Secciones
Superliga

Le dieron vida y sumó un punto que vale oro

Patronato no la pasó bien, pero igualó 1 a 1 en su visita a Rosario Central. Lovera abrió la cuenta para el Canalla y Julián Chicco anotó el empate Rojinegro, que niveló el marcador con 10 hombres.

Domingo 25 de Agosto de 2019

La planilla del encuentro indica que el juego finalizó en tablas. Sin embargo Patronato ganó, porque sumó un punto de oro en un escenario complicado, ante un rival directo en la pelea por la permanencia y en una historia donde sufrió horrores el amplio dominio del dueño de casa y en el que perdió dos fichas por lesión. El equipo paranaense fue dominado ampliamente en la etapa inicial, pero con algo de orden mejoró en el complemento. En ese período sufrió la expulsión de Damián Lemos, pero el Canalla le dio vida y clavó un puñal que dejó perplejos a todos. Por todo esto festejó el equipo Rojinegro anoche en el Gigante de Arroyito, donde igualó 1 a 1 ante Rosario Central en una de las historias correspondientes a la cuarta fecha de la Superliga Argentina de Fútbol. Julián Chicco anotó el empate con un golazo para los dirigidos por Mario Sciacqua. Ahora se vienen los dos partidos ante Independiente. El primero el miércoles por los 16avos de la Copa Argentina en San Luis, y el segundo el sábado en el Grella por la quinta jornada de la SAF.


UNA PESADILLA

Patronato se sintió incómodo durante todo el desarrollo de la etapa inicial. Y en esto mucho tuvo que ver la mala lectura de Sciacqua. La apuesta por sostener a Gabriel Ávalos en el andarivel izquierdo no dio los réditos esperados. Más allá de la voluntad de atacante paraguayo Rosario Central desbordó cuantas veces se lo propuso. Ciro Rius fue una pesadilla para Mathías Abero, quien no contó con la colaboración de Ávalos. El ex-Defensa y Justicia fue profundo cuando atacó por su banda para buscar la amenaza de Claudio Riaño. La referencia ofensiva del Canalla fue bien neutralizado por los centrales entrerrianos, pero ganó acciones de balón detenido al obligar el despeje de los defensores visitante. Pero Central no ganó solamente a través de los desbordes de Rius, sino que copó la parada en el mediocampo. Leonardo Gil fue dueño y amo de esta línea. Gozó de tranquilidad para manejar el esférico ante la pasividad de los volantes del Rojinegro. De esa manera se asoció en forma constante con Maximiliano Lovera, quien explotó el espacio a espaldas del tándem Lemos-Chicco, pero también rotó en forma constante junto a Diego Zabala. El dueño de casa amenazó en forma reiterada con la apertura del marcador, pero dos soberbias respuestas de Matías Ibáñez le atragantaron el festejo al Pueblo Canalla. El 12 se agigantó al enviar al tiro de esquina un remate cruzado de Lovera. Luego protagonizó una de las acciones del campeonato al bloquear un remate a quemarropa de Emanuel Brítez, emulando al gran Sebastián Bértoli. Pero Ibáñez solo no pudo sostener el amplio dominio de la Academia. Lovera recibió el balón sobre el sector izquierdo. Metió un par de amagues para dejar en el camino a Chimino y dejar el balón en su pierna más hábil para sentenciar a Ibáñez con un remate muy esquinado sobre el palo izquierdo. Merecida ventaja para el único equipo que mostró juego asociado. En ataque Patronato estuvo deslucido. No impuso la presión asfixiante que lo caracteriza cuando el dueño de casa salió jugando desde su propio campo. Asimismo Hugo Silveira se las ingenió para desnudar falencias en la última línea rosarina. Aunque no alcanzó para nada. Patronato sufrió horrores en la etapa inicial. No solo por haber recibido un gol, sino también por haber perdido a dos jugadores por lesión (Gabriel Compagnucci y Silveira). No estuvo nunca en partido. Asimismo solamente se retiró un gol abajo en el marcador. Tuvo vida para la segunda mitad.

El COMPLEMENTO

Con orden y mayor actitud Patronato mostró una imagen en el inicio de la se gunda etapa. Abero ya no sufrió en el pie a pie ante los avance de Rius y ante el aporte ofensivo de Molina. A su vez Rosales explotó el espacio ante el adelantamiento del lateral derecho de Central para desbordar por única vez por el andarivel izquierdo. Pero el panorama rápidamente comenzó a oscurecerse cuando Patronato perdió a Damián Lemos por una fuerte infracción sobre Leonardo Gil. Roja directa para el ex-Nueva Chicago y al instante amonestación para Julián Chicco, otro de los volantes centrales de la visita. Central volvió a dominar el juego y encendió al hincha con la movilidad de Lovera y de Zabala. Tuvo una clara situación a través de un remate del autor del tanto canalla se cerró e impactó en la base del horizontal. Pero el dueño de casa por momentos se confió ante el escenario favorable. Sobró la situación. Reguló el partido y no liquidó el pleito. Le dio vida a Patronato. Y el Rojinegro capitalizó el regalo en una jugada aislada. Lo hizo con un bombazo de Chicco, que sacó un misil de su pie derecho para ubicar la redonda lejos del alcance de Jeremías Ledesma, que se estiró en vano pese a rozar el balón. El empate alimentó el ego de un Patronato que estuvo incómodo en el campo de juego. El temor domino a los Canallas más allá que pudo recuperar la ventaja con un remate de media distancia que Ibánez (la figura del partido), retuvo en dos tiempos. Por eso el resultado no varió. Patronato sumó un punto en el Gigante. Fue un poroto de oro por cómo se dio el trámite y por el presente de ambos en la tabla de los promedios.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario