Secciones
#LaSelfie

Leandro Vildoza

Leandro Vildoza nació el 2 de noviembre de 1994 en Tafí Viejo, Tucumán. Desde pequeño comenzó a jugar al básquet en Talleres de su ciudad natal. Fue su segunda casa y allí se formó como jugador. También jugó en Huracán donde su papá fue el entrenador y en Tucumán BB.

Domingo 28 de Abril de 2019

—¿De qué equipo sos hincha?
—Obviamente soy del más grande del norte y el único equipo de Tucumán: Atlético Tucumán.
—¿Un club?
—Talleres de Tafí Viejo, el club donde me crié, el club de toda mi infancia, el club de donde salí, jugué toda la vida y conocí a mis amigos.
—¿Un triunfo?
—En lo personal, cuando ganamos el Cuadrangular Semifinal de la Liga Sudamericana en Brasil. Fue un momento muy lindo que va a quedar para siempre. Y después de mi equipo, Atlético Tucumán en Quito que nos dio el pase a la segunda fase de la Copa Libertadores.
—¿Un equipo?
—El que todo argentino elegiría, el de la Generación Dorada, el mejor equipo de la historia del deporte argentino.
—¿Un jugador con el que compartiste vestuario?
—Es difícil elegir uno porque tengo muchos que me ayudaron bastante. Pero si tengo que elegir me quedo el Seba Orresta que es uno de mis mejores amigos y tuve la suerte de compartir dos años con él en Estudiantes. Después tengo dos jugadores que me ayudaron en lo profesional que son el Pájaro Marín y Martín Leiva.
—¿Un técnico?
—Es difícil, fueron varios, todos me dejaron enseñanzas. Pero me gustaría volver a compartir Juan Siemienczuk, técnico que apreció mucho y tengo un afecto personal.
—¿Cuál fue el tanto que más gritaste?
—Un triple con Pinheiros de Brasil, allá. Me quedó la última bola y metí un triple. Y otro fue el que metí hace poco contra Regatas. Y de Atlético un penal Lucas Ischuk en la final del Argentino A ante Racing de Córdoba. Estaba con mi mamá en la tribuna.
—¿En qué lugar te gustaría jugar?
—En Europa, estoy viendo mucho Euroliga por mi primo y la verdad es el sueño de todo jugador llegar a ese nivel.
—¿Cuál fue el Mundial de fútbol que más te gustó?
—El de Brasil 2014 por lo que hizo la Selección y por el lugar done llegó. No es poca cosa llegar a la final. Nos dieron un Mundial hermoso.
—¿Cuál es tu top five de deportistas argentinos?
—Manu Ginóbili es el número uno; el dos Maradona, Messi, después Luciana Aymar y en el cinco voy a sorprender: el Pulga Rodríguez, es mi ídolo así que tiene que estar en el top five.
—¿Y tres del mundo?
—Kobe Bryant, Manu y Maradona-Messi, los dos en el tercer lugar, no me comprometas.
—¿Qué te hubiese gustado ser de no haber sido lo que sos?
—No me veo sin jugar al básquet. Me hubiese gustado ser profesor de Educación Física. Empecé la carrera, pero dejé por irme a jugar a Santa Fe.
—¿Qué es lo que mejor te sale?
—El fernet con coca, lejos.
—¿Qué te gusta hacer en los momentos libres?
—Me gusta escuchar música, tomar mates y estar con mi novia. Y en mi ciudad estar con mis amigos y mi familia y si se puede viajar a algún lado, mucho mejor.
—¿Cuál fue tu primer sueldo y en qué lo gastaste?
—Fue en Tucumán BB y como siempre viví en Tafí Viejo y tenía que viajar hasta San Miguel, lo gasté en pasajes.
—¿A qué cosas le tenés miedo?
—A la altura, a los aviones.
—¿Qué cosas te sacan?
—Que no presten atención o no escuchen. Que no te den pelota y se pongan a ver el teléfono.
—¿Qué cosas te hacen reír?
—El Chavo del 8, es el mejor programa del mundo. Puedo ver el mismo capítulo diez veces y me río de la mismas cosas.
—¿Cuál fue tu peor compra?
—Fueron unas zapas en Córdoba hace tres o cuatro años y todavía están en el ropero. Son espantosas.
—¿Una comida?
—El asado y le pelean las milanesas de mi abuela.
—¿Un postre?
—No soy tanto de los postres, pero si tengo que elegir uno: queso con dulce de membrillo .
—¿Una bebida?
—La cerveza y los jugos de naranja. El Citric.
—¿Qué música escuchás?
—De todo un poco, el cuarteto y la cumbia.
—¿Una película o serie?
—El Patrón del Mal.
—¿Un viaje?
—Tengo pendiente ir a Europa.
—¿Una ciudad?
—Tafí Viejo, mi ciudad. La mejor del mundo.
—¿Un lugar para vivir?
—Me siento muy cómodo en Concordia. En Santa Fe también la pasé bien.
—¿Un barrio?
—El barrio de mi club, el de Talleres de Tafí Viejo. Están todos mis amigos y en donde jugué de mañana, tarde y noche.
—¿Un hombre?
—Mi papá, es el que me acompañó siempre y está pendiente siempre. Y a mi abuelo Gerri que es la persona con la que viví desde chico.
—¿Una mujer?
—Mi mamá, que me aguanta de chico, y mi novia, que me acompaña el día a día. Es el soporte de todo deportista. Y después mi abuela que me dio de comer y me crió desde chico. Ella fue la que más padeció mi mal comportamiento, ja. Y a mi hija que la amo.
—¿Cuál es el contacto más groso que tenés en el celular?
—El de mi primo Lucas, es un jugador que admiro y es un groso total.
—¿Cuántos grupos de Whatsapp tenés y cuál es el mejor?
—Tengo una cantidad increíble, pero me quedo con el de mis amigos de la infancia y el club. Siempre me sacan una sonrisa.
—¿Si te obligaran a salir de un grupo, de cuál saldrías y por qué?
—Saldría del grupo de amigos que vamos a la cancha de Atlético porque se ponen a discutir y analizar los jugadores y se torna insoportable.
—¿Con quién te gustaría tener una selfie y en dónde?
—Me gustaría tener una selfie con Manu, otra con Facu Campazzo y otra con el Pulga Rodríguez. Creo que estoy pidiendo mucho. En una cancha o una plaza, donde sea.




El base que maneja los hilos en Concordia

Leandro Vildoza nació el 2 de noviembre de 1994 en Tafí Viejo, Tucumán. Desde pequeño comenzó a jugar al básquet en Talleres de su ciudad natal. Fue su segunda casa y allí se formó como jugador. También jugó en Huracán donde su papá fue el entrenador y en Tucumán BB.
A los 18 años se mudó a Santa Fe para vestir la camiseta de Unión. En el Tatengue tuvo su primera experiencia como profesional en el Torneo Nacional de Ascenso. Allí sumó minutos y se formó como jugador.
Luego de cuatro años en Santa Fe se mudó a Concordia para sumarse a las filas de Estudiantes.
En el Verde fue de menor a mayor. En 2016 jugó su primera temporada en la Liga Nacional.
Con Estudiantes logró el subcampeonato de Liga Sudamericana. En un hecho sin precedentes para el básquetbol provincial, Estudiantes jugó la serie definitiva con Guaros de Venezuela y cayó 3 a 1.
Sin embargo la historia no iba a quedar a allí. Un año más tarde se metió en el Final Four de la Liga de las Américas.
Vildoza y Estudiantes estuvieron entre los mejores equipos FIBA del continente. Estudiantes jugó la definición con Regatas de Corrientes, San Lorenzo y Mogi Das Cruzes.
Esta temporada, el base tucumano, conduce los destinos de su equipo y busca un lugar entre los 10 primeros de la Zona Campeonato de la máxima categoría del básquetbol nacional. Con 24 años se consolidó en el máximo nivel.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario