De estar libre en 2017 a ser protagonista de la B Nacional en 2018. Goles importantes en Almagro, desafíos ambiciosos y la llegada de Agustino, que lo vuelve loco.

El Leo o el Wachi, como lo apodaron tras su explosión en el fútbol profesional, no disimula su esencia. Conserva sus amistades, vive en el barrio 25 de Mayo donde se crió y frecuenta los mismos lugares. En la cúspide de su carrera o en los momentos difíciles. Así, siempre.

MIRÁ >>>>>
Embed


El año pasado terminó jugando con sus amigos de Algo Pasó en una liga independiente de Paraná y no se le cayeron los anillos. "Si yo juego en la misma liga que vos, estamos en el mismo nivel", aclaraba cada tanto cuando algún que otro rival lo increpaba pensando que estaba ahí para "sobrarlo". Y se bancó el trance hasta que le llegó una propuesta. Volvió al ruedo en la B Nacional con la camiseta de Almagro. Pareció ser que Agustino, nacido el 21 de diciembre del año pasado, trajo el pan abajo del brazo. Agarró las cosas y casi en puntas de pie volvió al ruedo pidiendo permiso por sus seis meses de inactividad. Su gol a River, su paso por San Martín y las grandes noches, eran parte del pasado y debía rendir cuentas de nuevo.
El desafío no le pesó como solía pasar en los partidos importantes en aquel Patronato de Marcelo Fuentes. Se calzó la pilcha y en el primer semestre no solo se ganó un lugar en el equipo que peleó el ascenso sino que además hizo un gol en la final ante Aldosivi. El Tricolor no pudo subir a la Superliga, pero Leo sobrevivió y fue uno de los pocos del plantel que integran el equipo en la actualidad. El equipo de José Ingenieros terminó el año sexto y está en zona de Reducido por uno de los ascensos.
"Ha sido un año muy bueno porque el año pasado, antes del nacimiento de mi hijo, estaba sin club y es mi trabajo. Por momentos la pasé mal, pero el apoyo de mi familia y mis amigos me hizo estar fuerte y sabía que Dios me iba a dar una mano para conseguir y así fue. Me encontré a mitad de año jugando por el ascenso y fue muy loco", manifestó el delantero de Paraná. Al mismo tiempo confesó que durante su inactividad hizo cosas que por las obligaciones de la carrera no había podido hacer. "A pesar de estar mal por no tener trabajo, pude disfrutar de muchas cosas y ver otras cosas que en este momento no las puedo hacer. Al mismo tiempo puse el foco en el nacimiento de Agustino", relató el goleador.
Para Leo la llegada de su hijo no tiene comparación con nada y lo define de manera contundente. "Estoy aprendiendo día a día as ser padre, que es lo más maravilloso que me ha pasado, y estoy aprendiendo porque nadie nace sabiendo. Allá (en Buenos Aires) es diferente porque uno está lejos de los seres queridos, pero también me ha ayudado a afianzar la relación con mi señora porque estamos todo el tiempo juntos disfrutando del nene", manifestó entusiasmado el jugador que vive en el barrio de Caballito. "Cambio pañales desde el primer momento. Eso y la siesta, siempre", comentó emocionado.
A los 33 años se siente "muy bien" físicamente y tiene pensado seguir varios años en el fútbol profesional. "Voy a jugar hasta donde me dé y hasta donde se pueda, pero estoy muy bien y quiero seguir jugando muchos años más, me está costando engordar, je", indicó.
A su vez agregó que cuando se retire su deseo es jugar para el equipo del barrio 25 de Mayo.
PATRONATO. Leo consideró que la situación de Patronato "no es la mejor", pero confía en que pueda salvarse del descenso. "La realidad es que está una zona muy difícil, pero tengo fe de que va a salir adelante porque ha estado muchísimas veces en etapas más difíciles. Después es muy complicado mantenerse en la Superliga y ha quedado demostrado que se han ido grandes equipos. Quedan seis meses y no tengo dudas de que la van a pelear a morir y Dios quiera que puedan hacer un gran torneo", analizó sobre su exequipo.
ATLÉTICO PARANÁ. El delantero contó que fue a ver a Atlético Paraná cuando enfrentó a Camioneros en Buenos Aires porque en el Decano tiene "grandes amigos" y sostuvo que tuvo un semestre "difícil", pero aclaró que a veces "son cosas que pasan en el fútbol". "Estaba Tincho (Benítez) con Diego (Ciarroca) y me acerqué a verlos. Jugué en los dos y siempre los sigo y los veo y quiero que les vaya muy bien a los dos. Será un semestre complicado, pero se puede cambiar", sentenció.

Comentarios