Ovacion
Sábado 13 de Octubre de 2018

#LaSelfie: Sabrina Rodighero

Sabrina Rodighero nació el 24 de junio de 1996 en Paraná. Comenzó a jugar al básquet a los 4 años en Talleres. Además hizo patín, vóley, gimnasia y tenis. Luego se fue a Palermo y Quique. Después se mudó a Estudiantes donde debutó en la Primera local a los 16 años.

—¿De qué equipo sos hincha?
—De ningún equipo. Me gusta el fútbol, pero no soy hincha de ninguno.
—¿Un club?
—Quique, porque voy desde que soy muy chiquita y es una familia para mi. Es como una segunda casa.
—¿Un estadio?
—Obras Sanitarias y Lanús. Siempre que jugaba con Social me iba bien y esa cancha me encanta.
—¿Un técnico?
—Leonardo Costa. Me entrenó en Social y después en la Selección. Con él aprendí todo y lo que mejoré fue con él. Me enseñó un montón de cosas, no solo de la parte basquetbolística sino de la parte humana. Iba a entrenar y siempre aprendías algo nuevo y priorizaba el grupo.
—¿Un partido?
—Dos: una semifinal con Estudiantes en la Liga Nacional U14. Jugábamos ante Parque Sur y quedaban segundos y perdíamos por uno. La tiré como vino de zurda y entró con tablero de triple. Fue una locura.
—¿Una jugadora con la que compartiste vestuario?
—Por amistad, Emi Giustiniani. Nos hicimos amigas en la Selección y compartimos y nos hablamos hasta el día de hoy.
—¿Cuál fue el gol que más gritaste?
—El que le hice a Parque Sur y todos los que hice en la Selección. Todos fueron como el último.
—¿Cuáles son los cinco deportistas argentinos que más te gustan?
—Ginóbili, Scola, Nocioni, Del Potro y Paretto.
—¿Y tres del mundo?
—Ginóbili, Messi y Federer.
—¿Cuál fue tu primer sueldo o viático y en qué lo gastaste?
—En la Selección nos pagaron una beca y justo me fui a vivir a Buenos Aires y me compré un par de cosas para el departamento y unas zapatillas para jugar.
—¿Qué es lo que mejor te sale?
—Cocinar cosas dulces. Hago un budín que a mi viejo le encanta.
—¿Qué te gusta hacer en los momentos libres?
—Mirar películas, descansar y relajarme y salir con mis amigas. De todo un poco.
—¿A qué cosas le tenés miedo?
—A nada. Aprendí a no tenerle miedo a nada.
—¿Qué cosas te sacan?
—Me cuesta enojarme, pero me molesta mucho que me traten mal. Y la injusticia.
—¿Qué cosas te hacen reír?
—Siempre que estoy con mis amigas me río mucho. Nos acordamos de algunas travesuras y la pasamos muy bien.
—¿Cuál fue tu peor compra?
—Creo que nada importante. Me vivo comprando ropa y hay cosas que nos las uso.
—¿Cocinás otras cosas además de lo dulce?
—Sí, pero soy de lo dulce. Hago tortas y otras cosas. Cuando nos juntamos con mis amigas, llevo el postre.
—¿Una comida?
— Los fideos caseros de mamá, pero los hace muy poco.
—¿Un postre?
—Las frutillas con crema.
—¿Una bebida?
—El agua.
—¿Qué música escuchás?
—De todo o casi todo. Lo único que no escucho es heavy.
—¿Una banda o solista?
—Me gusta mucho Abel Pintos.
—¿Una película o serie?
—Una película que me encanta de toda la vida es Juego de Gemelas, además me dicen que soy parecida. Y serie miro miles y siempre espero una mejor.
—¿Un viaje?
—Dos: a Buzios que fue la primera vez que salí sola del país. Y después a Colorado cuando jugamos el Premundial. Ese viaje tiene muchos recuerdos porque hicimos una gira previa y pasaron muchas cosas. Lo llevo en el corazón.
—¿Cosas como cuáles?
—De todo. Bueno y malo. Teníamos previsto ir a Ecuador, Costa Rica y después a Colorado. Como no nos llegaban las visas no podíamos ir a Costa Rica. Entonces nos fuimos a Colombia un día antes de empezar a jugar. Jugábamos el domingo y el viernes llegaron las visa. A la noche llegamos a Boston, que era la escala, y como es muy grande el Aeropuerto vimos el número y no la letra. El DT fue a preguntar si podía llevar una valija de mano y ahí le dijeron que no era esa la salida. Empezamos a correr y nos teníamos que tomar un tren para poder llegar a la puerta de embarque. Obviamente perdimos el vuelo. Por suerte al ser interno, pudimos conseguir otro. Pero llegamos a la tarde-noche y al otro día a la mañana jugamos el primer partido. De esas, miles más. Pero bueno después le ganamos a Brasil la clasificación.
—¿Una ciudad?
—Zaragoza me gustó mucho, la conocí en un viaje de la Selección.
—¿Un lugar para vivir?
—A lo tranquilo. El Caribe.
—¿Qué lugar te gustaría conocer?
—El Caribe es algo pendiente y Europa también.
—¿Un hombre?
—Cuatro: mi papá Darío y mis hermanos Juan, Gustavo y Mauro.
—¿Una mujer?
—Mi mamá, Norma.
—¿Cuál es el contacto más groso que tenés en el celular?
—Mi vieja.
—¿Cuántos grupos de whatsapp tenés y cuál es el mejor?
—Muchos y el mejor es el de mi familia. Los seis.
—¿Cómo se llama?
—Familia Rodighero.
—¿Si te dieran a elegir cinco nombres libres para armar un grupo de whatsapp a quiénes elegirías?
—Ginóbili, Nocioni y tres amigas.
—¿Con quién te gustaría tener una selfie y en dónde?
—Con Manu en el estadio de los Spurs. Un sueño difícil de cumplir.


Jugó un Mundial y volvió a sus inicios

Sabrina Rodighero nació el 24 de junio de 1996 en Paraná. Comenzó a jugar al básquet a los 4 años en Talleres. Además hizo patín, vóley, gimnasia y tenis. Luego se fue a Palermo y Quique. Después se mudó a Estudiantes donde debutó en la Primera local a los 16 años. Su carrera siguió en Social Lanús donde jugó la Liga Femenina U17 en la cual llegó a semifinales. Al segundo año jugó el Federal en Primera. En 2016 volvió a Paraná y se sumó al CAE. El año pasado se fue a disputar la Liga Nacional con Lanús y fue subcampeona. Este año regresó a la ciudad para vestir los colores de Talleres. Integra el plantel del equipo que logró la clasificación a los cuartos de final del Torneo Federal.
La escolta fue convocada en varias oportunidades a la Selección Argentina. La primera convocatoria fue a los 14 años para jugar el Sudamericano de Ecuador. Luego jugó el Sudamericano U17 clasificatorio al Premundial. Jugó el Premundial U18 en Estados Unidos donde logró la medalla de bronce tras ganarle a Brasil. Y sacó pasaje al Mundial. Al año siguiente disputó el Mundial U19 en Lituania.
Sabri está cursando el segundo año de Ingeniería Industrial.

Comentarios